bannerp.png

« Perdiendo -aún más- el Tiempo | Main | Creencias y Supersticiones. »

29 de Junio 2009

Cuidado con el Facebook, que lo carga el diablo.

      A finales de los noventa, una de las primeras cosas que hacías cuando entrabas en Internet, despues de buscar algo de porno, era ponerte un nick. Después buscabas más porno.

      La gente usaba un nick para el IRC, los foros, o cualquier otra actividad en la red, principalmente, porque teníamos la sensación de que Internet no era un lugar "seguro". Detras de cada chat acechaba un pedófilo, un camionero de cuenca o un fansubber y era mejor tomar ciertas precauciones para evitar que se presentara en tu casa un tipo de dos metros y ciento cincuenta kilos con un cuchillo de trinchar.

      Tu nick era tu identidad secreta, pero a la vez definía la personlidad que querías mostrar a los demás. Con una palabra, definias tus aficiones , tus intereses o escondias con un anagrama tu nombre real.

      Entocnes llegó 2005 y las redes sociales y la gente pasó de querer tener una identidad secreta a hacer públicas todos y cada uno de los aspectos de su vida. Desde el colegio donde estudiaron a las fotos de la última barbacoa de la empresa en la que estuvieron, porque uno de los mayores problemas que presentan estos inventos es que sin saber cómo la gente llega a ti, desde tu familia, a esos tipos que en el instituto te caían fatal. Y si los rechazas quedas como un huraño, o un asocial. 

     Y además, con las redes sociales se terminaros las mentiras; y eso es malo, por ejemplo cuando tienes una vida social ajeterada o simplemente, quieres aislar tu vida profesional de la vida personal.  En primer lugar, porque no puedes mentir, porque queda fatal eso de "¿No decías que estabas malo y no salías anoche? Las fotos del concierto de TSPO haciendo pogo dicen otra cosa" En segundo lugar, porque hay determinados aspectos que deben ser privados en tu vida, como puede ser tu inclinación ideológica o religiosa, y que por ejemplo no le importan a tus compañeros de departamento.

      Y por supuesto, dejemos el tema de la procrastinación para otro momento.

      Lo que la gente olvida, y volvemos al tema de siempre es que, los "criminales" no son precisamente lumbreras, mientras que por otra parte los agentes de la ley, aunque funcionarios, y por ello "vagos" si suelen serlo, y aunque no lo sean, a veces, sólo hay que googlear nuestra dirección de correo electrónico para ver el rastro digital que dejamos.

      Para ilustrar que las redes sociales son malas, leo en el feed de RSS de google que una mujer de 25 años noruega cuya identidad no ha sido revelada, ha sido condenada a seis meses de carcel por fraude, por haber engañado al Fisco, al haber solicitado en un periodo de dos años, cerca de 360.000 coronas como madre soltera, cuando en realidad vivía con su novio.

      Esta buena mujer ha sido descubierta porque la Agencia Noruega Trabajo y Asuntos Sociales, descubrió que convivía con su novio a través de su perfil en Nettby.no Y joder, si estás defraudando 8 millones de pesetas, qué menos que tomar unas mínimas precauciones

-¿Qué hemos aprendido hoy, niños?

-Que al Fisco no se le puede engañar, o que podría haber dado un correo electrónico distinto del de nettby para cosas "oficiales".

-No. A usar pseudónimo, pero supongo que puede valer.

Posted by Towsend at 29 de Junio 2009 a las 05:40 PM