bannerp.png

« Cuidado con el Facebook, que lo carga el diablo. | Main | ¡Oh, el Drama! »

3 de Julio 2009

Creencias y Supersticiones.

      Que la gente es idiota es algo que ya sabíamos y que no nos pilla por sopresa. Que además, es cobarde y supersticiosa, tampoco. El problema surge cuando se unen las dos circunstancias y sumamos a un listo que quiere sacar tajada.

      Estamos acostumbrados a escuchar que se ha desarticulado una banda de nigerianos que prostiye a adolescentes procedenetes del golfo de camerún amenazándolas con rituales vuduísitcos en los que se incluye a modo escatológico pelo, uñas, sangre y hasta dientes, La creencia religiosa en los loas es tan fuerte que estas chicas normalmente acceden a prostituirse y a no denunciar su situación a la policía por miedo a lo que les peudan hacer los espíritus.

      Lo que ya no es tan normal, o por lo menos nos produce cierta sopresa, es cuando las víctimas son "de aquí". No porque crea que los indigenas de nuestra peninsula sean más listos o guapos que los demás; si no porque ya tenemos nuestro propio sistema de creencias y me resulta extraño que la gente acuda a santones y santeros, pero supongo que, quien está dispuesto a creer en los Milagros, creerá en ellos, provengan de San Frnacisco de Asis o de Mamma Briigitte, y que quien está en una situación desesperada de salud, de dinero estará dispuesto a creer en Yahvé, El Barón Samedí o la homeopatía, con tal de solucionar sus problemas.

      Supongo que es precisamente por eso que el ínclito Dr. Thabo Makelele, tiene tantísima clientela, ¡Porque un hombre medicina tan poderoso lo puede todo!.

      En fin, hace un par de años, una señora de Alcudia denunció a un hougan (sacerdote vudú) senegalés por sodomizarla durante un ritual de purificación: al parecer ¡no se sorprendan! el ritual consistía en meterle a la pobre señora un cirio por el culo para encenderlo y así alejar de ella a los malos espíritus; supongo que ya en situación, al buen señor se le ocurrió le iba a poner una buena vela negra a la mujer. El tipo declaró que era un ritual de lo más normal.

      Ayer leía que un santero cubano afincado en Asturias ha sido condenado a tres años de carcel por estafa por haber engañado y amedrentado a dos hermanas utilizando diversos rituales Vudú. Tamabién le han condenado a indemnizarlas con casi cuarenta mil euros (claro que ellas alegaban que les habían engañado para entregar más de ciento veinte mil euros, extremo que no han podido probar).

      La historia, por supuesto, es mucho más enrevesada y turbia, e incluye a un ex-marido con ganas de jarana que ha salido absuelto, pero sirve para ilustrar la idea del post, que quien es tonto, tonto se queda, engañado por los Loas vudús o por la Santa Iglesia Católica Apostólica Romana, porque dejamos para otro día las estafas de las apariciones marianas y Lourdes.

Posted by Towsend at 3 de Julio 2009 a las 01:43 PM