bannerp.png

« De amores tronchados | Main | Tontería de Navidad »

12 de Diciembre 2005

Indisposición dominguera transitoria

   Lo primero que pensé cuando por fin abrí los ojos es que no reconocía aquel techo. No recordaba haber comprado aquella lámpara halógena, ni tener una estantería llena de libros. Aún tardé unos pocos segundos en decidir que si que lo reconocía. Estaba en mi habitación.

   Poco a poco intenté despejarme, tratando de recordar porqué podría tener los ojos secos y la lengua gomosa.Me dolía todo como si me hubieran metido una paliza, y cuando traté de incorporarme, las sienes me latieron provocando un intenso dolor en la cabeza, como si alguien me estuviese apretando un ojo desde dentro de la cabeza.

   Volví a tenderme, desconcertado. ¿Qué estaba pasando? ¿Habría pillado un resfriado fulminante la noche anterior? Y me dolía la vieja fractura en la pierna. ¡Por supuesto! Por fin reconocí los síntomas, ¡Resaca! ¿Cómo era posible? Apenas había bebido tres cervezas la noche anterior... ¿o fueron cuatro? Los recuerdos de la noche no eran especialmente confusos. Había salido con unos amigos, habíamos parado en los sitios de siempre. Traté de ponerle cara a cada conversación. No; definitivamente no me había pasado con la bebida.

   Hace tanto tiempo que no tenía una resaca que ya no recordaba que es lo que se sentía. Una leve resaca después de una noche de copas. Bien por las viejas rutinas. Las ojeras negras que ahora adornan mis parpados y este dolor de tripa van a durar dos días; nada que no curen unas gafas negras y un buen zumo de naranja natural.

   No son los años, nena. Es el rodaje.

   ?O eso, o que ya no estoy acostumbrado a beber, claro.

Posted by Towsend at 12 de Diciembre 2005 a las 07:47 PM