bannerp.png

« Derechos. | Main | 'noss días. »

30 de Junio 2005

Seguimos al pie del cañon.

     Hola a todos, queridos lectores. Tras una pequeña e involuntaria pausa me presento de nuevo ante vosotros. Yo venía aquí a hablar de mi libro. Bueno, en realidad no, porque no tengo ningún libro sobre el que hablar ?ni escribir- Así que mejor hablo de mi cólico.

     Si, un bonito cólico nefrítico.

rinon.jpg

     Tranquilos, tranquilos ?no descorchéis el Moët todavía- No hay que preocuparse ni alarmarse; sólo se trata de un poco de ?arenilla?, como dicen los médicos, en el riñón. El domingo de la semana pasada nos fuimos a tomar un pizza y al volver a casa no me encontraba demasiado bien. De hecho me encontraba tan mal que me presenté en las Urgencias de un hospital a las cuatro de la mañana.

     A pesar de que yo les aseguraba que me moría, me despacharon con una Buscapina y un Prinperan. Decían que estaba exagerando. Y yo pensaba ?oiga, que el que le duele es a mí; ¿no le parece?? Por si las moscas me mandaron dieta liquida por el momento e ir a ver al médico a la mañana siguiente.

     Lo de la dieta liquida, es sin duda alguna la mayor cabronada que se le ha podido ocurrir a uno de esos hijos de Hipócrates. En mi caso consistió en pasarme tres días enteros a base de Aqurius ? de naranja y de limón- y de poleo mentas. El tercer día estaba tan débil que no podía ni atarme los cordones de los zapatos. Claro que teniendo en cuenta de que últimamente llevo mocasines al trabajo, atarse los cordones hubiese sido toda una hazaña. Por lo menos y gracias a todos los santos del cielo, En los ocho años que han pasado desde mi última hospitalización, han inventado el Aquarius; porque antes, teníamos que lidiar con la limonada alcalina, cuyo simple olor me hace vomitar.

     En cuanto al médico; decidí acercarme a uno de la Sociedad médica del Colegio de Abogados, que tras una primera visita y ordenarme unas pruebas, me han dado hora para la consulta dentro de dos semanas. ¿Y si me hubiese estado muriendo? ¿Correrían ellos con los gastos?. Las pruebas, por supuesto, por fuera de la Sociedad; en un par de días estaban finiquitadas todas.

     En cuanto al cólico en sí, a pesar de que ya ha pasado la fase aguda, tengo que decirles que duele un huevo y un riñón. Literalmente. Los del lado derecho. Al ir al baño, recuerdo cierto pelotazo que me pegaron haciendo de portero en sexto de E.G.B. Es el tipo de dolor que cuando viene sabes a ciencia cierta que vas a ver las estrellas, mientras sube por el estomago y se clava en la espalda y que no le puedes desear ni a un hijoputa como Milosevik ?quizás a Acebes. La frase ?vas a mear sangre, cabrón? ha adquirido un nuevo significado tras este desagradable episodio.

     En cualquier caso, nada que mi querido amigo Nolotil-cada-cuatro-horas-dame-dos no me ayude a superar. Y agua. Agua en cantidades industriales. Lo que se convierte en un circulo vicioso. Cuanta más agua bebes, más vas al baño, más duele, más Nolotil, más agua... ¡y vuelta a empezar! Me rio yo de los fumadores y su problema cíclico con el peso. ¡JA! ¿Lo veis? ¡Me río.!

     Pero todas las cosas malas tienen su lado positivo. Karma lo llaman ? no Cartman-. He perdido cinco kilos en 4 días. Voy a ver si ahora pillo también unas piedras en la vesícula, a ver si pierdo los tres kilillos que me faltan para estar en perfecta forma física.

Posted by Towsend at 30 de Junio 2005 a las 06:15 PM