bannerp.png

« ¿Por qué sabrá tan rico este cocido? | Main | Bonito día... »

16 de Marzo 2005

¿Hacienda somos todos?

      Decía mi profesor de Derecho Tributario que no defrauda quien quiere, si no quien puede. A aquella frase lapidaria, le añadiría yo que defrauda quien puede y sabe, porque el Derecho Financiero y Tributario, que se escinde del Derecho Administrativo es una de las ramas más pesadas de toda la carrera.

      Por querer, todos queremos defraudar a ?Hacienda?, que es como bien sabemos un ente maligno, dedicado a chuparnos la existencia, a traves de los impuestos. ¡Qué levante la mano quien no quiera defraudar a Hacienda! Y queremos defraudar a Hacienda, porque desgraciadamente, seguimos teniendo esa sensación de país tercermundista de que Hacienda no somos todos; Hacienda somos los desgraciados que no podemos permitirnos engañar a Hacienda, por mucha campaña institucional que nos plante el gobierno de turno.

      Como va a pensar un Taxista, Autónomo que tributa por módulos, que ?Hacienda somos todos?, si se entera escuchando la Radio, que los consejeros de tal banco se han desgravado un montón de millones repartiéndose de los beneficios de la entidad unas Opciones de Compra de Acciones, que no tributan. ¡Que le den a los módulos! El Taxista defraudará todo lo que pueda, haciendo un montón de horas extra que no declarará.

      Y lo peor de todo es, que cuando un trabajador paga sus impuestos tiene la sensación de que le están estafando algo. Que todos los meses le retienen una parte de sus sueldo que no deberían retenerle, porque al final los que deberían pagar de verdad ?porque se supone que nuestros impuestos son progresivos ?quien más tiene. Más paga- se escaquean. Con un poco de suerte, a Alicia Koplowitz le sale la declaración de la renta a devolver. Y cuando en Junio nos enteramos que nos sale la declaración a devolver, lo tomamos como un regalo que nos hace Papa Estado y no como lo que es... una devolución de lo que durante el resto del año le hemos estado pagando de más. Tendrían que hacer esas devoluciones con intereses, leñes.

      El trabajo del asesor fiscal consiste en jugar con las leyes tributarias, encontrar sus resquicios, sus fallos y conseguir que su cliente pague menos impuestos de los que debería. Aunque rayando muchas veces la defraudación y la ilegalidad, la mayoría de las veces es perfectamente legal. ¿Plan de jubilación rescatable? ¡Desgravación! Por supuesto, que un asesor fiscal dirá que su trabajo consiste en hacer que su cliente pague exactamente lo que le corresponde pagar.

      Y en terrenos más farragoso ?y más ilegal-, es más fácil defraudar si se tienen doce mil millones de euros que doce mil. ¿Por qué? Pues porque con doce mil millones se pueden montar fondos de inversión, operaciones transnacionales, fundaciones dedicadas al estudio de la cría del boniato en cautividad.. Un montón de instituciones pensadas ?no nos engañemos- para desgravar, mientras que con una nómina de doce mil euros anuales, la empresa para la que trabajas lo declara, te hace la debida retención y Hacienda te tiene cogido por las pelotas. ¿Que te vas a desgravar? ¿La hipoteca, el alquiler? ¡Minucias!

      Yo reconozco humildemente que esta rama del derecho me supera; soy incapaz de enfrentarme a los vericuetos de las declaraciones de impuestos. Y quizás así sea más feliz. ¿Debí haber prestado más atención en clase de Tributario?

Posted by Towsend at 16 de Marzo 2005 a las 12:55 PM