bannerp.png

« ¿Hacienda somos todos? | Main | Maki »

17 de Marzo 2005

Bonito día...

?Joven abogado itinerante?.

      Quedaría mucho mejor en mi tarjeta que ?pato mareado? o que ?simple gestor?. En verdana. Por supuesto cartoné de gramaje medio y color crema.

      Hay mañanas en las que, cuando sales a hacer un simple trámite en algún organismo oficial, no sabes muy bien cómo, acabas perdiendo toda la mañana de negociado en negociado, y de sede en sede.

      Normalmente, cuando tengo que ir a hacer una gestión, voy a tiro hecho, Ya me conozco media docena de instituciones y tengo fichados a un par de funcionarios en cada sitio. En definitiva, conozco ?un poco- los mecanismos de las administraciones con las que solemos tratar en el despacho y así, para hacer alguna gestión- no tengo que perder todo el día.

      En cambio, cuando me tengo que enfrentar a una burocracia que no conozco, la solución es la de hacerme pasar por novato inexperto "Hola buenas, mire, soy el pasante de un despacho de abogados y tengo que..." La mayoría de las veces, poniendo cara de pardillo, acabas cayéndole en gracia a algún despiadado funcionario, que a cambio de terribles favores sexuales te echa una mano y te soluciona en un tris-tras tu gestión.

      Sin en cambio, en otras ocasiones, la Burocracia ?así, con mayúsculas- te rodea y te absorbe, y acabas siendo un número más en sus estadísticas. Haces cola en información, expones tu problema, te dan un número, esperar media hora, te toca, te dicen, que no, que para lo tuyo tienes que ir a otro sitio, que está en la otra punta de Madrid. Y vuelta a empezar.

      La verdad es que cuando eso sucede, cuando por fin terminas, normalmente lo que más apetece es, terminar mi gestión cuanto antes y salir pitando para el despacho, donde por lo menos puedes sentarte y no tienes que aguantar a la... gente.

      Pero hoy no. Hoy hacía un día primaveral, cojonudo, y las terrazas del paseo de recoletos me hacían guiños para que me tomase una cañita y me leyese un capítulo de esta novela antes de seguir hacia el despacho. Pero justo cuando estaba decidiendo si me sentaba en esta o en aquella silla, me han llamado del despacho. Que tenía que pasarme por plaza de castilla. Se ve que ya me conocen.

      Bueno, no se puede tener todo ¿o si?

Posted by Towsend at 17 de Marzo 2005 a las 05:22 PM