bannerp.png

« Las cosas ya no son... | Main | ¿Cómo reconocer –rápidamente- a los repetidores de primero de japones? »

23 de Noviembre 2004

Energías renovables

     Jorge se asoma a la puerta de mi despacho

     -Oye, me ha enviado Jacobs un e-mail, que al final no van a necesitar el informe de lo de las eólicas.
     -¿¡Como!?

     En estos momentos me debato entre prenderle fuego al ordenador o si sepultar vivo a Jorge bajo la pila de documentación que tengo en dos carpetas encima de mi mesa.

     Básicamente, todo empezó con una petición de consulta más. A través de un compañero del despacho, me llega una petición. Que hay que hacer un pequeño dictamen explicándole a un tipo inglés como va el tema de la energía eólica en España; pues vale, para eso estamos. Yo hago una pequeña investigación, redacto un informe y lo entrego. Dinero fácil.

     Ni mucho menos

     Resulta que no es –un- tan pequeño informe como parece al principio, porque en España, estas empresas operan a nivel estatal, autonómico y/o local. Que hay que distinguir a los propietarios de los terrenos de las empresas gestoras de los parques. Que también tenemos por medio a las eléctricas, las distribuidoras, los fabricantes de los componentes... aquí todo el mundo saca tajada del negocio del aire menos yo.

     Más horas tiradas en la web recopilando datos. Quien genera, cuanto genera. Como genera.

     Qué ahora el tipo ahora quiere además un listado de todos los parques eólicos que operan en España. ¿Actualizado? Por supuesto. Y para terminar, que necesita direcciones y teléfonos y direcciones de correo-e de contacto de tooooooodas estas empresas.

     Ah, y todo ello, en inglés.


     - Esto lo minuto. Por mis cojones, que le minuto hasta el último byte- dijo él grapando la corbata de Jorge a la mesa.

     Lo que me molesta del tema, no es haber trabajado como un burro en esto-que no es el caso- si no haberme pillado los huevos por un compañero de despacho, que me ha pasado un marrón tamaño acorazado imperial estándar y no poder reprochárselo, porque a él también le han dejado con las vergüenzas al aire.

Posted by Towsend at 23 de Noviembre 2004 a las 08:16 PM