bannerp.png

« Fue bonito mientras duró... | Main | Italia »

22 de Agosto 2008

Demandas estúpidas de ayer hoy presenta: Los templarios.

      Los Pobres Caballero de Cristo del Templo de Salomón, más conocidos simplemente como Templarios fueron una orden militar cristiana fundada en 1096 tras la Primera Cruzada y sancionada en 1119 para proteger los santos lugares y a los peregrinos que se dirigían a ellos.

      Para acometer esta labor, a estos sacerdotes-guerreros, se les concedieron diferentes prebendas, como el establecimiento de señoríos, llamados encomiendas, tanto en oriente medio como en Europa, castillos, propiedades, derechos portuarios, y aranceles…

      Para llevar a cabo la ingente tarea de mantener una fuerza militar desplegada en los santos lugares durante más de dos siglos desarrollaron un entramado financiero y mercantil, germen de nuestro actual sistema bancario, y el primer atisbo de sistema bancario capaz de actuar a nivel internacional desde la caída del imperio romano. Desarrollando instrumentos como el pagaré o la letra de cambio, que eran aceptados en cualquier encomienda templaria.

      Gracias a la liquidez económica que esta situación ofrecía, los Templarios acabaron actuando como banqueros de la nobleza europea, puesto que cargaban un interés inferior al de los mercaderes judios.

      A principios del Siglo XIV, Felipe IV de Francia, considerado como el primer monarca absolutista, en aras de sanear las arcas públicas francesas, decidió cargar de impuestos las tierras tanto de la nobleza como de la iglesia (por supuesto, a los plebeyos les exprimían de antes y tampoco tenían tierras), lo que le valió una hostilidad del Vaticano, un par de excomuniones, y la enemistad personal del Papa, Gregorio X.

      Enemistad personal que finalizó a la muerte del Papa, momento en el que Felipe para asegurase el Cielo además de la tierra apoyó a su candidato papal, Clemente, para ocupar la silla de Pedro.

      Mientras tanto, Felipe había obtenido suficiente líquido, gracias a la expulsión de territorio francés de los judíos - ¿o creíais que eso de expulsarles para quedarnos sus pertenencias había sido idea nuestra?- Pero no siendo suficiente, decidió apoderarse de las propiedades que la orden del Temple tenía en el País.

      Los templarios fueron acusados de diferentes y grotescas herejías; y tras un proceso que duró siete años, finalmente, con la aquiescencia de Clemente V, sus miembros fueron declarados herejes; la orden desbandada, las propiedades confiscadas. (Bueno, también hicieron una barbacoa en París, pero esa es otra historia)

      Bueno, tampoco hay para tanto: el resto de monarcas europeos hicieron lo mismo. En España, por ejemplo, en vez de ejecutar a los templarios, les dimos un par de cachetes en el culo y los asimilamos a las ordenes de Calatrava y de Montesa, algo es algo.

      Recientemente, en 2001, entre los archivos vaticanos apareció un documento fechado en Chinon, en 1308, por Clemente V en el que se absolvía a los templarios de los delitos de los que se les acusaba. A pesar de ello, el entramado de Alianzas políticas y económicas de hizo que finalmente el Papa Apoyase al Rey de Francia y fuese así cómplice de la ejecución de los maestres templarios.

chinon.jpg

      Hastta aquí, nada que no podáis saber escuchando “La Rosa de los Vientos” o leyendo la Wikipedia.

      Y ahora viene lo que hace de España especial:

      Hace unos meses, una Orden Templaría que asegura ser la heredera directa de la original ha demandado en Madrid al Vicario de Roma, (al Papa), como cabeza de la Iglesia Católica por los hechos, sucedidos hace ya 700 años, pidiendo la restitución de la orden y de los caballeros ejecutados, así como quien no quiere la cosa, 100.000.000.000 € (Cien mil millones de euros) en concepto de daños y perjuicios (e intereses) por las propiedades expoliadas, derechos arancelarios perdidos en transacciones comerciales. En primera instancia, el Juzgado donde ha recaido el asunto ha dicho que no admite a trámite la demanda –ignoro los fundamentos-, pero la Orden ha recurrido a la Audiencia Provincial esta decisión y ahora mismo estamos pendientes de conocer este fallo.

      Y a mi, me asaltan varias dudas: ¿Cómo prueban que son los legítimos herederos de la orden cuando hay más de 400 grupos que sostienen la misma pretensión? ¿Por qué por lo civil? ¿no están prescritos estos hechos? ¿Por qué denuncian a la iglesia y no al estado francés? ¿Cuánto cobrará el abogado que les lleva el caso?

      ¡Jo, que mundo!

Posted by Towsend at 22 de Agosto 2008 a las 08:34 PM