bannerp.png

« Acto fallido | Main | el e-mail de un amigo. »

2 de Febrero 2005

La dignidad humana vale 15.000 euros

    Un tribunal de Tenerife ha condenado a Telecinco, Gestevisión, Javier Sardá y un colaborador de ‘Crónicas marcianas’ por burlarse de un joven de 39 años con una edad mental de siete, durante una emisión del programa ‘Crónicas marcianas’. Javier Cárdenas, realizó en octubre de 2002 una serie de reportajes en el sur de la isla de Tenerife. En uno de ellos conoció a Javier Cristo Hernández, un joven que padece una minusvalía del 60%, y le entrevistó.

    Según la familia del denunciante, el periodista “le hizo quedar en ridículo, le hacía mirar a la cámara cuando el objetivo estaba detrás, le preguntaba sobre el tipo de mujeres que le gustaban, hasta el punto que tras la emisión la gente por la calle se reía de él, lo que le provocó una depresión”.La familia declaró en su día que no había autorizado la emisión de la entrevista, que se realizó además sin su consentimiento.

    Ahora, el juzgado de instrucción número cuatro de Arona ha declarado culpables a Javier Sardá, Javier Cárdenas y a Tele 5. La condena obliga al pago de 15.000 euros de multa (la acusación pedía una indemnización de 300.000 euros) y a restituir el daño causado, con una retractación pública en “Crónicas marcianas”.

   Y a mi, me parece perfecto, oiga. Que una cosa es que los esperpentos salgan voluntariamente a hacer el moñas por la tele y que mucha gente –muchísima, desgraciadamente- les siga el juego y les rían las gracias, los montajes y la desfachatez, y otra cosa es burlarse de quienes nos pueden defenderse (y esta vez no estoy hablando de la lista de cosplayes).

    Y también me parece perfecta la adecuación de la indemnización, porque pedir 50 kilos de los de antes me parece un poco exagerado. Claro, que como me decía un compañero de despacho, por pedir, que no quede nunca. El problema está en que en en el sistema jurídico español, los daños y perjuicios hay que probarlos; y como siempre, probar los daños morales es, como poco, complicado. Y los jueces españoles tienden a tasarlos a la baja (Aunque dos millones y medio porque se rian de ti, no está nada mal).

    Supongo que lo que pasó, es que los padres del chaval creyeron que les ofrecerían un dinero por sacar al hijo en la tele, y cuando los de la productora o el programa se rieron de ellos en su cara, decidieron acudir a un abogado para ver que se podía hacer. Buen trabajo por parte del abogado y menuda papeleta por parte de Cardenas.

    Me pregunto cuando y cómo pasarán esa retractación pública.

Posted by Towsend at 2 de Febrero 2005 a las 01:20 PM