bannerp.png

« La dignidad humana vale 15.000 euros | Main | Vicio. »

3 de Febrero 2005

el e-mail de un amigo.

      Recibo un e-mail de un amigo. Un amigo de los de verdad, de esos que sólo puedes contar con los dedos de una mano. Un amigo de esos por los que, en un momento determinado, partirías la cara de alguno o te dejarías partir la cara, pero que por circunstancias de la vida has ido dejando de lado hasta que ya no tienes prácticamente ningún contacto con él.

      De hecho, no he sabido nada de él desde hace año y medio, más o menos, cuando coincidimos en casa de otro amigo para ver una peli. De hecho juraría que volvimos a ver “Trainspotting” –otra vez-, es más, la última vez que hice una limpia de contactos en el messenger le borré porque hacía demasiado que no sabía nada de él.

     ¿Qué habrá sido de su vida? ¿Habrá terminado la carrera? ¿Tendrá novia? ¿Qué tal estará su abuela, esa que nos invitaba a churros? ¿Y sus padres? Abro el correo. Que le ha salido un trabajo, que si podemos quedar un día para que le eche un vistazo al contrato.

      Con dos cojones. Año y medio sin saber nada de él, y sólo se pone en contacto conmigo porque necesita que alguien le diga que si, que el contrato que ya habrá firmado es una mierda, que le van a explotar, pero que está todo en orden. Después nos tomaremos un café, hablaremos de temas intrascendentes durante 20 minutos y no volveremos a saber nada el uno del otro hasta dentro de uno o dos años.

      Yo siempre he valorado la amistad en su justa medida. Amigos vienen, amigos se van, es ley de vida, pero cosas como estas me hacen sentir como una puta. Hace año y medio que no veía a este chico, pero si de un día a otro me llama porque quiere quedar, hablar, contarme sus movidas, aguantar las mías, pues oye, estupendo, que ahí estoy yo, a partir un piñón para lo que haga falta; pero encontrarse de un día para otro con que sólo eres un conocido interesado –o interesante- te hace pensar que la amistad, bien entendida, no vale al final una mierda.

      El único consuelo que me va a quedar es la minuta. Yummie.

Posted by Towsend at 3 de Febrero 2005 a las 01:50 PM