bannerp.png

« 17 | Main | De buena mañana »

5 de Junio 2003

¿Y donde está el baño unisex?

   Esto de ser abogado, tiene mucho menos glamour de lo que me esperaba. No hay pleitos de millones de dólares que se resuelven dramáticamente en el último momento. No hay cadáveres a los postres ni asesinos que se derrumban cuando se descubre que el móvil era la codicia. ¡Y ni siquiera tenemos un baño unisex!

   El trabajo en un despacho de abogados es el de un oficinista que cobra bien –el que cobra *sight*– con algunos momentos satisfactorios cuando firmas una carta reclamando un dinero, en tono amenazante y augurando desgracias y males miles.

   ;“Es norma de este despacho el evitar tener que acudir a una vía judicial, sin duda mucho más costosa, por lo que le requerimos para que en el plazo ineludible de SIETE DÍAS, proceda a abonar su deuda. Y sepa usted que de no hacerlo, su cosecha se marchitará, le cancelarán la VISA platino, su primogénito contraerá el cólera y los trasgus se mearán en la colección de cajitas chinas de su abuela”.
   -Bueno, o casi-

   En cambio, el ser abogado, parece implicar una carta blanca para que la gente que te conoce te empiece a hacer consultas legales; y lo mejor de todo by-the-face.


   - ¿Y tu a que te dedicas?
   - Soy abogado.
   - ¡Ah! que casualidad, precisamente, estoy pendiente de que me paguen una deuda que [...] ¿Qué puedo hacer?
   - Pues pásate por mi despacho, que es allí donde atiendo las consultas profesionales.

   En fin, que si no nos quejamos más es porque no nos deján los gerifaltes -¡ya sabéis, los de arriba-

Posted by Towsend at 5 de Junio 2003 a las 06:16 PM