bannerp.png

« Comunicando(me) | Main | Barrio »

28 de Mayo 2003

Justicia rápida

   Leo en los periódicos –más bien leía la semana pasada- sobre la implantación de los llamados Juicios Rápidos. La idea consiste en que los Juicios Penales por Faltas y Delitos Menores sean juzgados en el menor tiempo posible para que los criminales –que no supuestos criminales- sean juzgados, sentenciados, condenados y encerrados en el menor tiempo posible, olvidándonos del principio constitucional de la Justicia Correccional y el fin reinsertativo de las penas.

   Hablando de Justicia Rápida, esta mañana he tenido que acercarme a los Juzgados de la calle Orense. Si descontamos que los Juzgados de Primera Instancia de Madrid están diseminados por toda la Capital y que con el más que probable nuevo gobierno autonómico PSOE-IU, el proyecto de la “Ciudad de la Justicia” se vaya al garete –nos podían haber dejado a Gallardón en la CAM, coño, que para uno que lo hacía bien...- con lo que al final, todo va estar mucho más liado de lo que ya lo está.

   Es todavía más curioso que dichos juzgados se encuentren al lado de un Sex Shop –si, amigos, la justicia es una puta en este país-, y encima para un trámite de cinco minutos (un apoderamiento “apud acta” para un Procedimiento Verbal, respuesta a un Monitorio) nos hayan tenido esperando hora y media y encima nos hayan citado a Juicio para Abril de 2004.

   Y más aún si tenemos en cuenta que el Procedimiento Monitorio fue instaurado a imitación del Juicio Rápido alemán para quitarse de encima rápidamente reclamaciones económicas de poca cuantía. Se supone que si tienes una deuda de hasta treinta mil Eypo que puedes acreditar mediante una factura impagada o un albarán, se puede despachar un mandamiento de ejecución en unos veinte días, si la otra parte no se opone. Claro que el legislador no contaba con que a los españoles nos gustan más los juicios que al público de “Ironside”, y que aquí hasta el más tonto se opone a un Monitorio –con razón o sin ella- Como consecuencia tenemos los juzgados atascados otra vez. ¿Otra vez? No. Aún. Jamás dejaron de estarlo.

   Así que cada vez que alguien me dice que la Justicia no está tan mal en este país, saco del cajón mi sonrisa cínica y le hecho una maldición gitana. “Juicios tengas y los ganes”

Posted by Towsend at 28 de Mayo 2003 a las 11:00 AM