« A mi me suena | Main | Me caguen el puto San Valentín »

Diciembre 21, 2010

Ovejas negras y metros.

Dudas estupidas que le asaltan a uno casi a la una de la mañana.
¿Cuánto tardan en sanar las heridas de los nudillos?
¿Traerá Amazon por fin el último libro de Reynolds? ¿Me perderán los seis de Scott Pilgrim?
¿Por qué siempre se me olvida comprar los permanentes de dibujo?
¿A dónde van las cosas que nos dan igual?
¿Dónde voy a cenar esta nochevieja?
¿Si apuntas las cosas en una agenda, dónde apuntas mirar la agenda para acordarte?
¿He puesto la alarma en el móvil? (obviamente mientras escribía esto me he dado cuenta de que no)
¿Alguien entenderá la coña del titulo de este post?
¿Cuándo coloco dos tiras tan seguidas, la gente se da cuenta de que ayer hice otra, y que mañana haré otra?
¿Qué espero de mi mismo?
¿Por qué la gente con la que es difícil quedar, decide quedar justo cuando tú no puedes?
¿Por qué a algunas personas, cuando les mandas a la mierda, ya se conocen el camino? Si van tanto, ¿por qué no se quedan allí?


Por cierto, a ver si alguien se da cuenta de que hay un guiño a una tira de patata con ojos anterior. Y no, no está bajo las tiras de Patata con Ojos. Parece que esa no la coloqué en su sitio.


cubo_rubik.gif

Escrito porEntrari at Diciembre 21, 2010 12:09 AM

Comments

Padrino! que las patatas son daltónicas ya es cultura general!

Y por cierto, hay dudas ahí en la reflexión pre-tira que son la historia de mi vida (la de veces que habré tenido una agenda para apuntar cosas en la que se me olvidaba apuntar nada no tiene nombre, por ejemplo)

Posted por: MatiX at Diciembre 24, 2010 2:26 PM