bannerp.png

« D&D | Main | Felicitación Postanvideña »

22 de Diciembre 2006

Saraos navideños a evitar a toda costa.

      ¡Qué alegría! ¡Qué alboroto! ¡Ya ha llegado la navidad! ¡La Puta Navidad de los cojones! ¡Y todo el mundo está tan feliz que te entran ganas de pegarle al primer gilipollas que pase por delante con una cesta ?caja- de navidad para estampársela en la puta cara!

      "¡Oh, no! Aquí viene otro post del Señor Scrooge" dice el avispado lector, que ya ha visto media docena de posts de este tipo en los últimos tres días.

      Pues no. Lo que viene a continuación es una recopilación de excusas para saltarte las dos docenas de saraos varios y variados y poder pasar las dos próximas semanas alejado del mundanal ruido. Que sigo sin comprender porqué si no ves a toda esa gente durante el resto del año, en tres semanas vas a tener que verlos a todos.

      Que conste que, por lo general, no tengo nada en contra de la navidad; de hecho, de niño me encantaba. Pero es que se llega un momento que es que empezar desde el día 5 de diciembre con las comidas y cenas de navidad. Acidez estomacal durante un mes entero. Garantizado. Porque hay quedar ?es casi una obligación social- con Los del trabajo ?actual-, los del ?viejo- trabajo. Los compañeros del instituto, de la universidad, Los de la peña del equipo. Los del club de rol y encima ?y éstos son los que de verdad molestan-? ¡La Familia! Esa familia a la que quieres mucho, pero la quieres lejos.

      Y encima Lotería de Navidad. Vamos, no me jodas.

      -¡¿Cómo que no vas a ir a la comida de navidad de tu tía?! ¿Es que quieres darle ese disgusto? ? Pues si, pero esa es otra historia. ¡No voy porque no me da la gana, leñes!

      Pues eso, que hay varias maneras de evitar tener que ir a la cena de Antiguos miembros del coro de la parroquia de tu barrio:

      En primer lugar, Ser sinceros: "No tengo un puto duro y no me apetece"

      Fingir la propia muerte. Desconetar el telefono móvil, poner a todo el mundo en "no admitido" en el Messenger. Lo más divertido es resucitar. ?Soy un personaje de la Marvel?. O su versión Light, decirle a todo el mundo que te vas de viaje al caribe estas navidades. Al principio puede tener su gracia, pero pasarse todo el día metido en casa con las persianas echadas acaba cansando.

      Fingir una gastroenteritis. "Es que comí tanto el otro día en la cena de los escolapios que me he puesto malísimo" o más bruto todavía: provocarse una gastroenteritis. Nada que no puedan solucionar tres kilos de mandarinas. Con cascara.

      Resfriarte: "Di, di. No puedo id podque dengo un dancazo de da muerte" Es casi mejor que la anterior porque la gente odia la posibilidad de resfriarse en navidad y perderse los saraos navideños. No falla.

      Mentirles a todos. "No puedo ir a la cena de A, porque ese día ya he quedado con B. No puedo ir a la cena de B, porque ese día tengo la cena de C". Asegúrate de que la cadena termina en algún sitio y de que A, C y B no estén relacionados entre sí.

      Y muchas más, a la creatividad del interesado. Y si aun así, os acaban pringando para tener que ir a alguna de estas amables reuniones sociales, comportaros de un modo tan infantil que el año que viene extravíen misteriosamente tu invitación.

Posted by Towsend at 22 de Diciembre 2006 a las 12:47 PM