bannerp.png

« Ghostbusters | Main | Sociedades »

6 de Julio 2006

Violencia de ámbito íntimo.

      Desde ayer mismo, soy dos cosas ?más-:

      En primer lugar, soy nominalmente y a los efectos administrativos oportunos un año mayor. Lo que implica, que ayer fue mi cumpleaños y que sólo me queda un año antes de que el cristal de la palma de mi mano empiece a parpadear y yo tenga que ser reciclado en la ceremonia del carrusel. Podéis mandar los regalos a la dirección de siempre.

      En segundo lugar, soy ICAM gratia ?abogado especialista en violencia de género?, lo que explica porqué en el último mes he posteado tan poco por aquí. Las infames acusaciones de que me he pasado el último mes y pico, encerrado en casa jugando al WoW hasta las tres de la madrugada, son claramente falsas ?a pesar de vuestras supuestas ?pruebas fehacientes?. Me río, me río dos veces.

      La verdad es que el curso me ha decepcionado un poco. Yo esperaba que fuese más práctico y que a cada uno de los alumnos nos dieran nuestra propia maltratada a la que golpear con una pastilla de jabón dentro de un calcetín ?sigo sin creerme que sea el único que recuerda esa escena de Twin Peaks-, y a la que peinar y cuidar y querer para siempre y defender en un sinfín de querellas por malos tratos.

      El curso está dividido en las áreas en las que la LO 1/2004 reconoce beneficios para las Víctimas de Violencia de Género: Penal, Civil, Laboral y Administrativo, haciendo especial hincapié en el primero, que es lo que parece que realmente importa a la administración. Meter el miedo en el cuerpo a los ?maltratadotes?, porque lo que es en la carcel, pocos van a meter.

      Por una vez, voy a abstenerme ?que luego me decís que estoy de un cansino subido- de hacer valoraciones sobre la idoneidad, oportunidad y valor de esta Ley, porque he acabado con la cabeza como un bombo de discutir con mis compañeros y profesores sobre el principio de igualdad y sobre como el Tribunal Constitucional ha establecido reiteradamente la doctrina de que este principio consiste en tratar de manera igual a los iguales y desigual a los desiguales. Obviamente, para el Tribunal Constitucional y para nuestro legislador, hombres y mujeres son desiguales, a pesar de tanta pose y de tanta ley.

      Creo que se perdió en su día una estupenda oportunidad de hacer una ley igualitaria y justa, que tratase todos los aspectos de la violencia de ámbito íntimo, en vez de ponerles a todos los hombres el sambenito de maltratadotes en potencia, porque en las relaciones personales, tanta violencia puede ejercer la mujer sobre el hombre, como sobre sus hijos, como un hombre sobre su pareja homosexual, y no sólo aquella que ejerce el hombre sobre la mujer como manifestación de la discriminación, la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres, se ejerce sobre éstas por parte de quienes sean o hayan sido sus cónyuges o de quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares de afectividad, aun sin convivencia.

      Y es que ya no es lo mismo, violencia familiar, que violencia domestica, que violencia de genero, que violencia de ámbito íntimo, porque la sociedad cambia bastante más rápido de lo que lo hacen las leyes.

Posted by Towsend at 6 de Julio 2006 a las 12:54 PM