« Too personal | Main | Felices 27 »

Mayo 6, 2011

Ocho de media

Soy un un ser cafetil de aproximadamente los años que se suponen suficientes para decir que uno está en la flor de la vida. Si para ti la flor de la vida son 22, pues esos son los que tengo. Si son 27, pues 27. Si son 36 lamento decirte que te engañas a ti mismo. La única flor de la vida que aguanta 36 son las de plástico. Es probable que ahora digáis que soy un capullo por meterme con los de 36. Efectivamente, los capullos preceden a la flor, luego más tiempo de juventud para mí. Me encanta ver como os hacéis viejos.

Yo nunca voy al médico por algo trivial. Suelo ir por cosas tales como que me haya perforado un pulmón. Que me hayan disparado con un hacha (creedme, con suficiente fuerza y mala hostia se puede hacer). Que esté a punto de quedarme paralitico de alguna forma absurda. Todo ello principalmente porque soy el peor de los pupas. Por eso cuando voy al médico aprovecho para comentar algún mal menor para aprovechar la visita. Lo siguiente es una anécdota real de un mal menor.

Inciso. Los médicos son médicos, no doctores. Para ser doctor primero has de consentir que te dé por culo el estado, las becas, los profesores, los catedraticos, otros doctores... y todo ello sin disfrutar y sin que te digan cosas bonitas. Luego leer un trabajo delante de mucha gente (eso lo llaman defender tu Tesis) y hacer un vino. Los médicos tienen el MIR. Son dos puteos muy diferentes. Si un médico, después de hacer el MIR, quiere hacerse doctor posiblemente sus fantasías eróticas incluyan cuero, botas, un bozal y que alguien les azote diciendo "Perro, lámeme la suela de los zapatos"

Ocurrió un día en el médico. Fui por una dolencia de las de verdad. Una de las del tipo "Mire, le traigo el pulmón en una bolsa a ver si podemos hacer una gaita con él". Yo llevaba dos semanas con un tic en el ojo. Del tipo "tic inapreciable que solo noto yo porque está en el puto ojo". De esos. Después de mucha observación, la médico cayó en cuenta de que era cierto. Tenía un tic (aparte de un pulmón en una bolsa).

Lo primero que me preguntó fue por medicamentos. No tomaba. Drogas. Soy pobre (es lo mismo que no tomar). Tranquilizantes, pastillas para dormir... todo negativo. Después de recitarme cualquier cosa que remotamente pudiera estar relacionada dijo la palabra mágica: ¿Estimulantes como la cafeína?

Tomemos aire. Si acabas de llegar a este blog no tienes ni puta idea de lo que va a pasar a continuación. Si lo lees a menudo te lo imaginas. Si me conoces en la vida real y eres del tipo de gente a la que le puedo saquear la nevera o escatimar un café... ¿qué coño haces leyendo esto? Ya te habré contado la historia alguna vez. Lee la tira y déjame en paz. Por culpa de estos últimos es por quienes me toca escribir estos textos. Os odio. Prosigamos.

Estimulantes como la cafeína. Cuando tu médico te pregunta algo así espera sinceridad. Yo no tuve más remedio que decirle que sí. Desgraciadamente ella me preguntó cuántos. Creo que hay médicos que hacen preguntas por inercia. Esta debía de ser una de esas preguntas, Te das cuenta cuando empiezas a hacer cuentas mentales. Dos o tres por la mañana. Un par en la facultad. Uno o dos en el trabajo. Otro al llegar a casa. Al menos dos antes de dormir... Mi médica tenía cara de que ya había tardado mucho en decirle "Me tomo uno por las mañanas, quizás otro después de comer" Fui interrumpido por un agudo "¿LOS ESTÁS CONTANDO?, ¿ESTÁS CONTANDO CUANTOS CAFÉS TOMAS EN UN DÍA?". Mi respuesta fue sincera. "Ocho de media". Ella lanzó un golpe de remo verbal "¿OCHO CAFÉS DIARIOS Y SOLO TIENES UN TIC EN EL OJO?". Creedme. El uso de mayúsculas está justificado.

La conclusión de esta historia es la siguiente. Juré por Snoopy (can aviador amigo de un pájaro amarillo llamado Woodstock, posiblemente engendrado por sus padres durante un solo de Hendrix) disminuir el número de tazas. El tic desapareció al poco. La cantidad de café no cambió. Espero que algún astuto lector se imaginé como realicé tal hazaña. Pensad y ya os contaré en los comentarios

Buenas noches.

leccion.gif

Escrito porEntrari at Mayo 6, 2011 1:58 AM

Comments

jajajja, me ha gustado mucho esta tira!!!

sobre lo de los cafes, voy a ir a lo fácil, Intercalastes con descafeinados??

Saludines

Posted por: Helwem at Mayo 6, 2011 8:29 AM

Descafeinado? Eso es anatema!

Posted por: Entrari at Mayo 6, 2011 3:46 PM

Hola...no sé en que delirio he llegado hasta aquí xD en serio estás escribiendo desde el 2004? que vida blogueril más extensa xD Tengo que confesar que me iba a ir sin comentarte pero no puedo dejar a nadie sin amor...o sí qué diablos.
Pero como nunca está de más que te digan que les gusta como escribes te lo digo, tus dibujitos son lo más xD

Respecto al café, a mí me pasa con la coca cola, pero peor porque ésta a parte lleva mucho azúcar con sus correspondientes consecuencias...

Ale, a seguir escribiendo!

Posted por: Golosina at Mayo 8, 2011 6:14 PM