« Que no se diga que este no es un blog educativo | Main | Con mano izquierda en el Salón »

Tanto texto para nada

Post trascendental de estos por los que entran seguramente el 99% de las visitas a este pequeño sector del océano digital.

Desde hace unas cuarenta mañanas, una pregunta me asalta a diario cuando me dispongo a comenzar mi rutina. Tras ignorar la molesta alarma de mi móvil- despertador hasta el límite que mi horario de clases me permite (a veces un poco más allá cortesía de la casa), aparto la sábana con mala gana como quien se quita de un empujón a un borracho que se le ha tirado encima. Cada noche cuando me acuesto pienso “mañana me levantaré al primer sonido de la alarma, desayunaré e iré con tiempo a la facultad”, pero todo es baladí, detesto regirme por horarios. Me visto aprisa, me deshodorizo y remojo la cara con agua fría para ver si se me va lo feo como una mancha; tras comprobar que no, que es mío para siempre jamás, agarro la mochila y salgo por la puerta. Con todo este trajín, y sin desayunar, imaginareis que esa pregunta diaria que he mencionado no surge ni con sacacorchos.

La primera espera rutinaria es la del ascensor, antes que la del metro y la de las clases. Espero al trasto, bajo en él los diez pisos que me separan del asfalto y saludo al afable Pedro, nuestro portero: este caballero es de esas grandes pequeñas personas que te dedicarían una sonrisa y unas palabras de ánimo aunque se le acabase de caer el techo encima. Doy unos cuantos pasos hasta el quiosco que es como un “save point” entre mi casa y el metro, y compro El País (el resto de diarios los miro por Internet, pero este es mejor compañero en el metro). Como lo que me queda hasta la triste entrada al subterraneo lo paso leyendo la portada, aún no me asalta ninguna pregunta más allá de las seis “W” que te responden (o deberían responder) los titulares de las noticias.

Llega el momento de la Cuestión. Cuando esquivo a las personas que salen del metro como si no te vieran (la gran ciudad suda mala educación por todos los poros), supero a los vendedores de calcetines y repartidores de panfletos, en las escaleras de granito que bajan al Hades urbano, en una pared vuelvo a leer día sí y día también el malintencionado y puñetero graffiti: ¿Qué puedes decir de tu vida hasta este momento?

Es una tontería, pero cada vez que lo leo intento responderme a mí mismo, y planteándomelo me encuentro en la facultad como si me hubiese teleportado. Haciendo un resumen de mis vivencias, puedo decir que han sido variadas, quizás no tan emocionantes o intensas como pretende el imaginario contemporaneo que deberían ser: no he salido mucho de juerga, no me he arriesgado casi nunca, mi vida sentimental es más o menos una linea recta, me he metido en pocos líos con mis padres y profesores, quizás mi antónimo más inmediato es la expresión “a tope”… pero dentro de la monotonía aparente, siempre he luchado por hacer lo que me gusta, me he enamorado (y desenamorado) como el que más, las pocas veces que alguien me ha sacado de mis papeles y lápices a bailar y beber me lo he pasado bien, y a día de hoy no puedo mencionar a ningún enemigo declarado. He conocido sabios, idiotas, brujas y ángeles, he sido un cabrón y un santo varón, he triunfado y he fracasado en varias cosas, y quizás no siempre he hecho todo lo que podía ni he vivido tan apasionadamente como podía, pero hasta el momento, hay pocas cosas que siento que me falten, y menos que no pueda conseguir aún.

Los elementos que han escapado a mi control en el pasar de mis días… ¿merece la pena mencionarlos? He perdido seres queridos, otros han llegado, he sufrido accidentes imprevisibles y la suerte me ha sonreído y me ha enseñado el dedo por igual, como a todos. La vida no me ha situado en lo más alto de la pirámide, pero tampoco he llegado asentirme pisoteado en exceso por nadie en mi modesta posición.

Quizás sí puedo destacar que por tener el físico que tengo, la cantidad de anécdotas que reúno es mayor que la de otras personas, y tal vez algo monotemática, pero esto le pasa al manco, al despistado y al vecino de al lado si te descuidas. Solo cambia la excusa para el gag cómico. Quizás puedo dedicar un apartado a la de cosas que me rondan por la cabeza y lo extraño que el mundo me parece, a pesar de que todos insisten desde mi niñez en que todo transcurre con normalidad: los políticos mienten y se enfrentan en vez de buscar el avance del país (como siempre han hecho), la televisión escupe su basura ante la nula crítica de nos espectadores, las parejas se forman de manera tan fastidiosamente aleatoria y a la vez mecánica como el resultado de una tragaperras, las ideas se forman no con introspección y contraste, sino superficialmente y zurcidas con prisas a las de otros compadres de arengas, para que parezcan más sólidas y convincentes… en un espacio no caben dos posturas, y en los que caben, simplemente compiten ambas en una escalada por ver cuál es mejor. Las modas nos dicen qué debe ser respetado y qué debe preocuparnos esta semana, y los idealistas siguen pensando que la solución reside en un mundo de flores y nubecitas de algodón, al que parece llegarse con la insurrección y la cogorza o la mera buena intención… aquí puede residir mi único reproche, que la realidad, el mundo, la sociedad, llama al monstruo como gustes, me deja un poco de lado por no ser muy corrupto o taimado.

¿Qué puedo decir de mi vida hasta le momento? Pues que es una vida más, y la he vivido y pretendo seguir viviendo como mejor pueda y me parezca. Qué pregunta más estúpida… pero joder, la de tiempo que me lleva contestarla siempre.

Comments

¿Qué puedes decir de tu vida hasta este momento?

Pues que aun continua, y lo demás no es relevante.


P.D. Las preguntas transcendentales mejor dejarlas para después del almuerzo.

Habria que preguntarse que responderia el del graffiti a su propia pregunta.

Bueno, con restrospectiva, siempre parece que hemos hecho mas cosas, pero cuando estas en plena rutina, ni te das cuenta.

Y salir de vez en cuando, Terminaitor, no te vendria mal. A ver si coincidimos alguna vez en esta ciudad hostil y enemiga.

p.d: A mi me dejo marcada una pintada que vi durante años en Badajoz y que decia... "Si te pitan los oidos, te estan espiando los de la NASA".

plas, plas, plas. Peazo texto te has currado.

Y sí, el del graffitti ése es un cabrón, con lo tocao que estoy últimamente, me he puesto a echar cuentas con la vida y me he deprimido... ^^U

Menos mal que soy demasiado poco cool como para hacerme emo ;p

Razon no te falta y por ello me quito el sombrero ante ti. Llevo mucho viniendo por aqui pero hasta el momento habia sido un mero espectador. Pero ese magnifico texto no hace sino llamar la atencion del lector. Y te puedo asegurar que escepto un par de detalles practicamente todo lo que has contado es identico a lo que yo contaria.
Sigue como hasta ahora.

ja, claro, es que es una pregunta clásica; nos pasa a todos

Supongo que algunos nos sentimos bastante identificados con esa reflexion sesuda


bueno sesuda sesuda.....cuando hace calor

un saludo!

Es dificil que te arrepientas de las cosas que has hecho o vivido hasta ahora,seran las que no has hecho las que te atormentaran.

Los que no se arrepienten de nada que dejaron por hacer sencillamente no habrian visto el graffiti.

Bueno, supongo que este tipo de cosas hacen que la rutina se te haga aún más burda y sin sentido.

Es a veces un tanto frustrante ver pasar los días sin un resultado claro al final del día. Cierto es que la vida no se hace de golpe y lo que para nosotros no es un gran cambio de un día para otro, poquito a poquito podemos mirar atrás y se puede ver algo que a veces incluso pude ser interesante.

Y el contraste es el ver como la vida es muy corta como para poder hacer todo lo q nos proponemos. Supongo que uno de los estúpidos "secretos" consiste en saber ver cual es el equilibrio... aunque francamente no sé si alguien lo ha encontrado y si lo han hecho no creo que sean mucho más felices.

¿Qué más da? Hace tiempo, en el metro, iba todos los días por un pasillo que se extiende 400m (donde se rodó la parte donde se apagan las luces en Darkness, por si alguien la ha visto). Bajo tierra hacer este trayecto es un tostón. Lo más entretenido era poder leer poemas que alguien había escrito verso por verso en las vigas. Uno de los poemas que los encargados del metro al cabo de unos meses se dedicaban a borrar con titanlux era este (espero que no sea mucha molestia, si lo es no me importa q se borre el post ^^U):

-El miedo global-

Los que trabajan tienen miedo de perder el trabajo.

Los que no trabajan tienen miedo de no encontrar nunca trabajo.

Quien no tiene miedo al hambre,
tiene miedo a la comida.

Los automovilistas tienen miedo de caminar
y los peatones tienen miedo de ser atropellados.

La democracia tiene miedo de recordar
y el lenguaje miedo de decir.

Los civiles tienen miedo a los militares,
los militares tienen miedo a la falta de armas,
las armas tienen miedo a la falta de guerras.

Es el tiempo del miedo.

Miedo de la mujer a la violencia del hombre
y miedo del hombre a la mujer sin miedo.

Miedo a los ladrones,
miedo a la policía.

Miedo a la puerta sin cerradura,
al tiempo sin relojes,
al niño sin televisión,
miedo a la noche sin pastillas para dormir
y miedo al día sin pastillas para despertar.

Miedo a la multitud,
miedo a la soledad,
miedo a lo que fue
y a lo que puede ser,
miedo de morir,
miedo de vivir...

(desconozco el autor)

Y después de leer todo esto en el metro más que en pensar en la "sociedad del miedo" pensaba en la "sociedad del aburrimiento". Como puede hacer que las personas se dediquen (porque de repente se les viene a la cabeza, aunque esté "cívicamente" mal visto) a intentar abrir los ojos a la gente medio dormida en un pasillo que para todos es un muermazo.

Y como diría un señor bigotudo: "Que coñazo les he soltado :S"

-Por cierto... XD después de leer todos tus cómics y de haber visto buena parte de tu historial en el blog... esta es la primera vez q comento algo ^^U. Soy una vaga-.

Como me quiero ahorrar responder, te dejo lo que otro dijo en su blog.
...
Carajo que pequeño es el mundo

http://multimaniaco.blogspot.com/2007/09/no-se-vayan-todava.html

Buen artedculo que permite dieinfrse las reglas y estrategias a desarrollar para dedicarse al liderazgo.Te recomiendo te leas un libro, silo encuentras ya que tiene me1s de 20 af1os: La felicidad del dirigente de Varvelli. Donde entre otras cosas interesantes expone la diferencia entre mayordomo y dirigente , que en tu artedculo equivale a gestor y lider ; es me1s duro decirle a alguie9n mayordomo que gestor pero en el fondo son lo mismo.Un saludo.Gian-Llueds.

Post a comment