bannerp.png

« Enero 2010 | Main | Junio 2010 »

17 de Febrero 2010

El aburriemiento es lo que tiene

      Creo que esto ya lo habran visto todos mis contactos de Buzz, pero es que no puedo dejar de reirme con ello...

      "31 Minutos" fue un programa infantil chileno de lo más particular, como queda demostrado con el video de la niña esquizofrenica...

      Por cierto que tengo el Formspring más abandonado que a Tristón; asi que ya sabé, si hay algo, querido amigo, amiga, enemigo, enemiga o desconocido que ha llegado a esta página buscando porno con núbiles de aperiencia adolescente, que siempre quiso preguntarme pero nunca se atrevió a hacerlo, hágalo ahora o calle para siempre.

Posted by Towsend at 10:47 PM

15 de Febrero 2010

Garzón

      La primera vez que coincidí con el señor Garzón fue en 1993. Siendo un mico adolescente fui con unos colegas a unas jornadas roleras en Zaragoza, a una especie de centro cultural donde los organizadores nos obligaron a asistir a una conferencia de Baltasar Garzón, flamante jefe del “nuevo” Plan Nacional Antidroga. La gente del ayuntamiento debía pensar que medio millar de adolescentes jugadores de rol eran susceptibles de caer en el influjo de la droja y hasta llegaron a cerrar las puertas del auditorio para que no pudiéramos escapar. Aún estábamos lejos de Javier Rosillo y Carlos Moreno y la paranoia del Crimen del Rol.

garzon.jpg

 

      Por aquel entonces, yo de Garzón sólo sabía que era un “juez estrella” -A todos nos sonaba el Celebre-”Caso Nécora” que había instruido contra el narcotráfico gallego,  que había abandonado su puesto en la Audiencia Nacional para ir como independiente en las listas del PSOE de Madrid, donde le habían nombrado número dos de Justicia, a pesar de haberle prometido el ministerio. Todo ello, antes de su bronca con Belloch y su cruzada contra el PSOE, con la instrucción del caso GAL.

      Volví a coincidir con él unos años después en la Facultad. Aunque no fui alumno suyo, tuve la oportunidad de asistir como oyente a alguno de los seminarios sobre lo que entonces era el futuro espacio judicial común europeo, y lo que posteriormente se conocería como Euro Orden. Como docente no guardo ningún recuerdo especial de él, pero siempre que nos lo cruzábamos en un pasillo, o a la entrada de alguna clase, nos saludaba muy educadamente.

      La última vez que he coincidido con él, ha sido trabajando ya como abogado penalista, en una oposición a una Euro Orden, en una guardia. No la saqué adelante, aunque tengo que reconocer que fue cortés y profesional conmigo y con mi cliente – cosa que desgraciadamente no ocurre siempre-, y hasta llegó a reconocerme de la Facultad.

      No he llegado a llevar ninguna causa instruida por el señor Garzón, así que no puedo opinar sobre su actuación en este ámbito, pero de su actividad judicial, es sobradamente conocido que le gusta más una cámara a que a un tonto un lápiz, y que se ha metido en berenjenales judiciales tremendos. Lo que a mucha gente se le olvida decir, es que las fechas de las guardias de la Audiencia Nacional son públicas y muchos querellantes, aprovechan que determinados juzgados estén de guardia para interponer el tipo de querellas que saben que el juez que toca es más proclive a admitirla que otro.

      Por otro lado, respecto a las supuestas chapuzas en las intrucciones, creo que es justo recordar que no es lo mismo llevar la instrucción de un atraco que la de la trama de blanqueo de capitales procedientes del narcotráfico gallego, porque por simple aritmética, los abogados de los narcos suelen ser cojonudos y entierran la pasta de menera concienzuda, y entorpecen la instrucción -dentro de su obligación de conseguir la absolución para sus clientes- lo mejor que pueden.

      No puedo entrar en el fondo del asunto, porque no puedo valorar si Garzón prevaricó en su instrucción por las desapariciones franquistas, si declaró correctamente sus ingresos por actividad docente en Nueva York durante su excendencia, o incluso si prevarico después, al sobreseer determinadas querellas contra directivos del Santander – ¿Me dejo algo?-, pero si se que si el CGPJ sanciona a Garzón antes de que tenga la oportunidad de defenderse en un procedimiento judicial de unos ultra derechistas a quienes ha picado su actuación, o su notoriedad, es que algo no termina de funcionar correctamente en nuestro sistema judicial.

Posted by Towsend at 8:29 PM

12 de Febrero 2010

La culpa es de los padres...

      ... Que los visten como nazis. Porque todavía quedan. A patadas.

 

      Efe, nos cuenta en su blog, que tiene un alumno que se cree nazi. Adorable. El crío parece estar un poco tocado del ala. Posiblemente, en un par de años se tatúe una esvástica en el bíceps o haga alguna gilipollez por el estilo. Quizás Efe avise a la unidad socioeducativa de su instituto, para que avise a los padres, quienes posiblemente no crean ni una palabra, o peor aún, sean parte del propio problema.

 

      Yo hace tiempo que no me sorprendo de éstas cosas.

 

      Hace un par de años tuve que defender a un skin head en el turno de menores. Un chico de diecisiete años al que había detenido el GRUME por participar en una paliza.

 

      Unos días antes, un grupo de  skins habían dado una paliza a ******* en una zona de marcha de *******. Mi cliente, en una conversación calentorra de MSN con una chavala confesaba haber participado en la agresión.

 

      La chica, al parecer, conocía a un amigo de los agredidos; copió toda la conversación a un documento de Word, pegó las fotos que el imbécil le había enviado también – porque tenía que ser imbécil el pobre- y se la envió al amigo de los agredidos, quien se la entregó a la Guardia Civil. Al cabo de unos días, detenían a mi cliente, y a mí me tocó asistirle en el GRUME, en Fiscalía de menores y en el Juzgado de menores.  

 

      El chaval se había hecho unas fotos con sus colegas, rapados, vistiendo gorras de Lonsdale, camisetas de FE-JONS, Ramiro Ledesma, Jose Antonio y franco, esgrimiendo bates de béisbol y cuchillos en poses amenazantes y haciendo el saludo fascista.

 

      Cuando terminamos de pasar la declaración, ante el juez, hablé con los padres del chaval que habían estado presentes en la declaración de su hijo, y que me recriminaron que no hubiera negado que su hijo fuera nazi. Les expliqué que la cosa estaba muy mal, porque su hijo reconocía la agresión en la conversación, pero que podíamos atacar el origen de la misma.

      - Mi hijo no es ningún nazi- Me dijo la madre, enfadada.

      -Ya bueno, pero además de todo el contenido de la conversación, su hijo aparece en media decena de fotos, vestido de neo-nazi.

      -Se estaban haciendo unas fotos ¡Tonteando! ¡Presumiendo! Pero mi hijo no ha hecho nada.

      - Mire, señora, yo me he hecho muchas fotos en mi vida, y ninguna vestido con parafernalia nazi, bates de béisbol y cuchillos de Monte.

      - ¡Usted no nos cree! ¡No cree mi hijo no sea nazi!- insistía.

Al final, estallé

      - No se trata de que yo crea a su hijo o deje de creerle. No se trata de si su hijo es nazi o no lo es, porque a mi no me tiene que caer ni bien ni mal para hacer mi trabajo. De lo que no me cabe la menor duda de que su hijo se viste como un neo-nazi y se comporta como tal, pero afortunadamente para él, aquí se trata de lo que la policía pueda probar que su hijo haya hecho o haya dejado de hacer, que en este caso, es participar en una agresión que ha dejado a un chaval en coma. Esta misma tarde presentaré un escrito solicitando la anulación de las actuaciones, ya que la conversación de MSN ha sido obtenida de una fuente anónima, sin la más mínima garantía en la intervención de las comunicaciones, y crucen los dedos, porque es la mejor opción que tienen para que su hijo salga con bien de ésta.

 

      Puedo juraros que por mucho que me desagradase el imbécil, aquel era un tema bonito – profesionalmente hablando- y lo estaba disfrutando muchísimo, pero desgraciadamente, el padre del chaval no quiso que le llevase el caso, porque yo “no creía en la versión de su hijo”. Le encargaron el caso al despacho de un abogado amigo de la familia, me solicitaron la venia y -soprendentemente- me liquidaron mi actuación

 

      No se como terminaría el tema.

Posted by Towsend at 1:08 AM

9 de Febrero 2010

¡¡Aaaarrrrr!!

      Benjamin Franklin fue un gran tipo. Un renacentista en la Ilustración: Científico, inventor, político, filósofo, y mil cosas más. Posiblemente todos sepáis que inventó el pararrayos, las lentes bifocales o que fue el primero en describir la corriente del golfo. Lo que quizás no sabéis es que también fue uno de los mayores piratas de su época. No pirata de los de pata de palo, parche en el ojo y loro al hombro, que quizás lo fue, ya que en su biografía se indica que también fue marino, sino pirata como lo entendería hoy un señor de las SGAE. De los peligrosos ladrones que roban derechos de autor. -Echaos a temblar-

      Una de las principales ocupaciones del señor Franklin, era la de impresor, pero supongo que editar el “almanaque del pobre Richard” y los ensayos federalistas no era lo suficientemente rentable, porque Franklin, al igual que el resto de los impresores de su entorno, reimprimía sin pedir la autorización de sus autores u ofrecer remuneración a cambio de ello, obras de autores británicos de la época.

BF.jpg

El dibujin es cosa de EFE ¡Corran a leer su blog pinchando en el billete!

      En puridad, aunque no fuera bonito, Benjamín Franklin no estaba haciendo nada ilegal, ya que el Estatuto de la Reina Ana de 1710, primera norma que reconocía la existencia de los derechos de autor sólo era de aplicación a la Gran Bretaña.-otorgaba a los autores en un primer momento de una protección durante 14 años frente a impresiones no autorizadas, lo cual, visto desde la óptica actual, puede que no parezca mucho, pero era la primera vez que se reconocían, no sólo derechos comerciales o de explotación de la obra, si no la propia paternidad moral de las obras.

      En cualquier caso, con la Revolución, las doctrinas proteccionistas que establecían tanto la Constitución norteamericana de 1787 como la primera ley de Copyright de 1790, reconocían una protección similar a la que brindaban las leyes inglesas a sus autores nacionales, por lo que los autores extranjeros no disfrutaban de protección alguna frente a estas reimpresiones piratas llegando al punto, por ejemplo de, Matthew Carey, un importante editor norteamericano, que pagaba a un agente en Londres – una especie de espía literario- para que le enviase páginas sueltas o pruebas de imprenta en barcos rápidos que podían llegar a América en un mes. Los hombres de Carey recibirían a los barcos antes de atracar y utilizaban a varios tipografistas para dividir el libro en secciones, y trabajando en turnos sin descanso, tener los libros impresos en un día y a la venta en las librerías americanas tan rápido como en Inglaterra. - Y creíamos que lo de los fastsubs era algo nuevo-

      A pesar de las reiteradas quejas de los autores británicos, esta situación continuo durante casi todo el siglo XIX. Para la década de 1840, el tema era tan sangrante, que Charles Dickens, autor admiradísimo en los Estados Unidos, durante una gira por aquel país acusó a los impresores americanos de ser bucaneros y filibusteros que poco menos que le obligaban a vivir en la indigencia, y que habían causado la muerte de Sir Walter Scott, habiéndole privado del dinero que justamente le correspondía.Pero es que Dickens era un tío cortado por un patrón un tanto especial: En 1844 demandó a una editorial londinense, Parley's Illuminated Library, que había reimpreso su Cuento de Navidad sin su autorización. Dickens Ganó el caso, y se le concedió una indemnización de 130 libras, sin embargo, la editorial se declaró en bancarrota, y a Dickens le tocó pagar costas judiciales por valor de 700 libras.

      La situación cambió a finales del siglo XIX, cuando comenzaron a despuntar los primeros autores importantes norteamericanos, aunque los Estados Unidos no llegaron a ratificar la Convención de Berna de 1886 hasta 1991 ¡Más de cien años después!

      Aaah, todo tan PRE SGAE.

 

Posted by Towsend at 8:24 PM