bannerp.png

« Cuando las barbas de Garrigues veas quemar... | Main | Recorta, pega y colorea »

16 de Febrero 2005

SER... o aparcar en la puta calle

      “16 de Febrero. 3500 calorías, 70 kilos. 35 cigarrillos, 9 copas. El capullo de Heathcliff ni se ha dignado mirarme hoy... ¡¡Alto, ALTO!! ¡¡Paren máquinas!!

      Coño, por un momento casi pierdo el scope de este blog. No queridos amigos; éste no es el diario de una cerdita bulímica inglesa; yo no fumo, apenas bebo y los pomposos hijos de la gran bretaña no me llaman la atención lo más mínimo. En cambio arrastro unos cuantos clientes que más que de “Bridget Jones”, parecen sacados de “La Comunidad”.

      Y es que parece que hacen concursos para ver quien la monta más gorda...

      Pero vamos a ver, caballero ¿A quien coño se le ocurre falsificar una tarjeta de aparcamiento regulado en Madrid? No ya usar simplemente la de otra persona, si no escanear una, sustituir los datos con un programa de ordenador, plastificarla... ¿Pero es que no se ha fijado usted en que eso que llevan los controladores del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) son terminales gps, y que van comprobando las tarjetas de estacionamiento? Como decía mi abuelo ¿pero es que te crees que la policía es tonta?

      Pues fíjese usted, que no, que no le va a caer una multa. Los distintivos del SER, en tanto que expedidos por una administración pública, en este caso, el Area de Movilidad Urbana del Ayuntamiento de Madrid, tienen la consideración de documento público. Esto quiere decir que a menos que consigamos un sobreseismiento del caso, le van a imputar a usted un delito de falsedad en documento público, artículo 392 del Código Penal, castigado con pena de prisión de seis meses a tres años y multa de seis a doce meses (lo que me recuerda que un día tengo que hacer un post sobre el maravilloso sistema de los días-multa del código penal).

     ¿Cómo que no lo sabía? ¿Es que usted no ha escuchado nunca eso de que la ignorancia de la Ley no exime de su cumplimiento? Al juez no le va a importar que usted no supiera que estaba cometiendo un delito, porque era un delito a fin de cuentas. Vamos a ver que podemos hacer para construir una defensa. Necesitaré pasarme por el Juzgado para tomar vista del expediente, ver que pruebas tienen contra usted... ¿Cuándo dice que tiene que ir a prestar declaración? ¿¡Mañana!? ¿¡A las 10 y media!?

      “yupi”.

Posted by Towsend at 16 de Febrero 2005 a las 05:07 PM