bannerp.png

« PROCESO DE NORMALIZACIÓN DE TRABAJADORES EXTRANJEROS - 2005 | Main | SER... o aparcar en la puta calle »

15 de Febrero 2005

Cuando las barbas de Garrigues veas quemar...

      Después de dos años en el despacho y de mucho insistir en la conveniencia de ello, parece que sólo ha hecho falta ver el Edificio Windsor arder como una tea, para convencer a mis compañeros de despacho de la necesidad de establecer un sistema de back-up de los documentos de trabajo.

      Hasta ahora, una vez al mes, más o menos, se hacía una copia en dvd de la carpeta “mis documentos” del ordenador principal del despacho, que es donde se guardan todos los documentos de la red de trabajo. Esto quiere decir que se mantenía más o menos actualizada una copia de seguridad de todos los archivos con los que trabajábamos, pero que nunca ha habido copias digitales de todo aquello que venía en “papel”. Y para colmo de imprevisión, esas copias en dvd de los archivos, se guardan en el mismo despacho, por lo que si bien estamos, más o menos, cubiertos en caso de que al ordenador le diera por destruir el disco duro; en caso de algo más serio, nos encontraríamos completamente descubiertos.

      En caso de un incendio como el del Windsor, perderíamos todos los legajos que se guardan desde hace más de 20 años. Y toquemos madera, porque ya hubo uno hace unos años, aunque –milagrosamente- se salvaron todos los archivos porque estaban en una habitación que fue respetada por las llamas, y el ordenador principal estaba en el servicio técnico, fuera de la oficina.

      Después de discutirlo un poco, hemos consensuado que a partir de este momento, se digitalicen los documentos que entren (Faxes, sentencias, resoluciones en general, contratos), para poder tener una copia de ellos en caso de que pase algo malo. Mañana vamos a discutir sobre digitalizar también el archivo de históricos. La idea es escanear y convertir en documentos pdf todo lo que entre.

      Así, en cinco minutos de charla con los compañeros, he duplicado la carga de trabajo de la secretaria del despacho que de repente ha empezado a mirarme mal.

     ¿Por qué sabrá tan raro este café?

Posted by Towsend at 15 de Febrero 2005 a las 06:22 PM