bannerp.png

« El pan nuestro... | Main | Perdiendo el Tiempo »

6 de Octubre 2004

Más de lo mismo

     Parece que al final voy a terminar a tiempo la contestación a la demanda de separación de marras. Lamento decir que es un trabajo hecho sin ninguna pasión; es más casi de una contestación rutinaria; y eso en mi trabajo es peligroso, porque estás jugando los cuartos de otro, y en este país, cada vez más, se lleva eso de las demandas contra los propios abogados. A una persona le puedes mentar a la mujer, a la madre, a la hija, pero ¡ay! Amigo, la bolsa es la bolsa.

     En los comentarios del Post de ayer, el Sr. X, que se identifica como compañero de profesión, me decía que él se ha acorazado frente a los problemas de los demás, que tengo que intentar desapegarme de mis clientes –o eso he entendido, corríjame si me equivoco-, pero me temo que yo aún no tengo la suficiente experiencia profesional como para ello, porque aunque suene pedante, un abogado “juega” las “vidas” y las bolsas de sus clientes y eso aún significa mucha presión para mi.

     Hoy Me ha dado un poco de vértigo oirme hablar y negociar arriba y abajo con cantidades de sesenta mil euros como si me las pudiese sacar en cualquier momento del bolsillo, y andar regateando con el abogado de la parte contraria doce mil euros como si fuese con lo que pago cada mañana el café, cuando en realidad, podría ser casi el sueldo de un año para mí.

     No os equivoquéis por el tono del post. Mi trabajo –en general- me gusta. Hay temas que me gustan más y temas que me gustan menos, pero siempre trato de hacerlo todo de la forma más profesional posible. Después de todo, como decía, me estoy jugando la “vida”, el dinero y el futuro de mi cliente.

     Aún así, sigo viendo que me falta mucha experiencia de sala. Mucha. ¿Algún consejo más?

Posted by Towsend at 6 de Octubre 2004 a las 08:38 PM