bannerp.png

« Regalo de cumpleaños. | Main | Survive »

13 de Septiembre 2004

Reciclarse

     Y yo que había jurado no volver a tocar un libro en años.

     No hace ni dos años que estoy trabajando colegiado y a pesar de que estoy verde en la práctica profesional, ya me estoy planteando el hacer un curso de reciclaje para estar al tanto de las novedades legislativas, jurisprudenciales y doctrinales. El mundo del derecho cambia todos los días, aunque permanezcan los principios que lo ordenan y lo que hoy es derecho, mañana puede no serlo.

     Básicamente en el despacho, yo llevo temas civiles, mercantiles -de PYMES, no de grandes empresas- y administrativos (algo de sociedades, algo de extranjería). Hay temas a los que me he tenido que enfrentar sin saber como coño empezar y eso por no hablar de temas que jamás he tenido que tratar –profesionalmente- como es el Laboral o el Tributario, en los que seguramente esté tan pez como cualquiera de vosotros –esos de vosotros que no tengáis nada que ver con el derecho, claro- Si no más, porque encima tengo la deformación de las áreas del derecho que si trato habitualmente, y que pueden “contaminar” las que no trato.

     Hace ya muchos años, cuando empecé a estudiar la carrera, un abogado amigo de la familia me dijo que cuando acabase la carrera tendría que especializarme, incluso súper especializarme en algún tema concreto del derecho; que tenía que olvidarme de ejercer el derecho de forma generalista, y que el abogado “de familia” estaba condenado a desaparecer, victima de los grandes despachos que tendrían montones de abogados en nómina, atendiendo de forma mecánica los casos y facturando por hora, minuto y comida.

     Hace un par de años, surgió una empresa que se llama Legalitas que tiene una apabullante publicidad en la radio, con cuñas diarias en las grandes emisoras “Hasta ahora, sólo podían tener abogado las mejores familias, pero ahora, usted puede tener abogado por 69 euros al año para resolver las dudas que haga falta”. Si, si, para resolver todas las dudas, pero no para representarle en Juicio, ni para recurrir una multa, ni para negociar un acuerdo de separación, ni para un montón de cosas que no entran en esos 69 Eypos anuales, porque si quieres esos servicios, los abogados adscritos a Legalitas te van a cobrar conforme a las tarifas que establezca su respectivo Colegio -con un pequeño descuento-. Personalmente me siento dolido cuando escucho esos anuncios, no porque no se me haya ocurrido a mí antes la idea, si no porque volvemos al manido tópico del abogado rastrero y oportunista. Joder, si yo cobrase todas las pequeñas consultas que me hacen, estaría forrado. Pero es norma del Despacho el no cobrar hasta que se empiezan a mover los papeles.

     Así que sigo trabajando, y volvemos a lo de siempre. ¿Quiero especializarme? ¿En qué? Tengo delante un montón de folletos del ICAM, con los cursos que dan acceso al turno de oficio (que no olvidemos que es dinerito fresco todos los meses), con un montón de Masters, cursos, diplomaturas, seminarios de especialización y demás y sin saber que coño hacer con ellos.

     Y eso que como dicen, acaba de empezar el año...

Posted by Towsend at 13 de Septiembre 2004 a las 07:04 PM