bannerp.png

« Gente Mala | Main | Barcelona 2004 »

5 de Mayo 2004

Esos simpáticos teleoperadores

     Estaba por escribir una perorata sobre los servicios de atención al cliente de Auna, compañía con la que tenemos contratado Internet en el despacho; sobre la actitud chulesca de sus comerciales y sobre los niveles de escaqueo que han llegado a alcanzar sus teleoperadores –arte, casi, que diría Emea- pero... ¿Para qué? No merece la pena montar un pitote al pobre currito que tienes al otro lado de la línea telefónica. Es cierto que chillándole obtienes un poco de satisfacción momentánea, pero no por mucho mentar a su pobre e inocente madre, vas a conseguir que te devuelvan antes tu conexión.

     Otro cantar es, el de los propios comerciales, que a la hora de venderte un servicio son todo adulaciones y lametones de trasero, pero a la hora de avisar de una incidencia –más o menos sería- si te he visto no me acuerdo, ponen pies en polvorosa y ya hablaremos otro día. Eso si cogen el teléfono, claro.

     Lo mejor de todo es, que si les avisas que vas a dar de baja el servicio, te “recuerdan” que aún quedan 6 meses de contrato “obligatorio” –el astuto lector ya habrá advertido que la presencia de todas estas comillas no es ni mucho menos aleatoria- y que si pretendemos rescindir el contrato, nos atengamos a las “penalizaciones consecuentes”.

     Me parece que los teleoperadores de AUNA no están familliarizados con los terminos “Chantaje” y “coacciones”, y mucho menos con los terminos “incumplimiento contractual”, los pobres... Y heme aquí a mí, con una vena del cuello hinchada y con ganás de tocarle los testículos a un pobre desgraciado que ni sabe que llevo desde las nueve de la mañana sin conexión a internet ni tiene ganas de saberlo. Cuando me pasen por un nuevo departamento en este número nueve-cero-dos, creo que será el momento de empezar a insultar.

Posted by Towsend at 5 de Mayo 2004 a las 12:13 PM