bannerp.png

« Concierto de año nuevo | Main | En mitad del invierno »

12 de Enero 2004

Nihil Novum Sub Solem

   Ya ha terminado la temporada de Navidad como tal; y de un día para otro, ha desaparecido toda la decoración navideña de calles y escaparates. En lugar de los "Felices Fiestas" nos encontramos con llamativos cartelones de "Rebajas" en los cristalones de las tiendas de la calle Preciados. Fabuloso, ahora llaman rebajas a hacer un mísero 10% sobre el PVP, y se quedan tan anchos.

    Es curioso, que a pesar del cambio estético, el mensaje siga siendo el mismo. "Compra, botarate, gástate todo tu miserable sueldo en ropa y complementos que no necesitas; porque por si no te has enterado, España ha pasado por la crisis que azota Europa con una salud de hierro" que se refleja en esas bonitas estadísticas que cada día 7 de Enero nos avisa desde los telediarios que cada español se va a gastar de media en este periodo de rebajas del orden de 200 Eypo.

    Y yo tan contento.

    He sucumbido -no tengo demasiado problema en admitirlo- a tentación de las rebajas. Me he lanzado con la cartera llena -la verdad es que tiritando por las navidades, pero queda feo decirlo- a uno de esos impresionantes centros comerciales del extrarradio Madrileño atiborrado de tiendas clónicas donde no he podido encontrar ni un sólo jersey que me gustara. Miento. Si que había jerséis que me gustaran, pero NO pienso pagar 80 Eypo por un jersey. Algo me lo impide, y los que tenían un precio más o menos razonable, eran francamente malos o francamente feos. Al gusto del consumidor.

    Si me tengo que poner en contra de algo, elijo ponerme en contra de la uniformidad. De pensamiento, de palabra y de vida. Siempre pensamos que somos todos personas independientes, con un criterio propio y formado, que no nos dejamos influir por las modas y por las decisiones que toman unos cuantos diseñadores homosexuales y misóginos, que reunidos en algún oscuro antro de perversión dictan la moda que se va a llevar año tras año. "¿Hey, que os parece si este año, les hacemos perder a las tías otros cinco kilos?" "¿Y a los tíos, podemos ponerles cadenas en la chaqueta?" Lo mejor es que ahora, en pleno rebrote del punk, intentan vendernos la moda como algo particular y personal.

    La moda punk, nenes, se fraguó en las calles de Londres como una revolución contra la moda establecida; no para que a doscientas mil quinceañeras les impongan que ponerse un piercing en la comisura de los labios mola mucho. Y aún así corren en bandadas a desobedecer a sus padres y ponerse una bola metálica en toda la cara, creyendo que han hecho es el sumun de la rebeldía estética. Tengo una noticia para vosotros. No hay Nada Nuevo Bajo el Sol. Lo que hagáis, siempre se habrá hecho antes; y posiblemente mejor.

    Que Dios nos pille confesados; si ésta es la moda que vamos a ver el año que comienza, me mudo con otro que yo me sé a Somalia. Mientras tanto, voy a seguir vistiendo igual que siempre, que mis ajados pantalones de pana -hasta que se parta la misma- y mis camisetas de colores oscuros me gustan demasiado; a pesar de que no sea más que otra estúpida moda.

Posted by Towsend at 12 de Enero 2004 a las 06:25 PM