bannerp.png

« En uniforme de trabajo | Main | Lotería de Navidad »

12 de Diciembre 2003

Conflicto de intereses

   El Derecho, como he dicho alguna que otra vez, no se puede medir en términos de blancos y negros. Ni siquiera en una bonita gradación de grises. El derecho, si pudiera definirlo en una escala cromática, sería una sucesión de manchas de colores, mezclándose y confundiéndose unas con otras.

   Pongamos un ejemplo.

   Una señora ya mayor vive en una casa de alquiler desde hace más de 30 años en el barrio de Argüelles, que para quien no lo sepa es uno de los barrios más mejores del Oeste de Madrid.. Paga una renta ínfima que casi ni da para pagar la comunidad de vecinos. El problema radica en que está mujer, alquiló su piso bajo la Antigua Ley de Arrendamientos Urbanos, por lo que dicho alquiler se prorroga indefinidamente con la sola voluntad de la inquilina, siendo casi imposible desahuciarla de la casa mientras que pague sus rentas religiosamente, como así viene haciendo. Por otro lado, esta señora no podría pagar un alquiler a los precios de mercado actuales, porque su pensión casi no le da para pagar la casa donde vive ahora.

   Si yo voy ahora a buscar un piso de esas características en esa zona me piden unos 1.000 Eypo al mes y un aval bancario de un año.

   Por otro lado, tenemos a los actuales propietarios del piso, herederos de quien le alquiló este piso a la señora a finales de los años 60. Se encuentran que tienen un piso de 150 metros cuadrados en Argüelles, por el que tienen que pagar un IBI considerable. Que tienen a una inquilina a la que no pueden echar de su –su- casa, y que necesitan vender el piso, que es suyo, leñes, porque no llegan a fin de mes.

   De momento a los dueños de la casa no les queda más que esperar con una botella de cava en la nevera, que la pobre vieja muera, porque sólo entonces podrán recuperar su casa –la de la señora- Y no hay maldad en esto. Realmente no le desean ningún mal a la pobre señora, pero se encuentran que tienen las manos atadas porque no pueden disponer de su propiedad. No pueden vender ni alquilar la casa.

   Y la vieja no se muere

   Esta situación es la que se llama en la jerga de los pasillos de los juzgados “una casa con bicho”

   ¿Quién tiene un mejor Derecho aquí? ¿La vieja? ¿Los dueños del piso? ¿Yo que me muero de envidia, porque una jodida vieja está viviendo en un pisazo en Argüelles por lo que yo pago de coche al mes?

Posted by Towsend at 12 de Diciembre 2003 a las 11:56 AM