bannerp.png

« ¿Septiembre? | Main | Veinte años no son nada »

31 de Agosto 2003

Hipotecando el futuro

    Hace un par de días en los comentarios de este mismo blog, comenzábamos a reflexionar sobre si merecía la pena pedir un préstamo largo para comprar un coche. Michael, me recordaba mi teoría sobre el fin de la civilización occidental tal y como la conocemos, y como hoy no tengo mucho -en realidad no tengo nada- que escribir, he decidido amenizarles con esta historia de terror. Tened Miedo. Tened mucho miedo.

    José y Juanita se quieren. El amor es maravilloso. Son jóvenes, tienen una bonita licenciatura, un contrato fijo-basura-de-despido-pactado y un sueldo miserable de 900 Eypo al mes -por decir algo, aunque veo que esbozan unas bonitas sonrisas al otro lado de la pantalla-; así que con estas perspectivas, deciden irse a vivir juntos. Bien, en este bendito país, no se lleva el alquiler; hay que invertir en piedras, que dice el acervo cultural. Alquilar es tirar el dinero, y por lo que se gasta uno en alquilar un piso, puede pagarse -o casi- la letra de otro.

    Así que para empezar a hacerse un capitalito, nuestros amigos deciden meterse en la compra de un maravilloso piso en San Chinarro, zona urbana de nueva construcción en la salida de la N-I - BURGOS, donde hay proyectadas otras quinientas mil viviendas como la suya; y para pagarla, y vistos los precios de los pisos de nueva construcción no les queda otra que solicitar una hipoteca a 40 años, sobre el 110% del valor de la vivienda (porque tendrán que amueblarla, digo yo).

    Vivimos en un buen momento económico, lo que implica que el precio del dinero está a un bonito 2% de interés, y nuestros amigos, lo ven tan claro que deciden meter más de la mitad de su sueldo en la hipoteca de ésta, su casa. Lo que implica que si de su sueldo conjunto es de unos 1.800 Eypo al mes, les quedan algo menos de la mitad de su sueldo para vivir. Y para los vicios, las drogas y la comida.

    Aham, pero como bien nos enseñan Marx y Engels (Saluda, Michael), los ciclos económicos son precisamente eso, cíclicos. Y ahora mismo nos van bien las cosas; pero no hace tanto, apenas 20 años, los intereses del dinero estaban a un 15% -y más, desde luego-, lo que quiere decir es que irremisiblemente, los tipos de interés subirán -tarde o temprano, pero lo harán, tan seguro como que mañana se levantará el sol [a menos que Gran A'Tuin gire sobre su panza, pero es otra historia]- Con lo cual si ahora José y Juanita están pagando 900. Euros al mes de hipoteca al 2%, podría darse el caso -no tan hipotético- de que lleguen a pagar 2.000 0 2.500. Y entonces es cuando -en palabras del señor Álvaro, "sevaacagarlaperraporlapatadabajo"

   ¿Y cuando todos los Josés y Juanitas no puedan pagar su hipotecas, qué van a hacer los bancos? ¿Ejecutar dos millones y medio de hipotecas? Me imagino la situación; en realidad no hace falta pensar demasiado para ello; sólo hay que mirar al otro lado del charco. Argentina se llama. Y si; mi caerola es más grande.

    Y eso sin hablar de créditos al consumo, PYMES hasta el cuello de deudas, etc. En relidad eso de la boyante situación económica no es más que un camelo para que la gente siga en su sitio y sin moverse un ápice. En cuanto rascas un poco el pan de oro, te encuentras escayola. Las cosas nunca cambian.

    La culpa de todo la tienen José y Juanita; no les quepa duda. Ahora pueden ir a sus graneros a por sus horcas y antorchas y salir a cazar a todos los Josés y Juanitas de este país.

Posted by Towsend at 31 de Agosto 2003 a las 04:17 PM