bannerp.png

« Bonsái | Main | Astenia Primaveral »

7 de Abril 2003

Tan Lunes

   Como dice una amiga mía. Es muy Lunes. Simplemente es TAN Lunes. No podría ser tan Lunes ni siendo el primer Lunes de vuelta de vacaciones. Mejor me vuelvo a la cama hasta que sea Miércoles; o mejor aun Viernes.

      - Me levanto tarde. Le he dado un manotazo al despertador la primera vez que ha sonado y se ha caído al suelo. Pilas y tapa rodando por el suelo, así que no ha funcionado lo del snzz. No me da tiempo a ducharme, así que me lavo la cara y los dientes al tiempo que compruebo si tengo alguna camisa limpia en el armario.

      - Me quemo con el café. Aun no le tengo pillado el truco a la cafetera eléctrica. Le echo leche fría, pero lo único que consigo es dejar el café helado. Ahora da asco.

      - Al salir de casa descubro que me he dejado las gafas de sol encima de la mesilla. Vuelvo a subir para darme cuenta que junto a las gafas me he dejado las llaves de casa y ¡oh, sorpresa!, el teléfono móvil.

      - Irónicamente hace un sol estupendo. ¿Les he hablado alguna vez de la falta de pigmentación en la mácula y lo que hace el sol en mis ojos? El efecto es parecido a cuando un vampiro decide darse una vuelta por el Cairo a las doce de la mañana del 7 de Julio.

      - Pierdo un autobús por los pelos, y el siguiente tarda 20 minutos en llegar. Cuando lo hace, tardo tres minutos en encontrar el abono, que como siempre, está en el último bolsillo. Tengo que ir de pie. La vecina no aparece por ningún sitio y un niño me mira como si fuera el anticristo.

      -Al llegar a Moncloa, hay un atasco tremendo. Tardamos algo más de media hora en recorrer los cien últimos metros.

      - En el andén del metro,, un tipo sucio, con ojos de yonki y un cartel enorme anuncia que el Fin Está Cerca, me susurra algo sobre la cabeza partida de un perro cuando paso a su lado. Me recorro todo el anden para estar más seguro y en ese momento llega un panda de peinados de cenicero. Me vuelvo con el lunático. Por lo menos tiene una conversación más agradable. Estoy de acuerdo con él. Ya no hacen las Coca-colas en botellas de cristas verde.

      - El metro se queda parado entre San Bernardo y Bilbao más de 20 minutos. Un peruano con una guitarra eléctrica empieza a puntear la de "Chihuahua". Le apaleamos con la guitarra y le clavo el mástil en el corazón. No lleva gran cosa; apenas treinta céntimos. Ovación cerrada en el vagón.

      - Llego tarde. Pero tarde-tarde. La bronca no es tan severa como esperaba; por lo menos no me obligan a remar.

      - La red está caída. Y sólo son las 12 y media de la mañana.

   Agradecería sinceramente que quien esté practicando vudú conmigo, se abstenga de hacerlo. No me preocupa especialmente el sarpullido, pero lo de la impotencia está empezando a mosquearme. Gracias

   Y sigue siendo Lunes.

Posted by Towsend at 7 de Abril 2003 a las 12:34 PM