bannerp.png

« En la cara no. | Main | Otra cancioncilla »

23 de Abril 2003

Mayo

   Mayo se acerca. Para el común de los mortales Mayo significa chavalas tiradas en el césped, horas de clase perdidas y fumadas y buscarse un montón de excusas para explicar en casa ese bronceado incipiente cuando se supone que se tiene que estar encerrado en clase.

   Para mi no. Mayo está esperando a la vuelta de la esquina, tapado con una gabardina y un sombrero de ala ancha. En el despacho Mayo significa varias cosas. En primer lugar, Cuentas anuales de las Empresas. Colas y mas colas en el registro mercantil, para echar unos cuantos sellos y para legalizar los libros de contabilidad. Y en segundo lugar, vérnoslas con la terrible Hacienda, cruzadora de datos, Azote de defraudadores y quisquillosa hasta en los más estúpidos detalles. "¿Como que no puedo deducir el parking como gastos de representación?"

   Antes, cuando Mayo se acercaba, empezabas a sentir el regustillo del horror de los exámenes. "¡Buaaah, no he pegado ni chapa en todo el año!". Ahora es un terror más directo, más Estresante. Hay una fecha tope de entrega de documentos, y fallar no implica que vas a suspender y que luego vas a poder presentar los libros de cuentas en Septiembre. ¿Han oído hablar de la responsabilidad penal? Es un concepto maravillosamente perverso.

   Y llega el momento de pegarse con los programas de contabilidad. No con programas chusqueros del Quiosco de Prensa "Contabilidad en Euros por 15€", no. Programas de los de pago; de los de a tanto la licencia para poder instalarlos. De los de Servicio técnico atendido por una señorita de voz sexy. Y el programa decide fallar. Decide que no encuentra no se que puta librería de Windows que necesita, y decide que va a poner los asientos en Pesetas, cuando hace dos años que no se hace ni un solo asiento de contabilidad en Pesetas. Las añoradas Pesetas.

   En el servicio técnico, hasta arriba de muñones informáticos, no tienen tiempo de contestarte como deberían. La señorita de voz sexy ya no me cae tan bien, de repente. "Software es la parte del ordenador que sólo puedes maldecir. Hardware la que puedes partir con un hacha". La cabeza de la señorita de voz sexy se convierte en hardware de repente.

Posted by Towsend at 23 de Abril 2003 a las 03:53 PM