bannerp.png

« Abalorios y baratijas del nuevo milenio | Main | Sin noticias »

11 de Marzo 2003

Violencia

   Hoy despues del trabajo he quedado con unos amigos del fansub para hablar del inminente Salón del Manga de Madrid y para tomarnos unas cañas.

   Estabamos esperando en la puerta del intercambiador de Moncloa cuando han salido un par de chavales empujando a la gente que estaba cerca de las puertas. Enseguida, y siguiendoles ha aparecido un grupito de 5 ó 6 chavales más, vestidos con camiseta y pantalón de chandal. Les insultaban, les empujaban, les amenazaban. No erán grandes, no eran tosocos, pero eran tremendamente amenazantes. Destilaban esa peligrosidad que irradia un pit-bull con un collar de tachuelas o un mosquetón de escalada enganchado en un cinturón.

   Apenas han dirjido unas cuantas bravatas a los chavales que salieron primero, cuando uno de ellos ha descargado un puñetazo sobre la cara de su interlocutor. Sin mediar más provocación. Un puñetazo limpio, de libro -guardia - directo a la nariz - guardia. Ha sonado seco y tremendamente eficaz, como cuando se cae un melón al suelo. El crio, con la nariz reventada y sangrando como un cerdo, se ha echado hacia atras, tropezando con su amigo y cayendo de culo al suelo.

El agresor ni se ha molestado en rematar la faena. se ha dado la vuelta y con sus amigotes ha hecho mutis por el foro, desapareciendo entre la multitud, entre grandes risotadas. Nadie de las 200 personas que estabamos allí ha movido un dedo por el chaval que estaba en el suelo intentando aún reaccionar a un golpe que ni siquiera vió venir. El ambiente olia a una mezcla dulzona de miedo con indiferencia, mientras el incomodo silencio que se había formado cuando empezaron los insultos se diluia en los murmullos de las conversaciones.

   El tema no importaba a nadie, ni nadie pensaba hacer nada por detener a los agresores ni por ayudar al crio que estaba buscando un diente sobre la acera.

   La policía, por supuesto, ha tardado más de diez minutos en aparecer. Y otros diez minutos más, el SAMUR. En ese momento un hijodeputa con el pelo a cepillo, seguramente estaba en una cervecería de Moncloa o Argüelles riendose de su última hazaña

   A veces, me doy asco a mi mismo.

Posted by Towsend at 11 de Marzo 2003 a las 10:08 PM