bannerp.png

« Una tarde de viernes cualquiera | Main | Descanso dominical »

1 de Marzo 2003

Guateque elegante

Si la resaca es algún tipo de retribución divina por haber sido malo en alguna vida pasada, entonces yo he tenido que ser -por lo menos- lugarteniente de Genghis Khan.

Anoche salí por primera vez en casi dos meses, y para no perder las buenas costumbres, me han tenido que recoger con cucharilla esta mañana.

Oscar (a.k.a. Baldorean) daba una fiesta de "inuguración" de su piso. Invitó a todos sus amigos,compñeros, conocidos, amiguetes y compañeros de trabajo; así que nosotros tuvimos que colarnos detras de un par de rubias que si que estaban invitadas.

El muy perro ha encontrado un pisito la mar de apañado en la Torre Metropolitana -para los crápulas, un edificio de apartamentos enorme que está detrás de "Campus"-. El alquieler es algo caro, pero entre los dos que se han ido a vivir ahí, no tienen demasiados problemas para pagarlo. La casa esta llena de caprichitos frikis; desde montones de figuritas (sin pintar) de GW hasta una especie de tabla de snow con ruedas ¡¿?! -Oscar jura que no se ha partido nada con el invento-.

Volviendo al guateque, hay que reconocer que si bien al principio, la presencia femenina era un poco escasa, -y que la prsencia de un sujeto que se hacía llamar a sí mismo "el Putis" no presagiaba nada bueno, a mitad de la noche la cosa mejoró enteros con la llegada de unas estudiantes de intercambio polacas que estaban de muy buen ver. Creo que me enamorado de una de ellas. Otra vez.

No he bebido tanto Whisky desde hace un año; mejor digamos que no he bebdio tanto whiski en todo el año pasado. En consecuencia me comporté como un auténtico cretino, en dura pugna con un tipo de perilla por ser el más odiado por las chavalas de la fiesta. Si alguno de ustedes conserva algún tipo de evidencia fotográfica de mi persona en ese estado, le ruego la destruya cuanto antes.

Cuando los vecinos comenzaron a amenazar con avisar a la policia, la gente se movió al"Campus" a marcarse unos bailecitos (¡por Dios, que asco de sitio!) y cuando cerraron este garito, volvimos al piso, donde tengo que reconocer que doblé como un campeón.

Acabé llegando a casa a las 10 de la mañana. Una hora perfecta para llevar el pan y los periodicos. Acto seguido me he metido en la cama -sólo, se comprende- y acabo de despertarme con una resaca impresionante.

Bravo. ¿Cuándo repetimos?

Posted by Towsend at 1 de Marzo 2003 a las 06:41 PM