bannerp.png

« Actualización | Main | Souvenirs »

20 de Marzo 2003

Codeína

   A pesar de mi lamentable estado físico, me he atrevido a ir al despacho, donde lejos de recibirme cordialmente, me han puesto caras de disgusto. “Cabrón; como me lo pegues, te arranco el esofago y te lo incrusto en el recto”

   Con los ojos inyectados en sangre, me he sentado frente al ordenador y he comenzado a perpetrar el borrador de una demanda que tengo que tener lista para que la semana que viene. A la hora del desayuno, y en previsión de que el café no me iba a servir para nada, me he atrevido con algo más fuerte. Un DOL MEN®. Aspirina y Codeína en cantidad suficiente para reanimar a un moribundo. Sus efectos han sido casi inmediatos. Se me han despejado la nariz y el cerebro, y he recuperado –mínimamente- las fuerzas. Pensar sobre los efectos de esta pastilla soluble en agua y que sabe a rayos, me ha llevado a creer que es la sustituta ideal para las anfetaminas en una noche de juerga loca. Si a una persona que casi hay que recogerla con palillos -como es mi caso- la pone en pie de guerra; ¿Qué no hará por una persona sana, y con ganas de fiesta? ¡La polla!

   Cuando he salido para la concentración en la puerta del sol –las siete y media-, me he tomado otra –por si acaso-. He saltado, cantado, pedido la dimisión de Aznar y de su gobierno, me he cagado en su señora madre, y he aguantado como un campón, confirmando mi teoría de que este medicamento es el sustituto perfecto de las drogas de diseño. Se trataba de un experimento cientifico perfectamente documentado, no de participar en un experimento sociológico de ver cómo y cuanto mienten los que cuentan personas en las manifestaciones. ¿Germán, así a ojo. cuanta gente habría?

   ¡Dios bendiga las patentes farmaceuticas!

   Como habreís observado, no he hablado de la guerra en sí. No pienso hacerlo. Por el momento.

Posted by Towsend at 20 de Marzo 2003 a las 11:59 PM