bannerp.png

« Vuelta a la normalidad | Main | Una tarde de viernes cualquiera »

27 de Febrero 2003

Una vida en un billetero.

Hoy, queridos amigos, vamos a cotillear en el alma de su seguro servidor, a traves de lo que contiene su cartera. Siempre he creido que las cosas que contiene una cartera, son una pequeña representación de la persona que las porta.

Así que sin más preámbulos, vamos a ejercitar un pco el voyeurismo...

Mi cartera es verde, de una tela impermeable, casi paramilitar. Fue el regalo de una tia las navidades pasadas. No abulta demasiado y tiene muchos compartimentos.

- Un carné de identidad con validez hasta Mayo de 2004.

- Una tarjeta de visita, del director de una inmobiliaria. Estoy buscando un estudio o una buhardilla cerca del despacho, pero con los precios que he visto, no creo que sea posible independizarme todavía.

- Un calendario de bolsillo que recogí en mi maravillosa Gerencia de Urbanismo. Aplausos.

- Una tarjeta de estancia de un hotel. Una escapada que hicimos a un sitio tan exótico como las Rozas de Madrid. ¿El principio del fin.

- Un papel con la referencia de un expediente del despacho. Creo que si lo guardé, era porque se trataba de algo importante, pero no logro acordarme de qué es.

- El teléfono de una chica a la que no pienso llamar nunca. ¿De donde habrá salido esto? ¿Cuanto tiempo lleva ahí?

- El abono transportes. Su color rojo, me recuerda lo viejo que estoy. Tambien hay un par de tiquets caducados del mismo. Debería tirar la funda, que está a punto de romperse.

- El resguardo de un billete de Autobus de Norhthampton a Leamington Spa. Del viaje que hice en Diciembre a ver a Laura.

- Publicidad de un Kebab de Moncloa. ¿Comida sana? por 3 euros ¿Qué más se puede pedir?

- Un carné de conducir. La foto de este tipo se parece a mi, pero no logro recordar cuanto tiempo hace que tuve tanto pelo.

- Un taquito de post-it's (¿Es ese el plural?). En la primera hoja hay algo garabateado. Creo que es una dirección de email, pero no recuerdo de quien es.

- Una entrada de cine para ver "Las dos torres" de la segunda vez que fui a verla. ¿O era la tercera?

- Una participación premiada de la lotería de navidad de este año. No, no soy rico, pero me tocaron 50 euros, que me vinieron muy bien para darme un par de caprichitos.

- Una tarjeta electrónica, monedero, visa-cash y no-se-cuantas-cosas-más de la Universidad Complutense de Madrid, que no he usado jamás.

- Una factura rota de la última recarga del movil, que en estos momentos, se va a la basura.

- Una moneda de 2 libras esterlinas.

- Un billete de 5 euros y otros 4 euros y medio en quincalla. Una fortuna, vamos.

Mi cartera, en estos momentos, no está muy llena. Se parece a mi vida, me temo.

Posted by Towsend at 27 de Febrero 2003 a las 11:54 PM