Un programa desde abajo para converger en las municipales

Las pasadas elecciones europeas nos dejan una conclusión: por primera vez  si el escenario no cambia, parece aritméticamente posible para lo que se ha venido llamando la “izquierda transformadora” gobernar tras las próximas elecciones municipales en una enorme cantidad de municipios, incluidas las dos grandes ciudades. Digo aritmeticamente porque políticamente todavía no tenemos claro como alcanzar ese gobierno. Desde aquí y pensando en mi realidad militante más cercana,  intento desgranar lo que para mi sería mi propuesta ideal.

Lo primero que veo es que un proceso de convergencia para las municipales no puede ser un proceso solo de siglas, tiene que ser un proceso de convergencia de personas ,de movimientos sociales  con el trabajo y el apoyo de las siglas. Esto necesita algo fundamental, generosidad y altura de miras. Hace falta generosidad porque la gente llamada a converger venimos de tradiciones y experiencias  militantes muy diferentes (o incluso sin ellas), algunas ni siquiera se identifican con la etiqueta “izquierda transformadora” aunque defiendan un programa muy similar. Hace falta altura de miras porque van a existir conflictos tanto dentro de las organizaciones y los movimientos sociales que participen, como en el propio proceso de convergencia, y va a ser necesario no perder de vista el objetivo, que queremos ganar.

Considero que antes de ponerse a hablar de listas, primarias abiertas, cerradas, medio pensionistas, frentes programáticos o acuerdo postelectorales, es necesario que todos aquellos y aquellas que queremos converger clarifiquemos y especifiquemos el objetivo común y esto se hace mediante un programa.

En Izquierda Unida (y también en otras organizaciones llamadas a converger)  tenemos una gran trayectoria de elaboración colectiva programática, no solo de cara a las elecciones municipales sino también de cara a construir los programas  para elecciones de ámbitos superiores. Muchos movimientos sociales también tienen una gran experiencia de elaboración colectiva, no de programas electorales (puesto que no se presentan a elecciones), pero sí de propuestas políticas.

Esta experiencia es una fortaleza  pero no es suficiente si no somos capaces de implicar a la mayor cantidad de colectivos, organizaciones y personas que comparten con nosotros y nosotras los cinco puntos irrenunciables  de los que hablamos en otro post anterior.
Implicar a estas personas necesita explorar nuevos métodos de convocatoria y también de generosidad a la hora de organizar el proceso. En esta línea la propuesta de metodología a adoptar sería la siguiente:

  1. Iniciar una ronda de contactos con todas las organizaciones, colectivos y activistas que consideremos que pueden compartir los 5 puntos con el fin de debatir con ellas/os  los 5 puntos y plantear la posibilidad de organizar una asamblea para conformar un grupo promotor que tenga como objetivo terminar de cerrar  los 5 puntos, y  acordar tanto una metodología como un calendario compartidos para la elaboración de un programa que estaría basado en los siguientes principios:
    1. El papel de todas las personas, colectivos y organizaciones como coimpulsores del proceso. No es el proceso de nadie, sino el de todos y todas.
    2. Una metodología que congenie la gestión colectiva y horizontal del proceso con la necesaria operatividad.
    3. El objetivo de crear un programa basado en plantear un modelo alternativo de ciudad al actual.
    4. La propiedad colectiva y el derecho de uso del trabajo realizado de todas aquellas personas implicadas en el proceso de elaboración para cualquier iniciativa futura, siempre y cuando se basen en el respeto a los cinco puntos básicos y se haga mención a que es fruto de esta iniciativa.
    5. El derecho de cualquier organización, persona o colectivo a abandonar el proceso si así lo desea en cualquier momento y la inexistencia de compromisos futuros de carácter electoral.
  2. Además de la metodología en esa asamblea, se fijarán unos ejes temáticos relacionados con los cinco principios alrededor de los que se vertebrará la construcción del programa.
  3. Fijada la metodología se realizará por parte de todos los integrantes del grupo promotor una convocatoria de asamblea amplia en la que se deberá ratificar por parte de todos los asistentes la metodología, el calendario, y los ejes de trabajo. Una vez realizado esto e incluído las aportaciones se comenzará el trabajo.

¿Por qué congeniar  gestión colectiva y horizontal con operatividad? Aunque el calendario deberá ser fijado por el grupo promotor y ratificado por la asamblea de participantes, es necesario entender que el marco temporal debe situarse entre Septiembre y Diciembre de este año para dar tiempo a posibles posteriores fases. Además los procesos tremendamente largos y sin resultados visibles terminan desalentando a quienes participan.

¿Por qué un modelo alternativo de ciudad?  Porque el problema que viven nuestros municipios y la situación a la que han llegado no es fruto solo de una mala gestión, es fruto de un modelo de municipalismo y un modelo de ciudades que se ha demostrado desastroso.

¿Por qué la propiedad colectiva del programa y por qué el derecho a abandonar el proceso en cualquier momento? Afrontamos este proceso de convergencia en un contexto en el que razonablemente todos los actores llamados a converger tenemos nuestras reticencias y nuestros miedos. La hoja de ruta que tracemos debe por un lado ofrecer un espacio de comprensión y de seguridad frente a estas reticencias (nadie se va a ver obligado/a a aceptar nada), al tiempo que crea mediante el trabajo colectivo un marco que nos permita superar esas reticencias y miedos.

Con alguna gente que he comentado estas ideas me dicen que es una hoja de ruta que está demasiado abierta, obviamente yo tengo en mi cabeza cuestiones más concretas, por ejemplo al fijar los ejes de trabajo debería  trabajase en grupos de trabajo a ese respecto  y luego llevar lo elaborado al plenario de la asamblea para terminar de elaborarlo y aprobarlo.  En función de cuanta gente participara , podría ser necesario incluso, que algunas personas de esos grupos elaboraran de manera colectiva pequeños documentos base sobre los que centrar el debate y la elaboración. Pero entiendo que otras personas pueden verlo de otra manera y que formular una propuesta tan cerrada puede generar rechazo y que el espacio al que llevar estar propuestas sería ya el grupo promotor y la asamblea.

Espero  que el post os resultara interesante y espero vuestros comentarios para mejorar la propuesta.

 

email

2 Comments  to  Un programa desde abajo para converger en las municipales

Leave a Reply to Megan Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *