recetas

now browsing by tag

 
 

Votantes a la cospedal

Ingredientes:

  • Una crisis económica y de régimen.
  • Tres sueldos de origen público y la presidencia de una Comunidad Autónoma
  • Un escándalo de corrupción casi sin precedentes.
  • Un presidente metido en un bunker.
  • Unos votantes medios del Partido Popular (5-6 en la escala ideológica del CIS)
  • Una ILP con más de un millón y medio de firmas y un 90% de apoyo en las encuestas
  • Una peineta.

Asumimos una presidencia de una Comunidad Autónoma y desde el primer momento recortamos en todo lo social que se nos ocurra, sanidad, educación, dependencia, y por supuesto eliminamos completamente los salarios de los representantes en el Parlamento al tiempo que cobramos tres sueldos de origen público.

Ponemos a cocer a fuego lento un caso de corrupción interno del partido en un puchero que intentamos tapar con mucha fuerza para que no se salga ni una pizca. Cuando el fuego aumenta de potencia, el caso rebosa y el puchero salta por los aires, comienza a  añadir de forma constante  todo tipo de declaraciones que le darían vergüenza ajena hasta  a tu madre, que enseñaba a tus parejas ,con mucho orgullo, tus vídeos de las obras de teatro infantiles donde te vestían de patito y bailabas descoordinadamente hasta tirar a algún compañero del escenario.

Durante toda este proceso ve sazonando la crisis económica y de régimen con un Presidente del Gobierno y del Partido escondido en un bunker del que no se tienen pruebas de vidas fehacientes porque en sus comparecencias a través de la televisión de plasma se olvida de enseñar la portada de “La Razón” de ese día.

Prepara un lecho con los pliegos de la ILP firmados por los ciudadanos y como seguro que te han sobrado algunas de esas declaraciones tan ingeniosas  añádelas. Aquí te dejamos algunas ideas como llamar Nazis a quienes defienden la iniciativa de forma pacífica.  o en la previa a pasarte por el forro la citada ILP (paso fundamental para que la receta salga bien) haz otras declaraciones cargadas de empatía algo  como que tus votantes se aprietan el cinturón antes de dejar de pagar la hipoteca 

Finalmente en el lecho de la ILP denegada,  sirve la crisis,  tus recortes y los casos de corrupción,   en una fuente de plata ( encadénala a la mesa no sea que te la robe la chusma), y dáselo de comer a tus votantes en las anteriores elecciones generales (ocúpate de que se coman hasta la última brizna no sea que vengan los perroflautas  nazis a comerse las sobras) . Justo después, ponte la peineta y prepárate para disfrutar de un magnífico banquete, ha llegado el momento tan esperado, sí, el de comerte a tus votantes, pero ten cuidado que se indigestan.

 

 

 

Puré de guisantes militante

Ingredientes:

  • Unos militantes tiernecitos
  • Varias toneladas de carteles, panfletos y litros de cola
  • Un proceso de movilización constante
  • Una crisis de régimen
  • Un proceso asambleario interno

Ponemos a remojo de cola , panfletos y carteles a unos militantes preferiblemente tiernecitos. Se debe hacer mucho hincapié en su obligación a pegarlos y repartirlos todos, porque los militantes veteranos ya lo hicieron en su momento, por lo que ahora no tienen obligación de hacerlo.

Se inserta a los militantes en un contexto de movilización constante, dejando muy claro que las movilizaciones de los sindicatos mayoritarios son buenas (independientemente de su contenido, y de las decisiones que tomen a posteriori), y las de los nuevos actores políticos depende: si son masivas, podemos llevar nuestras banderas y tienen buena prensa están “bien”, y sino son antipolítica y no las apoyamos.

Sin interrumpir la movilización, en otra cazuela ponemos a cocer un proceso asambleario interno, si se puede iniciar simultáneamente dos o más procesos de niveles territoriales diferentes muchísimo mejor, que se pongan las pilas.  Presentamos varios documentos políticos y organizativos  para que se los lean y les prohibimos organizar reuniones de trabajo sobre ellos en sus propios espacios, que donde se debaten esas cosas es en las asambleas de los mayores.

Deja que esos militantes se cuezan en sus propias enmiendas, madrugones para ir a reuniones obviamente conspiradoras y destructivas, en sus  trasnochadas para curar la astenia (un síndrome que se han inventado solo para justificar sus orgías)  y sus contubernios  judeomásonicos transpirenaícos por el  guaasap ese. No te olvides de recordarles que donde hay que estar es en la calle cada vez que organicen un acto de debate o formación interna (después vete a presentar un libro al Ateneo).

Al llegar la asamblea ríñeles por el gran número de enmiendas presentadas, trata de agruparlas para que se voten en bloque, que  estos tiernecitos no nos van a tener aquí para  discutir todo el día y desprecia sus posicionamientos en cada debate.

Pasados unos meses busca un cargo público que se cague en las enmiendas que lograran aprobar y riñeles de nuevo cuando exijan que se cumplan los acuerdos.

Si terminado este proceso no tienes un buen puré de guistante de militante, es que te equivocaste al escogerlos, que o no son guisantes, o no son tiernecitos. Cuidado con intentar comértelos porque lo mismo se te atragantan.

 

 

 

 

 

 

¿Cómo me cocinaron?

Ingredientes:

  • 10 kilos de ¿Y por qué?
  • 3 toneladas de suerte al haber podido vivir muy distintas experiencias
  • 1 Licenciatura en Ciencias Políticas y de la Administración
  • 1 Tésis doctoral que algún día terminaré
  • 1 tazón grande de humor
  • 1 pizca (a veces dos) de mala leche

Comenzar un blog con una presentación siempre es complicado y en formato receta más (podría saltarme este paso no presentándome, pero igual queda feo). El primer ingrediente es el inconformismo crónico: desde muy enano, aceptar el estado “natural” de las cosas me ha costado mucho, y recibir un “porque sí”, “porque yo lo digo” o “porque me sale de los huevos” a la pregunta de ¿Y por qué? nunca me ha terminado de convencer, llamenme loco y además tampoco he encontrado nunca a un gallego que me pregunte ¿Y por dónde?

La sensación más o menos definida de que algo falla en este mundo me ha acompañado siempre (espero que no sea grave, doctor), y tengo la sospecha de que algo falla porque una secta de monos con metralleta nos gobierna secretamente, si no es así, hay demasiadas cosas en este mundo que no me logro explicar. Esa sensación me ha llevado a militar en distintos colectivos, asociaciones, partidos, grupúsculos, y no descargo alguna secta sin que yo llegara a enterarme, buscando un espacio donde me sintiera cómodo y que perdura (y a ser fan de la vida de Bryan). Este camino me trajo hace 4 años a Izquierda Unida, donde he encontrado a grandes compañeros y donde he peleado y peleo por convertirla en la herramienta que necesitamos (otro tema  es que si nos van a  dejar).

 Otra cosa que seguro que me define es la tremenda suerte que he tenido de vivir diferentes experiencias, conocer a gente muy diversa, y haber disfrutado mucho con lo que he hecho (porque con lo que no he disfrutado he terminado dejándolo). Me he dedicado a muchas cosas: educación no formal, montaje de vídeo y audiovisuales, investigación social, intermediación laboral, asesoría y consultoría y todavía faltarían cosas, algunas de ellas que en un futuro serán material clasificado. Pero no sólo he tenido muy diferentes experiencias en el mundo laboral, también en lo personal: gracias a que accedí a la Intenné hace muchos años he conocido a gente muy diferente y he podido compartir mucho con ellas, algunas siguen hoy en mi vida, otras me acompañaron un trecho y otras espero que no estén enterradas junto a una Checoslovaca, y si lo están quiero que quede claro que yo no he sido.  También he tenido mucha suerte, pudiendo viajar, algo que cuando puedo sigo haciendo y que cuando no puedo, pues me jodo.

 Me terminé licenciado en Ciencias Políticas y de la Administración de un amplio abanico de carreras que me tentaban. Frente a quienes no saben para que sirve, o aquellas que deben ser llevadas a un campo de reeducación maoista porque creen que es para ser presidente del gobierno, puedo decir que me ha ayudado mucho con mis ¿Y por qués?, y que hoy ,más que nunca, es necesario poder responder mucho a esa pregunta, porque tenemos un carajal montado de cuidado y ya va siendo hora de que algunos respondan a algunas preguntas y si no quieren o no puedes, encontremos nosotros las respuestas.

Tengo una tesis doctoral a la que me dedico durante el tiempo que mi trabajo y el activismo político me dejan (osea en los últimos 6 meses prácticamente nada y espero que mi director no esté leyendo esto) . Soy uno de esos investigadores que ven como su trabajo es despreciado en este país, y que todavía no ha decidido marcharse fuera (tampoco sé si me querrían). Aun así, algún día la terminaré, porque la ciencia es el mejor método que hemos encontrado para ponernos de acuerdo sobre la realidad (por detrás del jugárnoslo a patadas en los cojones y empiezo yo) y para dar respuesta a la pregunta eterna… ¿Y por qué?

 Haber vivido muy distintas experiencias y sabiendo que el saldo es muy positivo , también me ha llevado a vivir mis cosas duras (que yo sepa ninguna subida a you tube). Lo que siempre me ha ayudado tanto a disfrutar lo bueno, como a sobrellevar lo malo es tener un gran sentido del humor, y disfrutar de todo tipo de humor;del tontorrón, del currado, del ácido y del negro, no me fío de nadie que no tenga sentido del humor . El humor es algo que me arrancarán de mis frías y muertas manos, porque disfrutar con cualquier cosa que se haga. es algo esencial de la vida.

 Y por último la mala leche, que es posiblemente una derivación del humor. Un cierto gusto por algo de malicia, (soy hermano pequeño, así que me programaron biológicamente para ser un cabroncete) ,porque a veces hace falta que las cosas además de disfrutarlas nos piquen un poco.

Y ahora, veamos que cocinamos con estos ingredientes.