Protego Ergo obligo es el cogito ergo sum del estado

Protejo luego obligo es el pienso luego existo del estado. Eso me dijo Juan Carlos Monedero, profesor de la Universidad Complutense de Madrid en la asignatura teoría del estado
Esta frase, que parece tan ajena viene a decir, que la razón última por la que las personas nos sometemos al estado, por la que seguimos sus indicaciones es porque de alguna manera sentimos que nos protege, que nos defiende. Es por ello por lo que muchas personas observan las leyes, incluso muchas con las que no están de acuerdo, pagan sus impuestos, votan en las elecciones o por lo que aceptan sin rebelarse que el estado use la coerción o incluso la violencia en formas que van desde las multas a la privación de la libertad pasando por el uso de dósis más o menos altas de violencia.
Pero esta fórmula, no nos ha traido el mundo que se suponía nos iba a traer, el mundo más justo o mejor, y además abre muchas incognitas, tanto sobre el concepto de proteger como el de obligar. Sobre proteger nos lleva a preguntarnos ¿proteger a quién? ¿Al rico y al poderoso o al pobre y desfavorecido? ¿De qué se nos debe proteger? ¿Y como se decide de lo que se nos debe proteger? ¿Cómo se nos protege? ¿Previniendo? ¿Castigando? ¿Controlando? ¿Hasta dónde se nos protege ? ¿Puede llegar el momento de que seamos protegidos aunque no queramos ser protegidos? y muchas otras más. Proteger además responde a la parte más bonita o popular del estado ,la de los derechos y libertades, derechos y libertades que durante toda la trayectoria del estado moderno han ido ampliándose al menos de forma nominal.
Obligar también nos hace preguntarnos muchas cosas ¿ ¿A qué tienen derecho el estado y la sociedad a obligarnos? ¿Cómo nos obligan? ¿Mediante violencia física? ¿Mediante el miedo? ¿Mediante lo que algunos llaman la educación -programación? ¿Con qué legitimidad hace todo esto? Esta parte responde a lo menos popular, a las obligaciones y al poder coactivo del estado.
Otra cuestión muy interesante es la redifinición del papel de estado en la gestión de estas cuestiones pues de un tiempo a esta parte, este se ha ido retirando y han surgido todo tipo de actores privados, no solo empresas sino también movimientos sociales que junto o frente al estado reclaman gestionar las cosas de una forma distinta a la que hasta el momento se había hecho. Pero esta cuestión genera preguntas similares que giran en una órbita muy similar ¿Es mejor que los servicios públicos ahora son gestionados por las empresas? ¿Puede o debe el sector privado satisfacer determinadas necesidades que hasta ahora son reconocidas como derechos? ¿Podemos las personas llegar a acuerdos sobre materias que hasta ahora dirimia el estado?. Esta órbita es la de una tensión que aun existe entre la libertad de acción individual y las necesarias regulaciones de la vida colectiva.
No sé por qué, son estas cuestiones las que constantemente me termino encontrando en los debates sobre todos aquellos temas que me interesan y sobre los que tengo oportunidad de hablar con muchas personas:
La actualidad política, los derechos sociales, la educación no formal, los conflictos y su resolución,la identidad y la cultura, las relaciones internacionales, la economía, los procesos de exclusión social, la privacidad, el control que ejerce el estado y las multinacionales de la información y de las nuevas tecnologías así como un larguísimo etcetera y que serán los que irán apareciendo en este blog a lo largo de su camino.
Espero que este post no asuste a quien entre pensando que va a ser un blog excesivamente teórico o de una densidad infame, espero hacer las cosas accesibles y amenas y sino lo hago siempre tenéis los comentarios para darme un capón.
Salud! y espero que os quedéis.

email

2 Comments  to  Protego Ergo obligo es el cogito ergo sum del estado

  1. Ricardo says:

    Bueno amigo, espero poder acompañarte en estas conversaciones sobre el Estado y la global posmodernidad.
    Sobre este inicio no sé si polemizar, puesto que es tu de claración de intenciones y eso no es opinable, a mi parecer, es la libertad personal en su máxima expresión, además la comparto (creo).
    Guardaré mis comentarios y mordacidades para cuando haya menos preguntas y más premisas.
    Un abrazo y sigue adelante.

  2. Tercios says:

    Huelo a blog jugoso…
    Me pasaré a olfatear periódicamente.
    Mucha suerte y un abrazo.

Leave a Reply to Ricardo Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *