Los objetos como actores sociales

Recientemente, he tenido que mirar, por temas de trabajo, artículos relacionados con una teoría llamada del actor red.
La teoría, la verdad, es que es interesante, aunque tiene dificultades para sacarle aplicaciones prácticas, ya que sobre todo se mueve en el ámbito de la creación del conocimiento o al menos lo que yo he leido, no obstante tiene un postulado central bastante curioso y es en relación a la tecnología:
La teoría del actor red reivindica la paridad de importancia ,a la hora de realizar estudios sociales, de los componentes humanos y tecnológicos, es decir que a la hora de estudiar procesos sociales por parte de los sociólogos se tenga en cuenta no solo a los humanos sino también a los objetos como elementos fundamentales en sí mismos y no solo como acompañamiento o como factores que influyen en lo humano.
La verdad, es un concepto curioso y complicado, con el que no necesariamente se puede estar de acuerdo. Aceptar esa premisa, podría ser visto como humanizar a los objetos o cosificar a los humanos y eso es algo que los seres humanos no llevamos muy bien, puesto que nuestro pensamiento está centrado en nosotros, como dominadores del mundo, e igualarnos a cualquier cosa nos produce un cierto malestar. Interesante sería analizar que significado tiene ese “nosotros” en nuestro imaginario colectivo, pero eso mejor para otro post.
Aquí no voy a tratar de defender si la teoría es cierta o no, entre otras cosas porque no la conozco lo suficiente, pero ayer caí en una cosa curiosa:
Me considero una persona que tiene una gran red social, gracias al eclecticismo al que me refería en el anterior post. He conocido a mucha gente de muy diversos ámbitos y siempre que ellos o yo hemos necesitado algo no he dudado en tirar de la red, sin embargo hace poco he perdido mi telefono móvil donde guardaba todos los números de teléfono de esas personas que he ido conociendo en los últimos ocho años. Durante dos semanas, estuve practicamente incomunicado a la par que desorientado temporalmente porque desde que tengo móvil no uso relog, pero eso es más o menos temporal, para mi, lo importante en relación a este tema es que pensando en la tarea de reconstruir mi agenda, me di cuenta que había una parte de ella que sencillamente me era imposible de reconstruir al menos en el corto plazo.
Los amigos que ves todas las semanas o todos los meses, los compañeros actuales de trabajo y los familiares son fáciles, mantienes un contacto más o menos regular con ellos así que es fácil que contacten contigo y en ese momento les pides su telefono, o incluso te lo sabes de memoria.
Pero hay una parte de la red, con la que el contacto es como poco ocasional, viejos amigos, antiguos compañeros de trabajo, antiguos jefes y un largo etcetera de conocidos que también formaban parte de ella, con quienes la posibilidad de comunicación se ha cortado y la cual puede ser muy dificil de restituir. En esos casos ,pueden aparecer herramientas de redes sociales como facebook o de mensajería instantanea, que en muchos casos permiten a sus usuarios encontrar o contactar a viejos compañeros de estudios o de trabajo, pero no olvidemos que, también son objetos.
A donde quiero llegar, es que analizando esto que me ha sucedido, me pregunto si no tendrán una cierta razón los teóricos del actor red, y la tecnología tiene un papel más activo que el de ser un factor o un condicionante más dentro de nuestras relaciones sociales.
¿Qué pensáis?
Salud!

email

4 Comments  to  Los objetos como actores sociales

  1. Ricardo says:

    Creo que la rspuesta no es u sí o un no. La tecnología puede llegar a ser un actor, pero depende del ámbito y de las conductas d elas personas. Si dejamos que nuestra dependencia de ella se expanda sin controles y prevenciones, es muy probable que las tecnologías lleguen incluso a tomar decisiones sobre nuestras vidas. Como caundo una determiada tecnología se convierte en criterio de selección de personal para una organización. Es decir, se dejan de lado idoneidades personales para privilegiar aprenidzajes. Sin embargo, es factible cambiar eso, o sea se podría contrtar pesonal con un criterio organizacional y luego enseñarle el uso de la tecnología.
    Creo que es la dependencia la que genera que emerja la tecnología como actor. Por ejemplo, tú podrías haber tenido un respaldo de la información en papel y eso le habría restado importancia la pérdida del móvil. Sin embargo, no conozco mucha gente que haga eso, yo no lo hago. De esta manera vamos retorcediendo en el manejo de nuestrs vidas y la tec ología va heredando esos espacios.
    Un Saludo

  2. Gonzalo Caro says:

    Es una cuestión de competitividad bajo mi punto de vista, no de dependencia. Si yo manejo una determinada tecnología y tú no, soy más competitivo. Si tengo mis teléfonos apuntados en mi móvil, soy más “rapido” que quien los lleva en papel porque en teoría tardo menos, creo que ahí está el germen de la dependencia de la tecnología, y sencillamente no sé si es dependencia o integración como parte de nosotros mismos, eso que algunos llaman la ciborización.
    Salud!

  3. Tercios says:

    Me voy a poner (creo) de parte de Ricardo, la tecnología gana importancia en la medida que nosotros se la damos, en esa competitividad de la que tu hablas el que lo apunta en un papel tiene toda su agenda a su disposición despues de perder el movil sin necesidad de tirar de otro medio tecnologico, es un seguro analógico por así decirlo, se me antoja la situación de un gran apagón, el que a tomado estos “seguros analogicos” tendria un mayor control y capacidad de reacción sin haberse quedado necesariamente obsoleto tecnologicamente.
    Resumiendo mi punto de vista, la tecnologia puede (y quizas debe) estar en armonia con sus contrarios analógicos.

  4. Gonzalo Caro says:

    Yo es que creo que la agenda también sería tecnología y también tendríamos que considerarla de forma similar al móvil, ya que si te roban la mochila y con ella se llevan tu agenda y tu móvil estamos en las mismas. No es una cuestión de nuevas tecnologías vs viejas, es una cuestión de que las herramientas de las que nos rodeamos, viejas o nuevas, sencillas o complicadas, tienen un papel en nuestra vida quizás mucho más importante del que pensamos, y tal vez no son meras acompañantes sino cosas a estudiar en si mismas. No sé si me explico
    Salud!

Leave a Reply to Ricardo Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *