Ley antitabaco

Notese ante este post, que uno es fumador, además fumador de los adictos, de los que reconocen que sienten mono. Ante esta ley anti tabaco se ha liado parda, entre hosteleros, fumadores, y no fumadores, hablando del derecho que tiene cada uno. Que si mi derecho al aire limpio, que si mi derecho a hacer lo que me sale del nabo con mi negocio, que si mi derecho a fumarme un cigarro mientras desayuno y un largo etcetera.
Como pasa en otros asuntos, en democracia todos tenemos muchos derechos, y en ocasiones unos derechos colisionan con otros. Aquí en concreto, en el tema del tabaco hay dos derechos recogidos en la constitución importantes:

Todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral, sin que, en ningún caso, puedan ser sometidos a tortura ni a penas o tratos inhumanos o degradantes. Queda abolida la pena de muerte, salvo lo que puedan disponer las Leyes penales militares para tiempos de guerra.

Se reconoce el derecho a la protección de la salud.

Compete a los poderes públicos organizar y tutelar la salud pública a través de medidas preventivas y de las prestaciones y servicios necesarios. La Ley establecerá los derechos y deberes de todos al respecto.

.
Es aquí, donde se ponen las bases del debate, nos guste o no a los fumadores, está más o menos científicamente demostrado que el tabaco no solo nos daña a nosotros, sino a los de nuestro alrededor, y su derecho a la salud, está por delante del nuestro a fumar. No vale el argumento de ya claro pues porque no atacan los coches, las centrales térmicas, o a mi vecino que se tira pedos. La omisión en un campo no deslegitima la acción en otra.
Ahora bien, existen fórmulas para paliar el daño que se hace al regular los derechos de las demás partes (hosteleros y fumadores) que no se han tomado. La existencia de cubículos para fumadores no lesiona ningún derecho a la salud de ningún no fumador, el que quiere se echa un piti y el que no, pues se queda fuera. Por otro lado, alguien tiene que indemnizar a los hosteleros que se adaptaron a la normativa anterior y que ahora ven como todo eso no sirve de nada, y es muy posible que sea necesario ayudar a algunosl ocales en los primeros momentos mientras se produce esta adaptación y los fumadores somos reticentes a ir al bar. Otro caso es el agravio comparativo entre bares con terraza y bares sin terraza, ya son muchos los bares con terraza que pondrán terraza todo el año con lamparas calefactoras para que podamos seguir echandonos nuestros cigarros.
Una cosa está clara, leyes similares han aparecido en diversos lugares de Europa y en Estados Unidos y no se ha producido un apocalipsis, tendremos que adaptarnos, pero no hay ninguna dictadura de los no fumadores, sino que se protege a quienes no fuman¿Putadón para nosotros los fumadores? Pues sí, para que nos vamos a engañar, igual que con el vino conduciendo ponemos en riesgo a la gente, por mucho que diga un expresidente, fumando también.
Salud!

email

One Comment  to  Ley antitabaco

  1. Ricardo says:

    Se te olvida que alguien debería indemnizar también a los camareros, que tienen tres veces más cáncer de pulmón que el normal de la población española.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *