Las palabras que utilizamos y los consensos

Esta es una copia de un mail que he mandado hoy al programa “En días como hoy” de Radio Nacional de España, me ha salido tal tocho que he dicho: “No lo van a sacar en antena y esto merece la pena”.
Saludos desde Madrid:
He llamado esta mañana pero era imposible, o comunicaba o no me cogíais el teléfono así que os envío mis reflexiones por email y os felicito porque significa que tenéis un inmenso volumen de llamadas.
Me preocupan las palabras que utilizamos para definir las cosas y los consensos en los medios, miles de personas intentando evitar que los parlamentarios entren para aprobar unos presupuestos es un acto de violencia antisistema, un golpe de estado calificado por algunos y aunque sea para desautorizarles, esa idea se repite en los medios constantemente desde ayer. Pero ¿Qué palabras utilizamos cuando un responsable político aparece unos minutos después en vuestro programa diciendo que es necesario un “cambio cultural” porque los empresarios tienen miedo a contratar? Empresarios, muchos de ellos, que con beneficios record en la historia preparan planes de despidos a cargo del dinero público ¿Cómo llamamos a la situación de José Luis Burgos y su batalla contra el Banco Santander? ¿Cómo llamamos a la presencia de presuntos corruptos en listas electorales y a que prescriban las causas contra personas como Carlos Fabra? ¿Cómo llamamos a que sean órganos no democráticamente elegidos por los ciudadanos quienes dicten la política internacional y que los gobiernos atiendan más a sus dictados que a lo que demandan los ciudadanos? ¿O que los ciudadanos de Portugal acudan a las urnas sabiendo que voten lo que voten probablemente no exista ninguna diferencia en la política económica porque estará dictada por la Unión Europea? ¿O cómo llamamos a que la ministra de vivienda en los momentos previos de la crisis dijera que era un magnifico momento para comprar una vivienda? ¿O cómo llamamos a que los tasadores de los bancos sobretasaran los pisos durante la burbuja y ahora no se responsabilicen de ellas “porque el precio de mercado ha bajado”? ¿O a rescatar bancos con dinero público, y que el banco central tenga el precio del dinero en torno al 1% para que estos bancos luego compren con ese dinero la deuda que el gobierno necesita emitir para pagar su rescate? ¿Cómo llamamos a la venta de empresas públicas que gestionan servicios fundamentales como el acceso al agua o el transporte, derecho que mereció la convocatoria del primer estado de alarma de la actual democracia?
Nos golpeamos en el pecho con gran consenso hablando de la democracia, del estado de derecho y del rechazo a la violencia, bien pues he buscado “violento” en el diccionario de la RAE y dice “7. adj. Que se ejecuta contra el modo regular o fuera de razón y justicia.” ¿Alguien cree que todas estas situaciones no están fuera de razón y justicia? ¿Por qué no hay tanto consenso mediático, ni tanto bombo, ni tantos golpes en el pecho ante esta violencia? ¿Porque quizás es difícil sacarlas en una foto, en un titular, en un eslogan? o ¿Porque quizás es la violencia que ejercen los que pagan el sueldo de muchos periodistas y tertulianos?.

email

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *