El #15M y la necesidad de ejercer el poder

Durante la primera semana de las protestas del #15M, participé todo lo activamente que pude en las movilizaciones y protestas, consideraba que una ciudadanía movilizada, que ocupaba el espacio público, y se rebelaba ,con enorme éxito, una tras otras contra todas las prohibiciones que la clase dirigente le trataba de imponer a través del aparato del estado en vísperas de elecciones municipales en todo el estado, y de autonómicas en casi todo, era un ejercicio del poder ciudadano tremendo. Pero llegó el 22M y el PP venció en todas las Comunidades Autónomas con mayoría absoluta, revalidó algunas tremendamente dolorosas como Madrid o Valencia, ganó algunas más dolorosas todavía, Seseña, que había sido un ejemplo de dignidad y de compromiso frente a la corrupción y entonces, pasadas las elecciones, la ocupación del espacio público y la simple reivindicación, dejaron de ser un ejercicio del poder para convertirse en algo meramente simbólico.
Cuando hablo de poder, me vale, aunque cabría hacer muchísimas matizaciones la definición de Weber (el sociólogo):

“Poder es]la posibilidad de que una persona o un número de personas realicen su propia voluntad, en una acción comunal, incluso contra la resistencia de otros que participan en la acción”

Desde luego, mis más politológicos lectores me pueden hablar de Maquiavelo, Marx, Foucault, y otros tantísimos teóricos que se han ocupado del poder, pero vamos a quedarnos con esta definición que es bien sencillota y nos vale. Está claro, que para obtener hasta lo que se plantea en el conseno de mínimos es necesario ejercer el poder, es necesario para que realicemos ese consenso aumentar nuestra posibilidad de realizar nuestra voluntad contra la resistencia de las clases dirigentes, que desde luego no tienen ninguna gana de que se hagan las reformas. No quiero ya ni siquiera imaginarme, las ganas que tendrán de implementar esas reformas.
Más adelante Weber, nos diría que el poder es un binomio Violencia + Consenso. Esto quiere decir que en toda relación de poder hay una cierta dosis de violencia ó agresión (o al menos la amenaza de su potencial uso) y una cierta dosis de acuerdo o de consenso entre los actores que se ven afectados por la relación de poder.
Una cuestión que no afrontó Weber (probablemente porque no le hacía falta) es que el poder es “situacional”. No en todo momento y lugar se tiene o se ejerce el poder. Previo a las elecciones del 22-M la ocupación de los espacios públicos, las reivindicaciones e interpelaciones a los partidos, tenían poder, porque los partidos se acercaban a un momento de incertidumbre y de cuestionamiento (unas elecciones) de las que dependía su capacidad de generar consenso en torno a su gestión del poder (cuantos concejales y diputados obtenían) pero ese momento ha pasado, y por tanto la estrategia que antes era exitosa y adecuada ya no lo es. Si el movimiento #15M quiere tener futuro, debe plantearse estrategias para ejercer el poder directamente pues no debe convertirse en un mero movimiento reivindicativo-programático, porque la realidad es que mientras los ciudadanos se concentran y reciben palos, los que han ganado las elecciones, los que han generado consenso, y además controlan la violencia legítima del estado, están preparando la próxima horneada de medidas que recortarán nuestros derechos, que privatizarán nuestras empresas y servicios públicos, y que nos harán un poco más esclavos y menos ciudadanos.

email

One Comment  to  El #15M y la necesidad de ejercer el poder

  1. Anonymous says:

    Muy de acuerdo. Si no vas a realizar una revolución, por lo menos haz una reforma. Actualmente ninguna de las dos cosas es posible con la forma de ejercer su participación que tienen los movimientos de indignados, más allá de las incomodidades de ver chabolas en las plazas no ha pasado absolutamente nada. EL barco sigue rumbo fijo hacia el neoliberalismo conservador.
    Hay cierta ingenuidad o infantilismo en esto de pedir al poder que cambie desde fuera, sin involucrarse en el juego del poder. Sólo el poder cambia al poder.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *