Controladores y el Leviatán

Si yo fuera el leviatán de hobbes, querría que mi cara fuese la de Alfredo Perez Rubalcaba, dándole caña a los controladores aereos, fuerte, duro, inmisericorde. Bueno realmente querría la cara de Chuck Norris, pero eso es imposible, el Leviatán llora cada vez que Chuck Norris se enfada.
La verdad es que esto de los controladores me ha pillado en Portugal, pero en vez de irme en avión me fui en coche, así que no sufrí todo ese caos aeroportuario, no obstante he tenido tiempo para pensar e intentar informarme (misión imposible todo sea dicho).
Y me quedan algunas cuestiones y sin sabores sobre este tema:
1- La actitud del Gobierno me parece la típica de un matón de colegio y no del Leviatán. Durante todo el transcurso de esta crisis económica nos encontramos a un estado que cada vez que los mercados han querido se ha bajado los pantalones. Reforma Laboral, privatizaciones, recortes de prestaciones sociales, dentro de poco las pensiones… ¿Dónde está esa fuerza y esa garra cuando se trata de gobernar la economía y el mercado? Eso sí, cuando 2.000 tipos y tipas la lían parda no hay problema en sacar a pasear los tanques, no hay problema en amenazar con encarcelar a la gente, no hay problema en abusar del que en el fondo no es tan fuerte, para por lo menos sentirnos un poco mejor cuando el matón del instituto vuelva a darnos una paliza y tengamos que darle de nuevo nuestra merienda y hacerle los deberes.
2- La desinformación sobre este asunto es acojonante, tanto que me estoy pensando en escribir al defensor del pueblo. para que garantice al menos en este asunto el cumplimiento del Artículo 20.D (“A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión. La Ley regulará el derecho a la cláusula de conciencia y al secreto profesional en el ejercicio de estas libertades.”) Después de todo este bombardeo de unos y de otros, no sé cuanto cobran, no sé cuantas horas trabajan, si tienen derecho a bajas o no, en definitiva, no sé si son la vanguardia del proletariado oprimido y explotado, o los secuaces de Fu man Chu. Y teniendo en cuenta que se ha producido un periodo de excepcionalidad constitucional, el estado de alarma, tengo derecho a saber si se ha producido por causas legítimas, o si el gobierno tiene alguna responsabilidad en este hecho.
3- Lo que sí que huele bastante mal, es que en un año se regulen por una ley y varios decretos las condiciones laborales de un colectivo, y además que se produzca en un espacio tan corto de tiempo.
4- Aparentemente una de las reivindicaciones de los controladores es que son necesarios más controladores, y la verdad es que esto parece una magnifica solución, porque si hubiese más controladores formados, la capacidad de chantaje de este colectivo se vería mermada, puesto que si no acudes a trabajar, a la puta calle y contrato a otro/a.
5- Se tacha a los controladores aereos de casta privilegiada, seguramente lo son, y posiblemente desmedidamente, no obstante vuelve a ser fijarse en los peces chicos, porque con las ballenas no podemos. Lo que gana un controlador, es una absoluta minucia con lo que se ha robado en la Gurtel, con el agujero que ha dejado la burbuja inmobiliaria, con lo que los bancos ganan todos los años gracias a nuestro dinero y a las inyecciones de dinero público que los dejan sanos y fuertes, es una simple, y absoluta miseria y que queréis que os diga, prefiero que ciertos grupos que cumplen funciones vitales estén privilegiados. No tengo el menor problema en que controladores aereos, personal sanitario, maestros e incluso los muy mal pagados y mal tratados cuerpos y fuerzas de seguridad del estado, (por mucho que no me gusten algunas actitudes, de algunos de sus miembros) estén bien pagados y bien tratados, incluso privilegiados. Eso sí, a cambio les exijo lo máximo (y de eso podemos hablar otro día).
Para añadir un cierto puntillo, dejo aquí el régimen económico de los miembros del Congreso de los Diputados . Y ese es el régimen de los del congreso (que son 350, sumemoslé los 264 del senado, más los diputados de 15 autonomías, por ejemplo la asamblea de la la Comunidad de Madrid cuenta con 120 igual no nos cuesta mucho encontrar a otros 2.000 privilegiados a los que aplicarles el estado de alarma). Comentándolo con un amigo, me contaba el cotilleo de que una vez, una persona que accedió a la condición de diputado autonómico, al ver su sueldo expresó: “No me extraña que la gente se mate por ser diputado”. Pensad en esto la próxima vez que veáis una intervención de Gaspar Llamazares en el Congreso y esté todo el hemiciclo vacío.
En fin esto de los controladores me parece un carajal, los distintos gobiernos de nuestra democracia lo han gestionado mal, y han hecho un despliegue de fuerza y un desgaste en un asunto que una vez ha explotado si era muy importante y urgente, pero que se podría haber gestionado de otra manera desde mucho antes, y haber dedicado todo ese esfuerzo a lo que de verdad importa, que es recuperar el control de los mercados y acabar con este sin sentido.
Lo dicho… miserias…
Salud”

email

One Comment  to  Controladores y el Leviatán

  1. Towsend says:

    No encuentro el botón de “me gusta”.

Leave a Reply to Towsend Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *