Arriba fumadores de la tierra

En pie adicta legión, Atruena la razón en marcha, es el final del mono.
A la luz de los debates sobre la ley anti tabaco uno se plantea que sería necesario cambiar la letra de la internacional. Es soprendente el fervor con la que los fumadores y los hosteleros se oponen a la nueva norma. Gritos en la calle mientras se fuma llamando a la revuleta de los hosteleros, agrias discusiones entre fumadores y no fumadores con altísimas discusiones sobre los derechos de unos y de otros y uno piensa que quizás el error de la izquierda en el pasado fue no ponerle componentes adictivos al Estado del Bienestar y no haber contratado publicitas tan buenos como los de las tabacaleras, que asociaran la palabra libertad y bienestar de una forma tan buena a nuestro producto.
Ni con la reforma laboral, ni con las pensiones, ni probablemente con la Guerra de Irak vi tanto movimiento, tanta pasión en unos y otros, y me llena de una mezcla de preocupación y extrañeza que algo así sea capaz de movilizar de tal forma a la población. Encuentro pocas explicaciones, y ninguna me gusta. La que más acertada me parece es que hoy día, en la mente de la gente está la idea del derecho y la libertad de consumir, a consumir libremente, donde,cuanto, como y cuando quiera.
Dicen que el problema que tenemos en la izquierda es que no hablamos en los términos de la mayoría, que nuestro discurso está desfasado, lo que yo me pregunto es ¿Se puede seguir siendo de izquierdas y defender una lógica de consumo así? Si no se puede ¿Cómo cambiamos el chip? ¿Cómo convencemos a quienes están dispuestos a movilizarse y a luchar por su derecho a fumar, que es más importante su derecho a jubilarse si es que el cancer de pulmón le deja?.
Me voy a fumar un piti, a ver si se me ocurre algo.
Salud!

email
« (Previous Post)
(Next Post) »

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *