April, 2013

now browsing by month

 

Picadillo de “nueva” promesa política

Ingredientes:

  • Una nueva promesa política,
  • Uno o varios lideres momificables con muchas ojeras.
  • Una crisis de régimen y del régimen del partidos.
  • Unos cuantos ”anti régimen” que quieren ser régimen en lugar del régimen.

Cogemos a una nueva promesa política ,a veces puede no ser tan nueva, puede llevar siendo diputado los últimos 10 años, pero si andas corto y la presentas bien, puede pasar como“nueva” (Como ejemplo extremo está el caso de Rosa Díez, pero no lo recomiendo).

 Lanzamos a la promesa a la opinión pública, tenemos muchas opciones:

Desde un casual vídeo que se convierte en “viral”, pasando por una primera y estelar aparición en un programa donde lo pete y sea lanzada al estrellato, a la estrategia submarino: es decir ,que poco a poco emerja en los medios y redes sociales. Esta última es muy buena si la promesa no es tan “nueva” porque dará menos el cante. Es como tu cuñao, que poco a poco, año a año, sin que te enteres se va haciendo el amo del cotarro en la cena de navidad, hasta sin saber por qué, acabáis toda la familia cenando en su casa y cantando karaoke todos los años porque es una tradición, cuando vosotros erais de cenita en casa y especial de Jose Luis Moreno.

 Ahora cogemos a esa nueva promesa y la ponemos junto a un líder de toda la vida que sea momificable (por momificable me refiero a que parezca que pudiera haber sido delegado sindical en la construcción de las pirámides) . Que tenga ojeras es importante, son toda una seña de identidad de los líderes del régimen. Con esto lograremos que los futuros comensales empiecen a salivar solo por comparación y que tengan mucho más apetito.

 Ahora ponemos a la nueva promesa en la batidora ,o en el partido que es lo mismo, y lo ponemos a la velocidad que la crisis vaya evolucionando. Para evitar que el nuevo lider salga “despedido” de esa batidora, añadimos poco a poco compañeros de partido declarados abiertamente renovadores, pero carentes de cualquier capacidad para generar liderazgo, y que en el fondo quieran ser régimen en lugar del régimen. Es importante que se peguen bien a la nueva promesa con la esperanza de ascender con él .Con eso le darán consistencia y lo amarraran bien.

 A todo esto le ponemos un topping de medios de comunicación famélicos necesitados de audiencia como sea.

Ahora solo es esperar y repetir el proceso interno del partido para tener tu picadillo de nueva promesa que presentar a las próximas elecciones. Eso sí, cuidado, porque si la nueva promesa resulta ser más correoso/a de los esperado, igual se carga la batidora y la manda a tomar por culo.

 

Tres tareas dentro de las organizaciones para un proceso constituyente

Publicado originalmente en Crónica Popular el 27/04/2013

El viernes pasado asistí a una interesante charla-debate organizada por Jóvenes de Izquierda Unida de la Comunidad de Madrid. El acto trataba sobre el papel que debe tener la juventud en el proceso constituyente que Izquierda Unida defiende, y por el que muchos otros colectivos también se están movilizando y trabajando.
Sin extenderme demasiado, planteé tres cuestiones, en mi opinión fundamentales:

En primer lugar debemos acabar con la “socialización en la derrota” de nuestros compañeros y compañeras: Perdimos la Guerra Civil, siendo generosos empatamos en la Transición y nos la ganaron en los penaltys, y desde entonces hemos ido encadenando derrota tras derrota electoral (unas veces, dulce, otras veces amarga). Esto ha generado a muchos compañeros y compañeras el convencimiento de que no vamos a ganar jamás, y que a lo más que podemos aspirar es a movilizar un poco hacia nuestras posturas a la izquierda del sistema. No vamos a tener una oportunidad como la actual para dar un giro a este país en muchos años y no podemos desaprovecharla.

Seguir leyendo

Sindicalismo a la walkingdead

Ingredientes

  • Una  transformacion de la estructura empresarial y productiva
  • Una no transformación de la estructura sindical
  • Un pacto social durante la burbuja económica
  • Una crisis económica brutal y de confianza de los trabajadores
  • 2 toneladas de pegatinas y banderas de EL sindicato.

Ponemos a macerar durante 30 años la estructura empresarial y productiva de un país, pasamos de un modelo de grandes empresas , algunas de ellas públicas, a un modelo de pequeñas y medianas empresas atomizadas y con muy pocos trabajadores.

Al mismo tiempo metemos la estructura sindical durante 30 años e  un congelador. La temperatura adecuada son  unos -10ºC  para que se mantenga inalterable.

Ahora ponemos una burbuja económica en el horno y vamos añadiendo tacita a tacita un caldito de pacto social  mientras los salarios de los trabajadores con contrato crezcan con el IPC o por encima del IPC . Condena algunos efectos adversos como la falta de acceso de la vivienda de la población, el fracaso escolar  el deterioro orquestado del sistema público de educación, la mierda de modelo productivo, la precariedad laboral juvenil… Pero oye no dejes de echar tacitas de caldo de pacto social.

Al reventar la burbuja económica dentro del horno, el caldito de pacto social saldrá disparado para todos lados y dejará hecho todo unos zorros. No te preocupes, es señal que la receta va bien.  Sazona todo con unas convocatorias de huelga general, pero tampoco te sobres , que entonces la receta se puede ir al carajo, y entre medias echa una taza gorda de pacto social (la marca pensionazo funciona muy bien).

Recoge todo el caldito de pacto social desparramado. que habiéndolo dejado por ahí a su aire se habrá solidificado y transformado en una crisis de confianza de los trabajadores.

Ahora mételo todo en el congelador durante 1 año añadiendo un poco más de huelga general cada cierto tiempo. Si ves que te pasas echando huelga general, invita al presidente de la patronal o algún ministro del PP a tus congresos. Cuando te apetezca servirlo, decóralo todo con pegatinas DEL sindicato y banderitas. Y ya está ya tenemos nuestro sindicalismo walkin dead.

——————————————————————

Nota: Os aseguro que me ha costado mucho mucho escribir esta receta, soy un afiliado a un sindicato mayoritario y me produce una tremenda pena ,y muchísima rabia la situación que estamos viviendo. Vamos de culo, cuestabajo y sin frenos, y la cúpula no se da cuenta de que por este camino vamos al desastre. Vamos al desastre por una sencilla razón, porque en mitad de esta crisis los trabajadores y trabajadoras debemos organizarnos, y los sindicatos son la herramienta para hacerlo. No obstante  organizarse para intentar pactar con quien no quiere ,ni necesita pactar, es tontería, organizarse para dar paseos por las calles es tontería, organizarse para seguir haciendo lo mismo que llevamos haciendo desde 2008 esperando un resultado distinto, es locura.

Actualizado 7 de Junio de 2013: Tras un par de sucesos que explicaré en un próximo post he pedido mi baja de ese sindicato mayoritario, esta receta era premonitoria.

 

Periodismo al limón rancio

Ingredientes:

  • Purgas en los medios de comunicación.
  • Becarios
  • Coincidencia constante de los intereses empresariales con los del régimen
  • Publicidad institucional
  • Barbaridades a tuti pleni

 

Comenzamos purgando los medios de comunicación de un país de profesionales, ya sea de elementos  ideológicamente  incómodos , por pura codicia o por  una gestión absolutamente deficiente . Es importante que las redacciones queden vacías de profesionales pagados dignamente por su trabajo y con un mínimo de ética profesional. Si  los cabrones de los trabajadores resisten, si los tribunales te quitan la razón, tu no pares, sigue hasta a acabar con esos bastardos.

Profundizamos en un modelo de medios de comunicación donde los públicos están al servicio del gobierno de turno, incluso modificamos la ley que había logrado un mínimo de avance en esta cuestión. Al mismo tiempo en los medios privados hacemos indistinguible el poder económico de la titularidad de los medios ni te plantees limitaciones, eso solo lo hacen comunistas opresores adoradores del regímenes comeniños.

Ahora que tenemos un buen lecho ponemos periodistas malpagados, con poca experiencia y sin un gramo de ética a buscar la barbaridad más gorda, en el fondo no son dificiles de encontrar, entre la producción propia de algunos representantes públicos y un poco de escritura creativa podemos obtener una gran cantidad . Ojo, el añadido debe ser con mesura, pero de manera constante. Si añadimos demasiadas generaremos empacho y no se podrán apreciar en su máxima expresión, si no lo hacemos de forma irregular corremos el riesgo de que nuestros lectores más fieles continúen abandonándonos.

Ejemplos de una buena realización de esta receta son este “artículo” sobre Vestrynge  (que en su versión original incorporaba “declaraciones” extraídas de una cuenta falsa de twitter y que supongo borrarían después de avisarles por twitter), esta entrevista al Presidente de Ecuador Rafael Correa (verdaderamente magistral), o cualquiera de las intervenciones de  Curri Valenzuela  (que reconozco es mi debilidad, por su toque personal  que hace que el pollo al limón rancio sepa de una manera muy especial).

 

 

Corruptos, Corruptores, y burbuja de la construcción: Más allá de la responsabilidad penal

Ayer desde Izquierda Unida de Majadahonda  organizamos un acto que se llamaba “Corruptos, corruptores y burbuja de la construcción”. Fue un acto muy interesante donde se habló de la burbuja de la construcción  de infraestructuras, la Gurtel en Majadahonda y la Querella a Bárcenas.

Durante el acto surgió una reflexión desde  una de las ponentes que me gustaría rescatar y tratar de ampliar:

¿Son solo corrupción ciertas actuaciones tipificadas en el código penal como el cohecho, la prevaricación, la apropiación indebida…?   Porque entonces ¿Cómo calificamos que un ayuntamiento en el espacio de dos o tres años genere 33 millones de € de déficit? ¿Cómo calificamos que un consejo de ministros se obceque una y otra vez en construir más y más kilometros de infraestructuras de transporte que los expertos nos dicen que no necesitamos? ¿O cómo calificamos los casos de “puerta giratoria” donde el responsable político que privatiza un servicio, termina siendo consejero de la empresa a la que se adjudica?.

Desde luego muchos de estos casos pueden esconder tras de sí alguno de los casos tipificados en el código penal que asociamos a corrupción, pero solo unos pocos responsables políticos  pueden  ser juzgados por estos, mientras que para cometer estas tropelías es necesarias más gente (Por lo menos la mayoría de un pleno o parlamento). Estamos por tanto ante lo que podríamos llamar una corrupción no delictiva, pero corrupción a fin de cuentas y es esta corrupción política la que es endémica en nuestro sistema.

Para intentar atajar esto podríamos crear infinidad de tipos penales nuevos, pero posiblemente no sería la solución, a menos que tipificáramos la inutilidad y el ceporrismo como delitos, entonces seguramente tendríamos las cárceles llenas. Fuera de bromas, el resultado sería saturar nuestros juzgados,  que se usaran los tribunales como arma arrojadiza en la lucha política y  a la larga estas práctica corruptas continuarían.

Si el problema es político, la solución debe ser política. Debemos de plantearnos fijar unas nuevas normas donde la transparencia , la participación, y los mecanismos de control democráticos, incluso de revocación de cargos, sean la piedra angular de las instituciones del nuevo régimen que queremos construir.   Todo lo demás generará, en el mejor de los casos, grandes gigantes con los pies de barro.

Por otro lado, lo mejor que podríamos hacer es empezar por nuestras propias casas, pero eso lo trataremos otro día…