« Agosto 2007 | Main | Octubre 2007 »

Septiembre 23, 2007

Media hora

Desde que he puesto la punta del lapiz en el papel sin haber planificado nada,hasta que he acabado de colorear.

Debería descontar el escaneado, pero como tengo tableta y podía haber dibujado directamente lo dejo.Ha costado más escanear y subir el archivo por FTP que hacer el dibujo en sí :3


Este estilo de dibujo resulta muy fácil y rápido de hacer,calculo que uno más elaborado con fondos y toda la parafernalia podría costar un par de horas como mucho ( y sería por el coloreado, salvo que tuviera que dibujar una carabela). En fín.

Posted by Delfina at 1:25 PM | Comments (11)

Septiembre 22, 2007

"Qué raro, si mi cómic me gusta un montón, porqué no le gusta a la gente?"

Andaba yo pensando que hay una cosa que hacen los japoneses, que en occidente no lo he visto hacer practicamente nunca, a los dibujantes de cómic.

Preguntarse “¿Qué tengo que hacer para que la gente lea mi historia?”

(Wall of Text, Rant) --->)


Por aquí se funciona de dos formas, fundamentalmente: se curra de encargo y dibujas lo que te dicen, o haces tus cosas personales que te gustan a tí.Este último camino es una cosa vista casi como vocacional, en plan “esto no es trabajo, lo hago porque me gusta” y por lo tanto, está condenado –tristemente- al fracaso en el 90% de los casos. Porque lo que suele pasar es que lo que le gusta al dibujante no es lo que le gusta al público en general, y el tebeo no se vende apenas.
No tengo nada en contra de que uno haga lo que le apetezca o le salga de las narices, pero sí que me molesta que después de hacerlo se lamenten de que el mundo no coincida en gustos con ellos y no se hayan vendido miles de ejemplares de eso que tanto les gusta a ellos y que tanto trabajo les ha costado. Lo he visto demasiadas veces salir de los deditos de dibujantes amateurs, no tan amateurs, incluso de editores. Y no es un mal endémico nuestro, aunque lo parezca; fuera también ocurre.

Señoras, señores y señoritas: DOS PIEDRAS.

¿Os habéis preguntado si vuestra historia le iba a gustar a La Gente? Sí, esa masa informe que tanto se desprecia y que consume Narutos y Bleachs y shojazos y películas de acción y de aventuras con muchos efectos especiales, y veían Buffy, y coleccionan figuritas de hadas.
Porque si vais a por las ventas de miles de ejemplares, vuestro público es ESE. A ellos es a quienes les tenéis que contar una historia que les guste. Les dá igual que hayáis invertido dos años o dos minutos, sólo quieren que sea chulo, que les haga pasar un buen rato y que MOLE. Si de paso les hacéis pensar son puntos extra, pero no es imprescindible. Si conseguís que se rían en alto o que lloren, ya podéis dejar de leer esto, que no va con vosotros; si les metéis miedo, pero miedo de verdad…dejad mail de contacto que quiero ser vuestra padawan, en serio.

También puede ser que todo eso os dé igual. Que tengáis una historia dentro y queráis contarla tal cual y sacarla fuera, y hacerlo por vosotros. Eso es muy válido también, claro, pero no esperéis que la cosa vaya a ser un éxito automático. A veces lo que tienes que contar conecta con la gente y a veces no; no es algo que se pueda predecir.

En realidad, NUNCA se puede predecir si lo que estás haciendo le va a gustar al personal o no. Se pueden hacer aproximaciones, claro, eso sí…pero la decisión final la toma el que coge el tebeo, lo abre y decide si se lo compra o no¹. Pero tampoco importa, porque a quien crea sólo para sí mismo no debería importarle que su obra no saliese nunca del cajón de su escritorio. Al fín y al cabo, la persona a quién iba dirigida ya la ha visto, ¿no?

Vamos a suponer que tenemos una tercera vía.Vamos a suponer que somos un dibujante que quiere llevar a cabo sus propios proyectos personales Y que la gente lo lea. Tengo una historia y quiero contártela, y quiero que te guste. Suena bién, ¿no?

En primer lugar, hay que ser honesto con uno mismo y preguntarse si se está al nivel de los títulos con los que se pretende competir. Normalmente los dibujantes de cómic pecan de exceso o falta de autoestima; si crees que eres lo mejor desde el pan de molde y no lo eres, te vas a dar un costalazo; y si no tienes fé en tu trabajo y no te lanzas, nunca verá la luz.
No se trata de compararse con Kishimoto, las Clamp o cualquier otra vaca sagrada, sino de echar un vistazo a LA MEDIA de calidad de lo que se publica. Si crees que podrías hacer algo que no desentonase, adelante. Si no, identifica qué es lo que te pone por debajo y trabaja en ello, hasta que llegues a esa media. Recuerda que tus lectores no son tu familia, ni tus amigos, ni la gente que te hace la pelota en tu blog; son un montón de gente que no te conoce y que sólo van a ver tu tebeo en la estantería, y tienen un presupuesto limitado. TÚ quieres que COJAN TU tebeo.Tienes que hacer que les merezca la pena, ¿no crees? Al menos que les entre por la vista mientras intentas que se enganchen a la historia. Nadie se compra un tebeo entintado con línea peluda y colores fluorescentes de photoshop salvo los chicos de ADLO!, así que ya sabéis. Hay que currarselo.
Vale, tenemos al Posible Lector con el tebeo en la mano. Le hemos hecho picar con un buen dibujo y un aspecto más o menos apetecible; entonces se pone a leer.
Y aquí es dónde se pierden lectores a chorro, así que mucho cuidado. Procurad evitar la tentación de versionar vuestro cómic favorito. Sé que desde el punto de vista del lector parece una insensatez, pero es sorprendente la de gente que se lanza a hacer “su” versión de ése título que les ha marcado. Suele ser señal de autor novato y no supervisado y además influye negativamente en el lector, que percibe la historia como “copia mala de”. Así que mucho cuidadito con superguerreros espaciales expertos en artes marciales, samuráis caídos en desgracia, ángeles y demonios reencarnados y demás fauna. No digo que no se puedan hacer según qué cosas, pero sed conscientes de vuestras referencias y de que los lectores también lo van a notar. Cambiad el enfoque, dadle un giro a los personajes, y si vuestro estilo de dibujo es similar porque aún andáis tras el vuestro propio, no intentéis imitar también la historia. El camino al infierno está empapelado con copias malas de Dragon Ball.

Recordad que esto no es Japón, ni siquiera los USA. Hay muchas posibilidades de que vuestro tebeo se quede en número único, os digan lo que os digan vuestros editores (o más todavía si os autoeditáis). No planifiquéis macrosagas de diez tomos*; los títulos de la Shonen Jump están estructurados en arcos argumentales por algo. Si os fijáis, el primer tomo siempre son historias autoconclusivas; esto es porque es cuando una serie corre más peligro de cancelación, y así se evita dejar colgado al lector en caso de que eso ocurriera.Adaptad la historia a los formatos a los que tenéis acceso, no al revés, o seréis “El autor de las series que nunca se terminaron”.No os engaño si os digo que vuestras posibilidades de publicar diez tomos, incluso cinco, de una misma historia son tirando a escasas. Haced uno con final abierto, y si tiene éxito podréis hacer más…y si no, el lector no habrá perdido nada y tendrá un final para su historia.


Hale, ya basta de pataleta. Próximamente lo de los arcos argumentales y las historias “cortas” en el manga, y cómo cambia el ritmo de éstas a los “blockbusters” (o incluso dentro del mismo título).


¹.- no hago referencia a los scans ni a los webcomics porque son grátis, y siempre se tiene mayor tolerancia por abajo si algo no te cuesta dinero. La gran mayoría de los webcómics no existirían si hubiese que pagar por leerlos, y la gente suele leer más series en scans de las que se compra porque hay cosas que si tuvieras que pagarlas, simplemente no las querrías.

*NO, NO LO HAGÁIS. Lo de Dave Sim es una excepción y lo sabéis ò_ó

Posted by Delfina at 9:35 PM | Comments (8)

Septiembre 18, 2007

Limpiando un poquito

Nada, sólo reordenando un poco la columna de la derecha y metiendo cosillas, circulen :)

Posted by Delfina at 12:10 PM | Comments (2)

Septiembre 9, 2007

Yo pensaba que con calcar a Gokuh valía! (I)

A ver si consigo que no quede muy pedante…

No sé a los demás, pero a mí me gusta, cuando me intereso por un tema, tener a mano material de referencia del mismo. Es una especie de pequeña obsesión intelectual; busco libros, foros de internet, artículos, de todo (teníais que haberme visto cuando me dió por documentarme sobre urbanismo del medievo). Porque, habitualmente, siempre hay alguien que sabe lo que tú quieres saber y lo ha puesto por escrito.

Entonces claro, llegas al punto en que has visto más libros de dibujo de cómic de los que realmente necesitas –porque no nos engañemos, el 90% de los libros de dibujo son todos *el mismo libro*-, has ido acumulando libros de taller de escritura y de guiones de televisión y cine, por eso de la proximidad del medio (y porque apenas hay libros sobre cómo guionizar cómic; si conocéis alguno hacedmelo saber en los comentarios,que yo no he encontrado ninguno especifico) y tienes o has leído los libros de Will Eisner y los de Scott McCloud.

Sólo en estos últimos se llega a hablar de cómo se hace para NARRAR en cómic, y solamente McCloud dedica unas cuántas páginas a las particularidades narrativas del manga. Esto significa que todos los autores occidentales que pretenden tomar prestado algo más que el aspecto estético están solos en el viaje. Se les dice “el ritmo narrativo es más amplio y más cinematográfico; hala, buen viaje y cuando llegues escribe!”,lo que es casi como darles un tonel y una tabla para que crucen el Atlántico a remo. Que no negaré que alguno anda ya por las Azores, más o menos, pero cruzar, lo que se dice cruzar, me parece que no ha cruzado nadie todavía.

En Japón, quieras que no, al menos la figura del editor es distinta en el sentido de que no solamente ejercen como mentores de los autores jóvenes, sino que además, saben lo que hacen*; se puede estar más o menos de acuerdo con el método, pero si la Weekly Jump –por poner un ejemplo muy evidente- es una fábrica de franquicias internacionales creo que se debe en gran parte a los editores, que son los que dicen “esto se hace de esta forma y esta otra”. Pero en occidente los autores que se meten en estos berenjenales están solitos. Y aquí en España concretamente más que solitos están tirados en alguna zona no urbanizada de Almería**.

Total, que el total de material sobre el tema en libros ronda la docena de páginas –entre todo-, no hay ningún Obi Wan a mano para sacarte del apuro y en internet sólo sale esto; yo diría que todo apunta a que estamos un poco jodidos si nos interesamos por el temita de marras. No hay más que hojear cualquier título de estilo manga occidental para ver que si, bueno, más o menos…pero no acaban de pillarlo. Nadie, o apenas nadie, sale airoso en el apartado de cómo está contando la historia, especialmente cuando se empeñan en que “dé el pego como si fuera japonés”. Lo más posible es que sea porque funcionan por imitación y absorción espontánea, en vez de sentarse e intentar ver porqué las cosas se hacen como se hacen, cuándo hay que hacerlas y hasta dónde puedes llevarlas sin que parezca que haces parodia o sin que te la pegues en el intento.

Que conste que ni me creo en posesión de la verdad absoluta, ni me considero mejor que nadie al ponerme a escribir esto; simplemente me he visto en la situación de que no tengo material de referencia, y para calentarme la cabeza yo sola de cara a la pared pues teorizo en público, que tiene el doble efecto de que igual alguien puede colaborar con algo interesante, y tal vez, este rollo macabeo le puede ser útil a otras personas.

Pretendo centrarme en los shonen más populares de la Jump, por tres razones fundamentales: la mayoría siguen en activo, tienen una influencia brutal, y querer abarcar los mecanismos narrativos de TODA la producción japonesa me parece exagerado. Iba a necesitar dos vidas enteras, vengavamosandayá o_o tal vez haga referencia a otros títulos, pero creo que os podéis hacer una idea de por donde va a andar la cosa.

Esto va a ser un poquito sui generis, así que tenedme paciencia; tengo intención de hablar de viñetas por página, de desarrollo de personajes, de cómo se cuenta una pelea –y lo que no es una pelea - y de lo que vaya saliendo o se me ocurra. Igual hasta hago esquemas…

* Y que nadie se ofenda;si algún editor pasa por este humilde blog y discrepa, porque él es de esos que arropa a sus autores en la camita y les recomienda lecturas y pelis y les dice esta página me la repites hasta que salga y ese personaje me lo cambias que es un pufo, y además acierta...que me diga donde le puedo mandar muestras, por favor.


** O cualquier otro sitio igualmente despoblado y sin cobertura de móvil.

Posted by Delfina at 8:35 PM | Comments (8)

Septiembre 5, 2007

Esperen, que saco mi pipa, mi boina francesa y mi bufanda roja...

Llevo tiempo buscando algo, libros, artículos, lo que fuera,sobre los recursos narrativos en el manga. Me imagino que en Japón habrá algo escrito sobre el tema, pero debe ser más complicado y/o árido que los How to y el Even a Monkey... , porque no he encontrado referencias de nada. O tal vez es que los autores japoneses aprenden como los occidentales; viendo películas y a base de tortazos...pero no sé porqué lo dudo.
Lo único que he encontrado son unas poquitas páginas en los libros de Scott McCloud (si no habéis comprado aún el Making Comics ya tardáis.NECESITÁIS ese libro. Ahora); el problema es ese, que es muy poco material.
Andaba yo pensando en tirarme a la piscina y escribir algo sobre el tema. No es que me considere una experta teórica del cómic ni nada parecido, pero me irrita la falta de material sobre el tema...es como cuando te pica en el centro de la espalda y no llegas a rascarte.
Iré posteando cosas por aquí a medida que vaya teniendo algo escrito. Nunca he suplicado comentarios, pero en esto sí que me gustaría que si alguien cree que puede hacer alguna aportación, puntualizar, o simplemente llevarme la contraria, que no se corte, por favor. Que con un poco de suerte puede salir algo interesante y todo...

Posted by Delfina at 11:05 AM | Comments (3)