Vuelta a Final Fantasy 11

Kenka es mi amigo desde hace años. Un amigo de esos a los que debo dinero. Hay gente que cree que la morosidad es un mal hábito. Al contrario. Deber dinero crea lazos fuertes. Cualquiera puede tener una amistad basada en la confianza, las buenas experiencias y la comprensión. Pero ahora pensad. Cuando todo eso se vaya a la mierda, ¿qué queda?. A Kenka y a mí siempre nos quedarán mis deudas. Amigos, las deudas sólo se van si las pagas. Yo jamás le haría a eso a nuestra amistad. Es nuestro pilar de emergencia.

– Entrari. Voy a volver a Final.

– Ni me lo mentes.

Final Fantasy 11 fue un juego que se comió cinco años de nuestras vidas. Se dice pronto. Cinco años. No es tan malo. Durante esos cinco años el juego monopoliza tus conversaciones. Usas nombres insólitos (Karababa). Hablas de estrategias (DOT). De equipaciones (Full Relic). De lugares aún más extravagantes (Aht Urgan). Después del segundo año sin follar,  te das cuenta de que sólo a el fúbol se le permite todo eso sin ser tachado de friki en este país.

– ¿Sabes? Cuando dejamos el juego, no nos despedimos de nuestros personajes.

– … – Aterrador silencio de “a mí no me vengas con mierdas de chantaje emocional”

– Además solo será un mes. Recordar todo lo bueno. Ya sabes. La gente, las quest, los sitios. Ahora somos gente respetable con vida. No vamos a dejar el trabajo por llegar a nivel 99

– ¿Y qué pasa con el dolor? ¿Y los gritos? ¿Y las ojeras? ¿Y espera ahí tres horas más a ver si aparece el monstruo? Y respetable tú, bonita.

–  So zorra metrosexual.

Kenka es listo. Pero cinco años de dolor no se borran así como así. Quizás vosotros no sepáis de que estábamos hablando. Suponed que alguien cada mañana te pega una patada en los huevos y después te da una galleta. Es probable que después de cinco años le preguntes al señor por qué te da la patada. Este te responde que por ningún motivo en particular. No tenía nada mejor que hacer, y porque le sobraban galletas en casa. Si se hubiese presentado para dártelas no plantearía un desafío. La patada es el reto.

Tú educadamente le mandas a la mierda. Te jactas de ello durante tres años “Un tío me daba patadas en los huevos para que me supiese bien el conseguir una galleta”.  Un día, sin previo aviso recuerdas que las galletas eran de chocolate. La nostalgia es así. Y llamas de nuevo a ese señor, por los buenos viejos tiempos. Entonces es cuando estás vendido. Síndrome de Estocolmo o algo así.

– Vas a dejarme a mi solo bajar a los infiernos de la nostalgia

– Si. Claro.

–  Y me debes dinero.

– … Por un amigo al que le debo dinero voy a dónde sea.

Y es que las deudas unen mucho más que el honor y esas cosas. Con suerte, espero que a Kenka le den las dos patadas en los huevos mientras me como las dos galletas esta vez.

PS: Kenka me está recordando que soy celiaco y que me joda. Que cabrón más simpático.

 

Final Fantasy 11

10 Responses to “Vuelta a Final Fantasy 11”

  1. Kenka dice:

    Madre mía, como te gusta hacerte:

    a) El afligido
    b) el dificil

    Drama queen, que eres un drama queen, yo sólo he aprovechado lo que ya estaba ahi xDD

  2. emi dice:

    algo que siempre me pregunto cuando entro aquí…

    qué pollas son los pototos!?

    • entrari dice:

      Los pototos es una especie de tubérculo en el juego. Tengo testigos de que me pasé una semana en el juego dándoselos a un tío para conseguir una mierda de tenedores que tenía la esperanza de que me subieran cooking y.. bueno, por dónde te has perdido?

      • emi dice:

        no me he perdido

        te subieron? cuándo fuiste consciente de la vida que habías perdido cultivando pototos? 😛

        • entrari dice:

          Al final sólo te dan los malditos tenedores para decorar tu Mog House (la casa del personaje). Y cambian algunas lineas de diálogo cuando hablas sobre Pototos. Mi personaje después de eso se hizo cocinero en los ratos libres del juego, y no es coña.

          Fui consciente de la vida que perdía cuando, para seguir subiendo, me encontré dedicándole a la actividad de pesca en el juego el mismo tiempo que el que se le dedica en la vida real. Y eso, para alguien que no pesca es mucho.

          Kenka es testigo

  3. entrari dice:

    Kenka. A mi me quitas el drama y me robas lo más bello que me ha dado la vida. ¡El victimismo!

    Además, si no me hago el difícil no te iba a saber igual de bien los 21.000 archivos actualizandose.

  4. DaNieLooP dice:

    Buen texto, creo que es la primera vez que lo consigo leer del tirón xDDDD

  5. Harken dice:

    Como dicen en el juego, “they always come back”

Leave a Reply