« Enero 2011 | Main | Marzo 2011 »

Febrero 22, 2011

Tócame los cohones, Ofiuco.

Este iba a ser un inteligente texto sobre la diferencia que existe entre la Nostalgia y el Recuerdo. Trampas de nuestra mente para evaluar el presente de forma rápida y muchas veces poco veraz. No me malinterpreten. Nostalgia y Recuerdo cumplen sus objetivos.

La Nostalgia nos lleva a trasporta a acciones que de otra forma no tendrían ningún encanto. Mal llevada nos condena a un universo de experiencias y situaciones cuyo punto álgido se encuentra lejos, en el pasado. En un lugar que solo puede visitar nuestra mente, y solo lo hace para comparar. Que algo no es tan sabroso, que no es tan bonito, que ya no es lo mismo.

El Recuerdo es una enriquecedora marca de agua. Una insignia de las cosas que han sucedido. De los sitios que hemos visto. De toda la gente que hemos conocido. El recuerdo mal llevado nos condena a errores de los que nos costará aprender.

Con la nostalgia tardamos tiempo en darnos cuenta de que las cosas son iguales. Somos nosotros los que hemos cambiado. Con los recuerdos ocurre justo al revés.

Dejando de lado aburridas comidas de olla voy a cumplir con la cuota de texto pre-tira que nunca os leéis. Hace un mes descubrí que Ofiuco entraba por la puerta grande en el horóscopo. Imaginaos la situación. Entrari, un tío moderno, de ciencia, lee en el periódico que hay un nuevo signo del zodiaco. Primera reacción: Indiferencia. Del tipo de la que naturalmente se conoce por "Me come los huevos". Risa generalizada, cachondeo respecto a los ilusos que se leen el horóscopo en cualquier tipo de medio escrito. Incluso algún comentario velado sobre "Caballeros del Zodiaco" (Saint Seiya) y la poca importancia de este astro si ya Kurumada pasó del mismo en la serie (modo monóculo off).

Pero no es oro todo lo que reluce. Leo que la inclusión de este invasor en el cerrado número de los 12 signos, provoca un desplazamiento de las fechas que corresponden a los mismos. Entrari ha pasado de ser Tauro a Aries. Joder. De repente, ya no te come los huevos tanto. No es lo mismo decir "Soy Tauro, pero paso de esas mierdas del horóscopo" a decir "Soy Aries. El edificio está en llamas, salgan por la puerta para salvar su vida". Cuando has dicho Aries en la segunda frase ya nadie te escucha. Aunque eso les pudiera librar de una muerte terrible.

Al final las cosas no te importan hasta que un día lo hacen. Si no, díganme para que narices me había aprendido aquello de "¿Eres chica capricornio? No sabes lo bien que combinan con los tauro". Funcionaba en una de cada doce chicas. Ahora no lo hará ni aunque Aries esté al final para asegurarme que han oído el resto. Es la jodida maldición de Ofiuco

zombies.gif

Posted by Entrari at 11:24 PM | Comments (3)