« Diciembre 2006 | Main | Marzo 2007 »

Enero 1, 2007

Por cierto

Pienso volver a dibujar muy pronto...

Posted by Entrari at 10:03 PM | Comments (3)

Eragon The Muvi

Este post es fruto de la colaboración de la Srta Rear y yo mismo.

Ir al cine la tarde de año nuevo es una buena idea para librarse de ver en la tele la repetición del especial de nochevieja. Además, el cine es lo único que debe estar abierto en un día tan extraño como el de hoy, así que nosotros dos lo hemos puesto en práctica sin tener ganas de ir al cine y sabiendo que ninguna de las películas que daban nos gustaba. Ante un panorama tan halagüeño, lo mejor que se nos ha ocurrido hacer es escoger la peli que peor pinta tenía y que peores recomendaciones había cosechado por parte de la gente que nos quiere bien y nos aconsejó no verla.

Cierto es que podríamos haber entrado a la del Ratoncito Pérez, que SEGURO era mucho peor. Pero el objetivo de nuestro experimento no incluía sortear tiernas criaturas (pequeños anticristos) yendo constantemente al baño o llorando porque se aburrían. De haber sido así, hubiera sido imposible el análisis concienzudo del filme. Por lo tanto, y haciendo uso descarado de nuestros carnets universitarios para que la cosa saliese algo más económica (ninguno de los dos debería estar ya en posesión de ellos, pero qué se le va a hacer) hemos decidido entrar a ver Eragon.

Esta es nuestra humilde crítica-sinopsis-desguace de la cinta basada en el libro de Christopher Paolini (que ni nos hemos leido, ni falta que hace)
Es la primera que hacemos y nos sentimos orgullosos.

Un joven granjero americano maldice su suerte por llevar una vida tan jodida, por el asedio de los impuestos, por la obligatoriedad de alistarse a un ejército del que no se vuelve nunca jamás y porque su madre se largase con el butanero abandonándole a su suerte con un tío suyo de muy buena voluntad y seria carencia de jabón, hecho que, entre otras causas, le condenaría a 17 años tocando solo tetas de vaca. Mientras, una pobre chica, a fin de que se cumpla la profecía de los Jinetes de Dragón, le arrebata al Rey un huevo. El monarca, cabreado, herido y con problemas para solucionar su incipiente calvicie, envía a uno de sus esbirros, el más asqueroso, a que recupere dicho huevo. La "cosa", a la que poco después un personaje muy secundario pasará a llamar "gema", cuando en realidad lo que parece es un enorme judión similar a las habas de gominola que hemos comido toda la vida, es de un color azul muy poco realista. El esbirro asqueroso atrapa a la chica pero pierde el huevo, y en represalia, la condena con un hechizo a experimentar inacabables orgasmos (esto no se dice, pero se ve claramente a lo largo de todo el film) Huelga decir que el huevo azul es de dragón por mucho que lo posea John Malkovich vestido de malvado emperador Galvatorix.

Volvemos al joven e inmaculado granjero. Sudando como un pollo, éste encuentra el huevo, y sin pensárselo dos veces, lo recoge. Nada extrañado de haberse topado con un enorme judión azul donde antes había un ciervo, se lo lleva al carnicero del poblado, quien le pone de patitas fuera de su establecimiento para que se aleje con esa cosa que "'¡solo podría traer problemas al pueblo, Eragon!". Nuevo y abrupto cambio de secuencia. Aparece de nuevo la chica experimentando un orgasmillo. Enésimo cambio de secuencia. Nace el dragón entre las pajas de la granja, una preciosidad, 5 kilos 400 gramos, tiernos ruidos guturales y facilidad para deglutir ratas de larga cola. Cinco minutos después, el dragón ya es adulto, ha pasado la edad del pavo, tiene la voz de una actriz porno y le ha dado tiempo a sacar tres licenciaturas. Como se puede apreciar, se trata de una especie sumamente peligrosa a la que el esbirro aún no ha logrado atrapar. Por ello, envía al poblado una horda de subesbirros que se cargarán al tio del joven granjero rubio, entre otros.

Nuevo orgasmo de la chica. El dragón de sensual voz secuestra a Eragon por recomendación de un hippie (Jeremy Irons) que se les une como mosca cojonera. Tras darle muchas vueltas, Eragon cabreado de que le manejen tan descaradamente la vida a sus 17 años, conoce su destino: pasar la vida pegado al bicho alado, hablar con él sin mover la boca y acercarse al poblado de unos rebeldes hospitalarios solo cuando ya te conocen, y que son así como muy pintorescos.

Más subataques de los subesbirros.
Nuevos y trepidantes orgasmos de la chica.

Ya en el poblado de los rebeldes (muchos negros y muchas Pitonisas Lola) a Eragon le lee el sino una de esas adivinas, quien mirando huesos de dragón le pone dos velas negras y le habla de la existencia de una fresca multiorgásmica y de la inminente muerte de alguien. Finalizando tan esotérico momento, los subesbirros atacan y Eragon siente en lo más profundo de su ser que posee magia instantánea acompañada de élficas palabras tipo Schweppes o Volkswagen, por lo que prende fuego a todo el pueblo. La siguiente escena ha sido omitida porque estamos en Navidad y los niños van mucho al cine, pero viene siendo más o menos 500 personas inocentes en llamas cagándose en los muertos -tío y carnicero- del granjerito y el hippie.

Eragon es reprendido por el hippie, y le pone una silla de montar al dragón que llevaba encima todo el rato, pero que no habíamos visto por falta de atención. El hippie se sincera y le desvela a Eragon que en su juventud solía montar dragones y hablar élfico él también. Le explica que desde que perdió a su dragón dejo de flipar con el speed y que su vida es gris y triste desde entonces. Eragon aprovecha para aprender un par de palabras más en alemán (árbol y rama, creemos) y justo después de tener una vision de la fresca teniendo un orgasmo Eragon decide ir a buscarla para decirle que pare ya, que él no es de piedra.
El esbirro aparece castigando a los subesbirros. Eragon llega a donde la fresca y le pillan, claro. El hippie aparece, le echa una mano a Eragon, y los tres se van fresca en mano.

El hippie se da cuenta de que está herido, así, de repente, y la palma pese a los intentos del rubio de curarle haciendo fuerza con las manos. ¡Pero revive! y le dice que aún no tiene suficiente poder para sanarle así que será mejor que lo deje, palmándola de nuevo entre increíbles estertores y dolor. En total muere tres veces. Entierran al hippie en el risco de una montaña, y allí, justo cuando van a prenderle fuego al cuerpo, el dragón dice que no puede porque aún no ha aprendido a echar fuego, desvelando que lo que realmente le hacia ilusión al dragón era crear un enorme montón de brillante vidrio reciclado.
La fresca tiene un nuevo orgasmo, aparece sin más un chavalote moreno traido de la serie "The O.C." que los guiará hacia el lejano poblado de los rebeldes porque es así de majérrimo. Tres minutos después llegan a la base rebelde, la cual está bien provista de aparcamiento draconil. Curan a la fresca.

Malkovitch (el rey malo con un huevo de menos) envía a sus tropas de subesbirros a la base rebelde, en total 100.000, subesbirro arriba subesbirro abajo. Apenas 24 horas después de que el dragón decidiese que no podía lanzar fuego, empieza a flambearlo todo, provocando (con razón) que el esbirro asqueroso saque su propio dragón de la manga. Eragon se lo pone difícil, y recuerda que el hippie le dice que el esbirro solo morirá si llega hasta su corazón. Eragon invita al esbirro a cenar, le regala flores, le da dos besitos en la nuca y acto seguido el esbirro muere enamorado.

Claramente, la película no termina así, pero no queríamos spoilear. Aunque nos lo hemos pensado mejor y vamos a avisar de que el final es el siguiente:

No recordando Eragon que aún lleva la L de conducción draconil en la cola de su montura se la pega contra el suelo. Eragon se levanta para curar a su dragón, 24 horas después de que no tuviese poder para curar al hippie. ¡Que mayor se hace Eragon en tan poco tiempo!. De los esfuerzos cae exhausto sobre el dragón, que CLARÍSIMAMENTE está muerto. Bien muerto. Al día siguiente se levanta en la cama, le dice el chavalote moreno traido de la serie "The O.C." que la fresca se ha ido a caballo y Eragon la persigue a lomos de su dragón. Esta experimenta un orgasmo y ambos, de un modo sibilino, quedan para intercambiar fluidos en un futuro cercano. A estas alturas Eragon se muestra claramente como un chaval mucho más desarrollado, más hormonado. En definitiva, más adulto. La película acaba cuando aparece John Malkovitch cabreado por la derrota del esbirro cortando las cortinas de su castillo con una espada, lo que demuestra un claro interés de redecorar su vida.

Posted by Entrari at 9:59 PM | Comments (3)