CRÓNICA DE UNA PRESIDENTE DE MESA INDIGNADA.

CRÓNICA DE UNA PRESIDENTE DE MESA INDIGNADA.

Hace unas semanas, a la salida del trabajo, mi madre me daba la noticia: habían traído en mano, una carta en la que constaba que yo, Azahara Alcalde, era presidenta de mesa electoral de Arganda del Rey.
No me lo podía creer, era una noticia horrible. Llevaba desde el 15 de mayo protestando en las calles por este sistema y ahora, iba a tener que servir al estado y por lo que sabía, no era fácil librarse de ese cargo. Así, mi indignación crecía por momentos… ¿así que, yo tendría que servir al estado cuando el estado nunca había hecho nada por mí? Me negaba, me negaba en rotundo.
Leí algunas cosas por internet y nada, parecía casi imposible librarse. Pensé en hacerme objetora de conciencia, pero no encontraba mucha información y bueno, para ser sincera, según se iba acercando el 20N, no es que tuviese ganas de ser presidenta, pero bueno, tal vez no sería tan malo estar dentro y ver qué se cuece en los colegios electorales, así que finalmente, me rendí o… ni si quiera tuve elección de rendirme, al fin y al cabo, prácticamente aquello era una imposición.
El caso es que, el 19N, estuve celebrando en el piso de la Corredera, su ocupación, por lo que llegué tarde a casa y como consecuencia, me quedé dormida y me levanté más que cabreada. El día había llegado e iba a servir al estado en contra de mi voluntad. Al final, llegué al colegio Miguel Hernández de Arganda del Rey a tiempo y, como estaba muy cabreada por haber dormido poco, por haberme quedado dormida y sobre todo, por lo que tenía que hacer en las siguientes dieciséis horas, me propuse que todo el mundo sería consciente de mi cabreo, enfado e indignación. Y he de reconocer, que tal vez, en los primeros 15 minutos, o tal vez, las primeras dos horas, no fui nada amable con nadie. Contesté mal a todo el que se dirigió a mí, puede que en ocasiones, rozando la mala educación, pero es que era la única manera de mostrar mi disconformidad al ejercer tal cargo y aunque eso no sea una excusa, pues… es lo que hice.
Cuando mi cabreo fue en descenso, al ver que la gente de mi mesa era gente bastante agradable, he de reconocer que en ocasiones hasta lo pasé bien. Y así, transcurrió tranquilamente la mañana sin percances ni incidencias que mencionar.

Y llegó la tarde y vinieron a verme, tres amigos indignados, dos de ellos, con los típicos broches del 15M en forma de sol, prendidos en el pecho.
Entraron en mi aula para saludarme y aprovechando que no había nadie para votar, dejé por un momento mi posición y estuvimos hablando en el pasillo del colegio. Mientras hablábamos, entraron votantes, así que volví al aula, para volver a salir cuando hube hecho mi trabajo. Y cuál fue mi sorpresa al ver que mis amigos estaban hablando con el policía municipal y la guardia civil que ese día formaban parte de la seguridad del local electoral, además de estar siendo observados por algunos interventores del Partido Popular. Pregunté sorprendida qué pasaba y mis amigos me explicaron que les estaban preguntando el nombre. Motivo: portar los broches del sol. Me escandalicé enseguida, pero haciendo todo el esfuerzo del mundo por guardar las formas, le expliqué al policía pacíficamente que, no se preocupase, pues no estaban haciendo nada malo, ya que yo, al ser presidenta y no poder ausentarme del local, ellos simplemente habían acudido para traerme unos zumos. Y que si el problema eran los soles, tampoco tenía de qué preocuparse, pues lo que estaba prohibido eran símbolos de partidos políticos y que el 15M, no era ningún partido, por lo que podían llevarlo.
Creo recordar (me puse muy nerviosa y no recuerdo exactamente todo) que, el policía dijo algo así como que, estaba de acuerdo con lo que yo había dicho, pero que al colegio no podía entrar cualquier persona. Así, le respondí que tal vez debería revisarse la ley,
pues yo, al ser presidenta podía autorizar a quien quisiera a entrar al local y que ellos estaban allí con mi autorización.
A medida que le íbamos explicando estas cosas, más pálido se ponía el policía. Parecía que no tenía ni idea de la ley y estaba quedando en evidencia, así pues, únicamente se limitaba a asentir. Entonces y de buenas maneras, nos dijo que esperaba que no hiciésemos nada raro. Le dejé claro que sólo me estaban visitando y el policía pareció quedar con forme. Pero a a pesar de que en un principio parecía que finalmente no pasaría nada más, el policía acabó apuntando los datos de estas tres personas, a pesar de que una de ellas, ni si quiera llevaba el sol.
En ese momento, yo ya me puse algo más brusca y nuevamente le repetí todo lo anterior y le recordé que tal vez debería echar un vistazo a la ley, ya que mis amigos no estaban infringiendo nada, al contrario que él. Fue entonces cuando nos dio un nuevo motivo: que no se podía hacer apología de ninguna ideología. Volvimos a aclararle que en realidad se trata de partidos políticos y dado que el sol no representa a ningún partido, podían llevarlo. Entonces, su último e irrevocable argumento fue que él podía pedir la documentación a quién quisiera, intentando desesperadamente hacernos creer que estábamos recibiendo un trato como cualquier otra persona… Yo le dije que quería alguna razón o que si él tenía la potestad de hacer eso indiscriminadamente, a lo que me respondió con una afirmación.

Cabe mencionar que durante todo esto, los interventores del PP, no perdieron dato de lo que estaba pasando. Por su lado, dos interventores del PSOE, nuevamente le recordaron al policía la ley, diciendo además que, esperaban que cuando alguien acudiese a votar con otros símbolos también les pidiesen la documentación.
Mientras, yo apunté el número de placa del policía, dispuesta a que este incidente constase en acta.
Cuando el policía hubo hecho su “trabajo”, mis compañeros se marcharon y yo volví a mi posición.
Dos interventores del PSOE se me acercaron y me comunicaron todo su apoyo. Uno de ellos incluso, me dio su teléfono por si acaso finalmente llegaba multa o algo así, ya que él estaba dispuesto a declarar a nuestro favor.

Lo que quedaba de tarde, la pasé como había pasado la mañana, con cara de cabreo y cada vez que me dirigía a alguien, lo hacía de la manera más borde posible. Pero estaba triste y no podía dejar de pensar que tal vez, mis amigos fuesen multados por haber acudido a verme, igualmente, pensaba que ahora ya, el cotilleo, en un pueblo como el mío, estaba servido y que así, el movimiento probablemente sería perjudicado por ese incidente. Y cuando uno de los interventores del PSOE me dijo: “Han destrozado la tarde a la niña”, ya no pude más y me eché a llorar. Un gran error por mi parte, no debí llorar delante de la gente y menos delante de los interventores y apoderados del PP, pero el suceso (aunque no muy grave) me había afectado porque no podía dejar de pensar en mis amigos y en la discriminación que acabábamos de sufrir.

Ya por la noche, cuando el recuento iba a comenzar, mis compañeros volvieron (esta vez sin soles) y me contaron que, ahora el policía les había contado que, si les había pedido la documentación, había sido a petición de un interventor del PP, pero que después de haberlo hecho, había estado mirándose la ley y que efectivamente, nosotros teníamos razón, por lo que no tomaría ningún tipo de medida. Así, parece también, por lo que contó este policía, que cuando volvían esta segunda vez, el mismo interventor, se dirigió a él para decirle: “mira, vienen otra vez”. A lo que el policía respondió que, no pasaba nada, pues podían estar en el centro.

Al finalizar el recuento, había que rellenar un montón de sobres y actas y yo no sabía hacerlo, ni me enteraba de nada. Las doce de la noche se acercaban y a la gente de mi mesa le empezó a entrar la prisa… y yo, con todos esos papeles por ahí revueltos. Y cómo mi torpeza se estaba haciendo patente en esta tarea, llamaron a la chica de administración para que me explicara qué era lo que tenía que hacer exactamente y, parece que ella también quería irse ya a casa, pues sus maneras fueron de lo más inadecuadas y groseras.

Finalmente, no puse en el acta lo ocurrido, porque hablando con mis amigos, decidimos que ya que el policía al final parecía haber entrado en razón, más o menos, no haríamos nada para meternos en problemas, que ya bastantes veces les han pedido la documentación en acciones y manifestaciones. A pesar de ello, decidí guardarme el número de placa, por lo que pudiera pasar, pero, el cuaderno, o la hoja en la que lo había apuntado, había desaparecido misteriosamente, pues estaban los cuadernos, pero no la hoja. Y que quede claro que no quiero insinuar nada aunque lo parezca, pues soy una persona despistada y tal vez, incluso fui yo misma la que perdió la hoja, pero que me parece raro y mucha casualidad, también es cierto.

Ahora, dos días después de lo sucedido, ni si quiera me parece ya tan grave, pero quiero dejar constancia de lo ocurrido por escrito porque me niego a que esto pueda dar pie a rumores o cotilleos que puedan o quieran desprestigiar al movimiento.

El poder político es simplemente el poder organizado

 de una clase para oprimir a otra.

Karl Marx

Esta entrada fue publicada en Cronicas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a CRÓNICA DE UNA PRESIDENTE DE MESA INDIGNADA.

  1. Pingback: Crónica de una presidente de mesa indignada

  2. Anonym dijo:

    Bien, a las mesas se acude por obligación. De acuerdo. Pero no es adulta tu postura… hay otra gente que también va por obligación. Ir pataleando indica poca madurez. La gente va a votar no a hacerte ningún mal. Claro, aquí todos ayudamos mucho… somos muy sociales pero luego cuando hay que hacer algún sacrificio… ya jode más. Ahora sí… para ir a fiestas okupas estamos todos. Mira, no eres más de izquierdas que yo y me avergüenzo de que te consideres así. Realmente… denotas egoismo puro. Si alguien tiene que ir a una mesa… “que lo haga otro!”. Que triste y patética juventud. Sólo nos preocupamos de las cosas cuando afectan a uno mismo. Eso es egocentrismo y por ahí dejas clara tu poca conciencia de social y de clase. Luego predicas por una democracia justa… me avergüenza que gente con ese criterio se abandere del 15M, de Sol. La culpa de todo ha sido de gente como tu.
    Gracias por el flaco favor que nos has hecho

  3. Ángelillo Fat Carrillo dijo:

    Querida Anonym:
    No se si eres hombre o mujer pero lo que si que se es que tu pareja es policía, así que debe de ser, que además de tonta (porque suspendiste el examen de ingreso al cuerpo) te sienta mal que el común de los mortales pongamos pega a esta forma de amargar la vida a la gente.
    De más está decir que eres pepera (¿de izquierdas?), lo que se deduce de tu sutilísima forma de insultar a los demás sin que lo parezca.
    Eres vieja, retrógrada, embaucadora, exagerada y seguro que muy fea, pero tienes un gran corazón (de vaca)
    Me voy a despedir de ti deseándote la gran suerte de que mucho antes de cuatro años te toque ser presidenta de la mesa a la que yo vaya a votar y me atiendas con una sonrisa de oreja pepera a oreja pepera.
    Un besito solete.

  4. Azahara dijo:

    Bueno, sólo aclararé un par de cosas: No fui mal educada todo el día… para quien sepa leer, digo un par de horas… y como aclaro más tarde, digo que hasta lo pasé bien con toda la gente de mi mesa, muy majos todos ellos… (siento haber sido sincera y que lo único que se me pueda achacar, es mi mal humor en las primeras horas…). Y por otro lado, nunca dije que yo fuese de izquierdas (tampoco que sea de derechas) Tampoco creo haber faltado el respeto a nadie, pero a mí si me lo han faltado. Además, yo soy votante, por lo que con los votantes siempre fui muy agradable. Y para acabar, como concluyo en el texto, sólo lo escribo para no dar pie a malos rumores a cerca de mis amigos, pero conmigo, podéis hacer lo que queráis… como de hecho ya estáis haciendo.

  5. Anonym dijo:

    Jajaja, me alegro de que a alguien le haya escocido. Bien, soy hombre y comunista geométrico. Hale, a buscar en el diccionario, Angelillo. Obviamente “mi pareja” no es policía ni yo lo quise ser nunca. Apuesto a que yo he dado y me he llevado más palos que tu en estas cosas. Cuestión de conciencia. Azahara… me sigue pareciendo un desplante al resto de las personas ir por la vida enfadada con el mundo. Estás indignada y tienes derecho a ello pero demuéstralo contra quienes son los culpables no contra el público general. Si has sido desagradable en algún momento probablemente lo hayas sido con alguien que piensa como tu y que alomejor tampoco querría estar allí ese día.
    Por cierto… de feo tampoco. En eso también has fallado, Angelillo 🙂 apuesto a que estoy mucho más bueno que tu.

  6. Carlos dijo:

    Anonym, tiene gracia que llames tú inmaduro a alguien por ser borde cuando tú has criticado gratuítamente a alguien de manera anónima y por internet a alguien que no conoces…
    Al igual que yo no soy nadie para criticarte por tu soberbia, tu afán de superioridad y tu falta de humildad tú tampoco eres nadie para criticar, de la manera ya mencionada, a alguien por ser borde (cada cual que sea cómo quiera y los demás no pintamos nada ahí y menos si no tienes trato con esa persona). Al menos ella ha sido sincera y lo ha reconocido públicamente, aunque fuera durante un par de horas nada más, sin embargo tú pareces serlo siempre, que es aun peor.
    Me parece absurdo que critiques que celebrase un acto en el que cree y la llames insolidaria, ¡vaya patinazo! te ha perdido la boca por no conocerla, ¡precisamente ella insolidaria! infórmate antes de arremeter contra alguien.
    Encima cometes el mismo fallo dos veces por criticarla por reconocer que es del 15M cuando su trabajo durante estos meses ha sido totalmente abnegado y de eso podemos dar fe todos en nuestra asamblea e incluso gente de otras asambleas. No debe haber mucha gente en las asambleas de barrio que haya trabajado más que ella, sin duda alguna.
    Por mi parte está todo dicho, ahora no defraudes he intenta seguir pareciendo superior a los demás, pero por mi si tienes algo que decir, ya que tan listo eres, vente a nuestras asambleas nos ilumbras.

  7. El chicho del sombrero dijo:

    Me parece que está tan fuera de lugar el llamar inmaduro a alguien por no querer ir a las mesas electorales, como los insultos con los que se ha respondido a ese alguien. Incluso me parece que esta peor lo segundo, es como sino tuvieramos otros argumentos para contestarle. Perdonad ¡pero yo los tengo!

    Anonym, 16 horas de trabajo por 62 euros son 3’88 euros por hora de trabajo (El salario minimo interprofesional está en 4 euros la hora). Si a eso le aplicamos que los domingos deben pagarse más según el Estatuto de los Trabajadores dejamos está “obligación democrática” a algo que roza la explotación laboral por parte del estado. Dejando de lado que es una obligación, y tal y cual, no puedes criticar a una persona porque no se muera de ganas por ir a las mesas. A mis dos padres les tocó en mesa electoral, y nadie les envidió precisamente. Entonces ¿Qué criticas de su actitud? ¿Qué, como la gran mayoria de los que van allí, lo considerase un fastidio? ¿O que afirme abiertamente tal hecho?

    En cuanto a lo de que tuviera mal humor. Cierto, a todos nos iría mejor que todas las personas puediesen ocultar sus cabreos y sonreir a todos. Haygente que peude hacerlo y gente que no puede. Y llamar inmaduro a quien no puede me parece un desproposito, si tu puedes ocultar tus cabreos y estar siempre sonriente tendrás un circulo social que estará encantado contigo. Y si consigues un trabajo de cara al público (en especial en alguna ventanilla de alguna administración pública) serás la delicia y la anecdota de muchos ciudadanos (“Tue suerte, me tocó un funcionario muy amable”). Por que sí, cuando alguien que está haciendo su trabajo BIEN remunerado y el cual ha tenido la oportunidad LEGAL de aceptar o no, decide sonreirte lo tomas por suerte. Ahora si no lo hace una presidenta de mesa… ¡Inmadurez! No, compañero, por favor algo de coherencia.

    Personalmente ignoraré el mensaje lleno de insultos que hay más arriba, no merece la pena ni comentarlo. La sangre hierve demasiado rápido para algunos y eso sólo nos perjudica a los que (creo) tenemos razón.

    Yo no conoczco el comunismo geomético, he de decir que tampoco me gusta demasiado el comunismo. Aunque si me das un autor (o un par) leeré sobre ello. O incluso te invitaría a tomar una cerveza (¿o un café?) para debatir y que me expliques eso más tranquilamente.

    Por último decir que nuestras asambleas son los Sábados a las 12:00 en la plaza de la constitución, te invitamos a venir. En caso de que no puedas o no quieras sólo me queda decirte que nuestro Twitter es @Arganda15M nuestro facebook es Asamblea Arganda y nuestro foro es arganda15M.es Eso sí, aquí no nos consideramos ni de izquierdas ni de derechas, no vamos para presumir quien ha recibido más palos, ni nos gusta desacreditar las ideas por la persona en sí.

    ¿Qué Azahara debió sonreir todo el día? Sí, hubiera sido mucho mejor. ¿Qué el comentario de Angelillo está totalmente fuera de lugar? Sobra decirlo ¿Qué tú manera de exponer tu queja sobre la actitud de Azahara pudo haber sido mucho mejor? Si tu intención era constructiva sí, sino está bien como está.

    Un saludo.

    PS: Y para mí no es una vergüenza que Azahara esté en el 15M, es un orgullo que pierda las mañanas de sus sábados (lo que muchas veces conlleva perder las noches de sus viernes) así como infinidad de tardes que invierte en comisiones, manifestaciones y otras acciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *