Cronica de la Marcha a Loeches. No a la Incineradora

Nos reunimos sobre las 8.30 h de una fria mañana de noviembre en la plaza de Arganda y a las 9 h en punto salimos 10 personas camino a Loeches. En diferentes puntos del camino se incorporaron otros miembros de nuestra asamblea, hasta sumar 15 compañeros. Por delante teníamos un largo y glorioso camino, durante el que nos hermanamos más aún, si cabe.

Equipados con chalecos reflectantes, botas e indignación, recorrimos durante 3 horas y media la distancia que separa nuestro pueblo de nuestro destino, Loeches. Un coche de apoyo nos acompañó durante todo el camino  para velar por nuestra seguridad.

Una vez allí, atravesamos el pueblo encontrando evidentes muestras de indignación local contra la incineradora (Anda, anda, anda, venimos desde Arganda, a protestar ahora contra la incineradora). Algunos nos quedamos en la plaza de Loeches y otros fueron al encuentro de la columna principal, formada por nuestras hermanas, las asambleas del Sureste.  Antes de alcanzarlas, nos recibió un grupo de personas a las que, por varios motivos, la Guardia Civil no permitió continuar la marcha. No obstante, nuestra indignación era grande y continuamos, en compañía de varios vecinos. Emotivo fue el encuentro entre nuestra columna y la principal, en la que se nos recibió con alegría (¡Gracias, compañeros!)

Caminamos todos juntos hasta la plaza de Loeches, donde se oyeron diferentes eslóganes: “Vecino, despierta, la lucha está en tus puertas”, “Esta planta la vamos a parar”, “De norte a sur, de este a oeste, la marcha sigue, cueste lo que cueste”, “Oe, oe, oe, lo llaman ecoparque y no lo es”.

Reunidos en la plaza pudimos escuchar a una joven de Loeches que pedía un instituto público para poder estudiar en su localidad, en lugar de la incineradora. Leímos el manifiesto de las asambleas del sureste (San Fernando, Velilla, Coslada, Mejorada, Daganzo, Alcala y Torrejon ) en el que pedimos la unidad de toda la zona para luchar contra este problema y Fernando Palacios, investigador del CSIC, nos comento las repercusiones de tener este tipo de planta en la zona.

Despues de una agradable comida popular en la plaza dio comienzo una asamblea extraordinaria en la que todo el mundo pudo expresar su opinion sobre la incineradora y otros temas indignantes de la region.

¿ INCINERADORA EN LOECHES? ¡NO, GRACIAS!

Esta entrada fue publicada en Cronicas, Movilizaciones y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *